El Supremo británico obliga al Parlamento a votar la autorización del 'brexit'

La empresaria británica Gina Miller (c), que acudió ante la Justicia en representación de un grupo de ciudadanos para defender
La empresaria británica Gina Miller (c), que acudió ante la Justicia en representación de un grupo de ciudadanos para defender que el Gobierno de Theresa May no pude invocar el artículo 50 que iniciará el proceso del "brexit" sin una votación previa de los diputados |Telemadrid

El Parlamento del Reino Unido debe autorizar la activación del artículo 50 que inicia el brexit, la salida británica de la Unión Europea (UE), dictaminó hoy el Tribunal Supremo.

Con esta decisión, la máxima instancia judicial británica rechazó el recurso que había presentado el Gobierno contra un fallo anterior que le obligaba a consultar a los diputados antes de invocar el decisivo artículo del Tratado de Lisboa, que inicia las negociaciones sobre la retirada de un país del bloque comunitario.

El presidente del Supremo, David Neuberger, dijo que por una mayoría de 8 a 3, los jueces concluyeron que el Gobierno de Theresa May no puede activar el artículo sin permiso de los parlamentarios. Según el dictamen, el Gobierno no puede ejercer ningún poder si ello supone modificar las leyes del Reino Unido, a menos que "esté autorizado para hacerlo por parte del Parlamento".

Agregó que los defensores de la primacía del legislativo arguyeron que, como resultado de la salida de la UE, se modificarán los derechos legales disfrutados por los residentes en el Reino Unido. En su dictamen, el tribunal también estableció, de forma unánime por los once jueces del Supremo, que el Gobierno no tiene que consultar a los organismos legislativos autonómicos - Escocia, Irlanda del Norte y Gales- antes de activar el brexit.

Los estatutos de autonomía fueron establecidos en su día cuando el Reino Unido era miembro del bloque europeo, explicó la corte en este sentido. "Las relaciones con la UE son competencia del Gobierno del Reino Unido", dijo Neuberger al leer el dictamen.

El Tribunal Superior había fallado en noviembre en favor de la empresaria Ginna Miller, quien, en representación de un grupo de ciudadanos, acudió ante la Justicia para defender que May no podía comunicar a Bruselas que activaba el artículo 50 sin una votación previa de la Cámara de los Comunes del Parlamento.

Los abogados de Miller argumentaron que la salida de la UE supondrá que los británicos perderán las ventajas adquiridas con la entrada del país en la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1972. Esos letrados insistieron en que solo el Parlamento de Westminster puede retirar esos derechos.

Sin embargo, el Gobierno ha defendido que puede poner en marcha el artículo porque el Reino Unido es constitucionalmente "dualista", ya que el poder es ejercido por el Parlamento y por los ministros.

El Ejecutivo de May sostiene que el referéndum del 23 de junio de 2016, en el que un 51,9% frente a un 48,1% de los británicos votó por dejar la UE, le da el mandato suficiente para negociar el brexit sin una votación previa de la Cámara de los Comunes. La primera ministra ha insistido en que invocará el artículo 50 antes de finales de marzo, por lo que el Reino Unido estaría fuera del bloque europeo en la primavera de 2019.

SOLO EL PARLAMENTO PUEDE RETIRAR LOS DERECHOS DE LOS BRITÁNICOS, DICE MILLER

Ginna Miller, la impulsora del proceso judicial sobre el brexit, dijo que "solo el Parlamento puede retirar los derechos de los británicos", después de que el Tribunal Supremo dictaminase que los diputados deben autorizar la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Ante la puerta de la máxima instancia judicial británica, Miller afirmó que "ningún primer ministro, ningún Gobierno puede esperar ser incontestable. Solo el Parlamento es soberano".

"El fallo de hoy significa que los diputados que nosotros hemos elegido tendrán, con derecho, la oportunidad de aportar su experiencia inestimable para ayudar al Gobierno a seleccionar el mejor curso (de acción) en las próximas negociaciones sobre el 'brexit' (salida de Reino Unido de la UE)", apuntó Miller en medio de una gran atención mediática.

Además, la empresaria agregó que, "sin ninguna duda", el brexit ha provocado divisiones, y defendió que este proceso judicial pretendía defender un asunto legal, "no político". El dictamen de hoy, leído ante abogados y un reducido público, no anula la decisión tomada por los británicos el 23 de junio de 2016, cuando votaron en un referéndum a favor de salir de la UE.

Según el fallo, el Gobierno no puede ejercer ningún poder si ello supone modificar las leyes del Reino Unido, a menos que "esté autorizado para hacerlo por parte del Parlamento".

EL LABORISMO "NO FRUSTRARÁ" EL PROCESO PARA ACTIVAR EL "BREXIT", DICE CORBYN

El Partido Laborista, primero de la oposición británica, no "frustrará" el proceso para activar el brexit, dijo su líder, Jeremy Corbyn, después de que el Tribunal Supremo dictaminase que el Parlamento debe ser consultado.

En una declaración, Corbyn afirmó que su formación "respeta el resultado del referéndum y la voluntad del pueblo británico", por lo que no obstaculizará el mecanismo para iniciar las negociaciones formales para la salida británica de la Unión Europea (UE).