Sánchez, esperanzado tras la cumbre sobre inmigración que ve "un paso adelante"

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se mostró esperanzado en que la UE llegue a un acuerdo común para hacer frente al problema de la inmigración después de la cumbre celebrada hoy en Bruselas y que calificó de "un buen paso adelante" en esa dirección.

Sánchez expresó esa confianza en una declaración ante los periodistas tras concluir la cumbre de líderes comunitarios convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para abordar el problema migratorio.

"Hemos encontrado más puntos de unión que de discrepancia", resaltó el jefe del Ejecutivo español, que precisó que de la cumbre de hoy no sale una conclusión y que queda mucho trabajo por hacer, pero reiteró su confianza en que sea posible una solución.

Así, insistió en que es positiva la sensación que saca de la primera reunión de líderes europeos a la que asiste porque fue una conversación franca y se compartió trabajo, experiencias, estrategias y la "presión que se tiene por parte de las distintas opiniones públicas".

En respuesta a los periodistas, alguna de ellas en inglés, insistió en que al final el acuerdo que se adopte tiene que tener una visión europea con responsabilidades comunes ante desafíos que también lo son.

Asimismo, ante las propuestas planteadas en la reunión por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, entre las que se encuentra crear centros en los países de tránsito en los que se decida quien tiene derecho al asilo en Europa, Sánchez dijo que fueron escuchadas y serán estudiadas.

En cuanto a la propuesta que España comparte con Francia y Alemania para crear centros controlados en países de la UE en los que desembarquen los inmigrantes, señaló que está muy ligada al sistema que ya existe en España.

En ese sentido explicó que cuando los inmigrantes llegan a España se les presta atención humanitaria en primera instancia y posteriormente se procede a gestionar el asilo para los que tengan derecho a ello, mientras que el resto va a los centros de internamiento temporal y, a partir de ahí, lo importante son los retornos.

Para el presidente del Gobierno español la "gran novedad" respecto a lo que ocurre en España sería, si prospera esa propuesta, que Europa se incorporaría a la gestión y financiación de ese sistema.

"PROGRESOS" HACIA UN ACUERDO

La cumbre informal sobre inmigración que celebraron dieciséis países de la Unión Europea hoy en Bruselas terminó con progresos para forjar un acuerdo en el Consejo Europeo de la semana próxima, según dijeron varios de los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la reunión.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó tras la cumbre que hay coincidencia en que "no se puede dejar solos" a los socios más afectados por la llegada de la inmigración irregular y dijo que los refugiados "no pueden elegir" en que país piden asilo.

El primer ministro maltés, Joseph Muscat, afirmó a su salida de la cumbre que el encuentro había sido "una señal de que hay una voluntad de ir hacia más cambios operacionales" en la política migratoria europea y que se había desarrollado "mejor de lo esperado".

En la misma línea se pronunció el primer ministro belga, Charles Michel, quien dijo que si los países continúan trabajando en los próximos días en "medidas realmente operacionales" será posible conseguir "progresos" en el Consejo Europeo del próximo jueves.

FRANCIA, SATISFECHA CON UN "PRIMER CONSENSO" PARA ABORDAR LA INMIGRACIÓN

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró satisfecho por que en la cumbre informal sobre inmigración que celebraron hoy dieciséis países de la Unión Europea se haya forjado un "primer consenso" para abordar la situación desde su dimensión externa e interna.

"Me alegro de que tengamos un enfoque de conjunto (...) tratando soluciones externas, como la protección de las fronteras, y soluciones internas, para los movimientos secundarios. Es el único modo de tratar la crisis", dijo Macron en declaraciones a la prensa a su salida de la reunión.

PRIMER CONTACTO ENTRE SÁNCHEZ Y MERKEL EN BRUSELAS

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la canciller alemana, Angela Merkel, se saludaron hoy en la cumbre sobre inmigración que se celebra en Bruselas, a la que asisten sentados en asientos contiguos y que facilitó que mantuvieran una primera conversación en persona.

También en los pasillos de la cumbre, según fuentes españolas, Sánchez saludó a otros líderes europeos, entre ellos el griego, Alexis Tsipras, que le felicitaron por su llegada a la Presidencia del Gobierno español.

La primera vez en la que se vio públicamente juntos a Sánchez y Merkel fue en la foto de familia, en la que ambos se situaron uno al lado del otro y conversaron largo rato de forma distendida en inglés.

Ambos volverán a verse el martes en Berlín para mantener una primera reunión en la que analizarán, además de las relaciones bilaterales, cuestiones incluidas en la agenda de la cumbre de Bruselas de la próxima semana, entre ellas el reto migratorio y la reforma de la eurozona.