Schäuble afirma que el rescate a Chipre es modelo para futuras intervenciones

Schauble
Schauble

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, considera que el rescate financiero articulado para Chipre, que obliga a contribuir a accionistas, acreedores y grandes depositantes, debe servir como modelo para casos futuros.

En una entrevista difundida por el semanario económico alemán 'Wirtschaftswoche', Schäuble asegura que "la participación de accionistas, tenedores de bonos subordinados y después de depositantes no asegurados debe ser la norma cuando un instituto financiero cae en una situación difícil".

Si no, argumenta el ministro alemán, "los bancos lograrían grandes beneficios con negocios arriesgados, pero en el caso de una quiebra, las pérdidas se cargarían sobre toda la sociedad".

"Eso no puede ser", apostilló Schäuble, que está considerado como uno de los artífices, junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), del formato del rescate chipriota, el primero de la eurozona en el que se obliga a contribuir a los depositantes con más de 100.000 euros en sus cuentas.

CAMBIA LO DICHO ANTERIORMENTE

Sus declaraciones suponen un cambio radical en lo expresado con anterioridad. El pasado 30 de marzo Schäuble aseguraba que el rescate de Chipre, que impuso una quita a los depósito, no era un modelo para futuros programas de ayuda a países de la eurozona.

"Chipre es y seguirá siendo un caso único y especial", aseguró Schäuble en una entrevista difundida por el periódico popular alemán 'Bild'.

Unas declaraciones similares del jefe del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, desataron una fuerte polémica mediática y turbulencias financieras pocos días después de que se cerrase el acuerdo en torno a las condiciones del programa de ayuda financiera a Nicosia.

"En lo sustancial, Dijsselbloem ha sido criticado de forma injusta. Y no por mi parte", indicó Schäuble a este respecto, recalcando su postura.

El ministro de Finanzas agregó sobre el rescate chipriota que Nicosia no recibirá más dinero del exterior que los 10.000 millones de euros comprometidos, frente a las recientes informaciones de que el país precisaría realmente más de los 17.000 millones que conforman el total del paquete (los 7.000 millones restantes los debe aporta la propia Chipre).

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) ya han estimado que las necesidades financieras de Chipre de aquí al primer trimestre de 2016 ascienden a 23 millones de euros.