Suben a al menos 40 los muertos en las peores inundaciones de los Balcanes

Inundaciones en Serbia
Inundaciones en Serbia |Telemadrid

Al menos 40 personas han muertos en Serbia, Bosnia y Croacia en las peores inundaciones en décadas, que han forzado la evacuación de decenas de miles de personas y han causado enormes daños materiales, informaron las autoridades. En Serbia, las autoridades informaron en las últimas horas de otras dos víctimas mortales en el oeste del país, con lo que el número de fallecidos ha aumentado a 19.

Han sido evacuadas más de 25.000 personas, de ellas casi 8.000 de la ciudad de Obrenovac, a unos 30 kilómetros al sudoeste de Belgrado, donde la situación sigue crítica aunque el agua empezó a retirarse y todavía hay miles que esperan ser rescatados.

En Belgrado se han acondicionado escuelas y pabellones deportivos para acoger a los miles desplazados, que han sido rescatados en barco o helicóptero.

Las importantes centrales termoeléctricas "Nkola Tesla y Kostolac se han visto en peligro por la crecida de las aguas, y durante toda la noche seguía la lucha de los equipos especializados para reforzar terraplenes de defensa.

El peligro no ha pasado, advierten las autoridades, y aunque ya no hay lluvias aún se espera para hoy y los próximos días la crecida del nivel del río Sava, el mayor del país después del Danubio, que ya registraba niveles récord en los últimos días. Un problema grave representan centenares de deslizamientos de tierra causados por grandes cantidades de aguas, que afectan sobre todo Krupanj y Mali Zvornik, en el oeste.

SITUACIÓN DE EMERGENCIA Y RIESGOS SANITARIOS

Toda la región balcánica vive en los últimos cinco días una situación de emergencia ante una crecida de las aguas sin precedentes, mientras que la ayuda humanitaria ha comenzado a llegar de la ONU, la OSCE, Rusia y de varios países europeos.

En Bosnia, que según las autoridades vive la peor catástrofe natural de su historia, casi un tercio de sus cuatro millones de habitantes están afectados y decenas de miles han sido evacuados, mientras continúan las operaciones de rescate en el noroeste y en otras zonas.

Las autoridades bosnias cifran hasta ahora en 20 los fallecidos, mientras que los medios elevan esa cifra a al menos 30, al tiempo que las aguas también ha causado miles de deslizamientos de tierra, incluso en zonas que persistían minadas casi 20 años después del fin de la guerra.

Las autoridades han alertado hoy del peligro de que aparezcan brotes de tifus o hepatitis debido a la descomposición de los cadáveres de los animales y al aumento de las temperaturas.

En Croacia prosigue hoy una dramática situación en el este del país, donde han sido evacuadas 15.000 personas y miles de soldados del ejército, policías, bomberos y civiles están fortificando la orilla de 180 kilómetros del agigantado y ya desbordado río Sava. Una persona murió en Croacia y hay dos desaparecidos.

Los expertos alertan que los diques contra el Sava están totalmente empapados y van a romperse, y, además, viene la ola de agua desde Bosnia que difícilmente podrán soportar.