Sarkozy llama "imbécil" a un periodista durante un acto oficial

Sarkozy llama "imbécil" a un periodista durante un acto oficial

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha sido grabado por una cámara llamando "imbécil" a un periodista durante un acto oficial, unas declaraciones que el candidato del Partido Socialista a las elecciones presidenciales, Franois Hollande, ha calificado de "vulgares".

Durante su visita a Chalons-sur-Marne, al este de París, Sarkozy ha perdido la paciencia cuando un periodista le ha preguntado sobre los enfrentamientos entre policías y trabajadores de la empresa siderúrgica Arcelor Mittal de Florange que se han producido este jueves frente a las oficinas del presidente en París.

"¿Crees que me importa un comino lo que dices?, *Qué esperas que diga?, `Qué bobo!", ha dicho. Después se ha vuelto sonriendo al periodista y le ha puesto la mano en la espalda para disculparse por su comentario. "Es realmente simpático. Es joven", ha añadido.

Interrogado por este incidente, Hollande ha lamentado que Sarkozy haya caído en la "vulgaridad" y en los "excesos" que, en su opinión, han caracterizado su mandato. "*Crees que esta es la mejor forma de conducir un debate público digno?", ha cuestionado en el canal France 2.

Sarkozy ha realizado estas declaraciones horas después de que criticara a Hollande por perder las formas en el mitin que protagonizó el miércoles en Marsella. "No hay necesidad de enfadarse, ser mal educado o agresivo", apuntó el presidente.

A lo largo de su carrera política, Sarkozy ha protagonizado varios incidentes de esta naturaleza. En 2007, llamó "escoria" a los jóvenes que viven en los suburbios capitalinos. Un año después, fue grabado por una cámara diciendo a un agricultor: "piérdase, idiota".

Hasta ahora todas las encuestas daban a Hollande como ganador en la primera y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebrarán el 22 de abril y el 6 de mayo, respectivamente. No obstante, la última encuesta da a Sarkozy una ligera ventaja sobre el socialista en la primera, aunque seguiría perdiendo en la segunda.