Salih Khater, un británico de 29 años, presunto autor el atentado fallido en Londres

Salih Khater, un británico de 29 años de origen sudanés, es el presunto autor el atentado fallido de ayer en Londres. El suceso está siendo investigado como ataque terrorista porque el atropello fue intencionado. El detenido deambuló durante 90 minutos por los alrededores de Westminster antes de atropellar a numerosos ciclistas y peatones.

Los agentes continúan tratando de determinar las motivaciones del detenido, que embistió con un coche Ford Fiesta a diversos ciclistas y peatones antes de estrellarse contra las barreras de protección frente el Parlamento británico.

En un vídeo difundido por los medios se puede ver cómo el vehículo se aproxima a la plaza del Parlamento, cruza en sentido contrario y entra en un área prohibida a los vehículos, donde choca contra las barreras de seguridad.

La policía ha determinado que el vehículo que conducía el hombre, en el que no se han encontrado armas, se desplazó ayer desde Birmingham a Londres, adonde llegó en torno a la medianoche local. El coche estuvo en la zona de Tottenham Court Road, en el centro de la capital británica, durante varias horas durante la madrugada, y fue conducido a primera hora hacia el Parlamento.

Tras el ataque, la primera ministra británica, Theresa May, dijo en su cuenta de la red social Twitter que sus "pensamientos están con los heridos" y agradeció "a los servicios de emergencia por su respuesta inmediata y valiente".

Por su parte, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, condenó el ataque y dijo que "la respuesta de hoy de los londinenses muestra que nunca nos vamos a acobardar, intimidar o dividir por cualquier acto terrorista".

El Parlamento, en receso estival, está rodeado por unas barreras de acero y hormigón después del atentado perpetrado en marzo del año pasado por un hombre que conducía un vehículo. En ese ataque, Khalid Masood arrolló a varias personas en el puente de Westminster, próximo al Parlamento, donde mató a cuatro personas, para después bajarse y tratar de entrar en el edifico, donde asesinó con un cuchillo al agente de Policía Keith Palmer.