Strauss-Kahn se declara "no culpable" de los delitos sexuales que se le imputan

Strauss-Kahn se declara "no culpable" de los delitos sexuales que se le imputan
Strauss-Kahn se declara "no culpable" de los delitos sexuales que se le imputan

El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn se declaró hoy "no culpable" de los cargos presentados contra él por delitos relacionados con abusos sexuales e intento de violación de una mujer, informó la fiscalía neoyorquina. La vista comenzó antes de lo previsto y se resolvió en pocos minutos tras la declaración de "no culpable" por parte de Srauss-Kahn, que podría ser condenado hasta a 74 años de prisión.

El anterior director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, se declaró este lunes no culpable de todos los cargos de los que ha sido acusado ante el Tribunal Supremo de Nueva York.

El juez que presidió la audiencia en el Tribunal Supremo de Manhattan, Michael Obus, decidió que la próxima vista a la que deberá acudir el político y economista francés, de 62 años, será el 18 de julio, ya que la defensa alegó que necesitaba seis semanas para su preparación.

Strauss-Kahn, quien acudió a esta primera vista del caso vestido con traje y corbata oscuros y acompañado de su esposa, Anne Sinclair, permaneció en la sala de audiencias pocos minutos, apenas el tiempo de declarase "no culpable" de los delitos que la fiscalía y un gran jurado le han imputado.

Primero se le informó de los cargos y a continuación el acusado declaró su no culpabilidad.

La defensa de Strauss-Kahn, que fue detenido el 14 de mayo en el aeropuerto internacional John F. Kennedy cuando iba a viajar a París, está en manos de Benjamin Brafman y otros abogados que intentarán probar su inocencia.

En la próxima vista del 18 de julio se establecerá la agenda del proceso y las pruebas que la defensa y la fiscalía presentarán durante ese juicio, que podría alargarse varios meses.

A su llegada al tribunal del sur de Manhattan, el político y economista francés tuvo que escuchar los gritos de "avergüénzate" por parte de varias mujeres vestidas de empleadas de hotel, como su presunta víctima.

Una inmigrante guineana, de 32 años, denunció a Strauss-Kahn el pasado 14 de mayo por supuesto abuso sexual e intento de violación cuando acudió a hacer la limpieza de la habitación que ocupaba en un lujoso hotel de Nueva York.

La fiscalía le ha acusado de dos delitos por supuesta comisión de un acto criminal sexual, otro por tentativa de violación, los tres en primer grado y de tipo violento, además de otro de presunto abuso sexual en primer grado y de tipo violento y tres delitos menores más: privación ilegal de libertad en segundo grado, detención forzosa y abuso sexual en tercer grado.

De ser hallado culpable de todos, DSK podría llegar a ser condenado a 74 años de prisión, aunque lo habitual es que sólo tenga que cumplir la pena del delito más castigado (25 años).

SERÁ JUGAGADO ANTE UN JURADO Y CON SU SUPUESTA VÍCTIMA COMO TESTIGO

Dominique Strauss-Kahn será juzgado ante un jurado, después declararse hoy no culpable de agresión sexual e intento de violación de una mujer de 32 años, quien planea testificar contra el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Va a quedar claro que no hubo elemento alguno de coacción con violencia en este caso", defendió hoy Benjamin Brafman, abogado del político francés a las puertas de la Corte Suprema de Nueva York donde tuvo lugar una breve vista, duró cinco minutos, en la que Strauss-Kahn (DSK) se declaró no culpable.

De momento, y según las declaraciones realizadas por ambas partes, se intuye que la defensa del político francés argumentará que en el incidente del 14 de mayo en un lujoso hotel de Manhattan con la denunciante, una empleada de 32 años que acudió a limpiar su habitación, no hubo "coacción con violencia", pese a que ella argumenta que le obligó a efectuarle dos felaciones. "No hubo coacción con violencia. Cualquier sugerencia de lo contrario es simplemente increíble", apuntó Brafman en declaraciones a la prensa que se arremolinó ante la corte y que en su mayoría no pudo acceder a la sala del juez por limitación del espacio.

La supuesta víctima -cuya identidad no ha sido difundida por la naturaleza de las acusaciones- está dispuesta a testificar ante el juez, según explicó a la prensa Kenneth Thompson, uno de sus abogados, a la salida de la corte. "Está destrozada. Está traumatizada", explicó Thompson. "Fue un ataque sexual terrible contra una mujer inocente, así que ella misma vendrá a la corte y contará la verdad. Lo que quiere es justicia", añadió el letrado, quien habló de la "dignidad y respeto" que merece su cliente, al tiempo que rechazó que esté "buscando publicidad".

Thompson, que calificó de "absurdo" sugerir que lo ocurrido fue de mutuo acuerdo, detalló que la mujer está decidida a "testificar y decir al mundo lo que (el acusado) le hizo", así como a demostrar que "todo el poder, dinero e influencia de Strauss-Kahn no evitarán que se descubra la verdad de lo que hizo en esa habitación".

Por su parte, el abogado del acusado dijo que la declaración de no culpabilidad de su defendido -quien acudió a la vista con semblante serio, ataviado con traje y corbata oscuros- es "una elocuente y poderosa declaración", e insistió en que defenderán el caso en el tribunal.

DSK está bajo arresto domiciliario tras haber pagado un millón de dólares en efectivo y depositado un aval bancario por otros cinco millones, y vive en una lujosa casa adosada del sur de la ciudad, valorada en 14 millones de dólares por la que paga un alquiler de más de 50.000 dólares mensuales.

El acusado está obligado a llevar una pulsera electrónica y es vigilado las 24 horas del día por guardias armados y por un sistema de televisión que tiene que pagar de su propio bolsillo y cuyos costes se cifran en más de 200.000 dólares al mes.