Sarkozy y Piñera sellan una "alianza estratégica" entre Francia y Chile para unir Europa con América Latina

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció "una alianza estratégica" con Francia, al término de un encuentro en París con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy. El dirigente chileno afirmó ante la prensa que esta alianza tendrá contenido con una serie de acuerdos que se refieren a diversos campos como la educación, la energía, el satélite chileno, la política o la cultura. El jefe de Estado chileno también dijo que con Sarkozy se ha puesto "de acuerdo para unir Europa y América Latina", en alusión a las próximas presidencias de Francia del G8 y del G20 y a la de Chile a la cabeza del Grupo de Río.

Piñera, quien fue recibido en un almuerzo de trabajo en el Palacio del Elíseo durante casi una hora y media, indicó que ha invitado a Sarkozy a que visite Chile.

En una declaración de los dos presidentes, Francia "reafirmó su voluntad de acompañar a Chile en su proceso de reconstrucción" tras el terremoto del pasado 27 de febrero, en particular en la ordenación urbana y los servicios públicos "en una óptica de desarrollo sostenible".

Además, Francia aportará a Chile su experiencia en la gestión de crisis y, más en particular, en la creación de un centro operativo de gestión de crisis o en la organización de las comunicaciones gubernamentales.

Preguntado sobre si la colaboración en el terreno energético alcanzará también algún proyecto en el sector nuclear, Piñera puso el acento en que su prioridad son las energías renovables y que es aquí donde Francia va a prestar su asistencia. No obstante, añadió que "Chile tiene que prepararse para el mundo de la energía nuclear" y, con ese objetivo, se va a becar a 30 ingenieros y se ha solicitado la entrada en la Agencia de la Energía Nuclear (AEN), dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de la que forma parte desde mayo.

En la defensa, sobre la base de la cooperación bilateral que se ha materializado en maniobras comunes, en particular en el Pacífico, acordaron "profundizar esta relación que permite a los dos países aportar una contribución sustancial a la seguridad internacional" en los Balcanes, Haití o en la lucha contra la piratería en el océano Índico.

Los dos países subrayaron la importancia que conceden a disponer "de un sistema multilateral eficaz" y la necesidad de que se reforme el Consejo de Seguridad de la ONU para "hacerlo más representativo del mundo de hoy y más eficaz frente a los problemas de seguridad que se plantean en el siglo XXI".