Rusia acusa al Gobierno de Kiev de incumplir los acuerdos de Ginebra

Serguei Lavrov
Serguei Lavrov |Telemadrid

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, acusa al Gobierno de Kiev de incumplir los acuerdos alcanzados en Ginebra la semana pasada para el arreglo de la crisis ucraniana.

"El acuerdo de Ginebra no sólo no se cumple, sino que se dan pasos, en primer lugar por los que usurparon el poder en Kiev, que lo contravienen flagrantemente", dijo el jefe de la cancillería rusa en una rueda de prensa al término de sus conversaciones en Moscú con su homólogo mozambicano, Oldemiro Balói.

Lavrov indicó que el Gobierno de Kiev se queja de que no han sido desocupados los edificios administrativos, pero las autoridades ucranianas "no han movido un dedo para eliminar las causas de fondo de esta profunda crisis".

Manifestó que uno de los puntos del acuerdo de Ginebra es la amnistía a los participantes en las protestas, pero que en lugar de ello las autoridades de Kiev "continúan deteniendo a los dirigentes políticos del sureste de Ucrania" y también a periodistas. "Esto no puede dejar de causar indignación", subrayó el ministro ruso.

Lavrov indicó que el incidente armado en el que murieron tres personas, que se produjo la noche de Pascua junto a la localidad de Slaviansk, "excede todos los límites". "No pueden o, quizás, no quieren controlar a los extremistas, que siguen mandando", dijo el ministro ruso en alusión a la supuesta incapacidad del Gobierno de Kiev de contener a los ultranacionalistas ucranianos.

Agregó que "los intentos de aislar a la Federación Rusa no llevarán a ninguna parte, porque es imposible aislar a Rusia del resto del mundo". "Antes de presentarnos ultimátums y amenazarnos con sanciones si no cumplimos algo en dos o tres días, nosotros llamaríamos a nuestros socios estadounidenses a tomar conciencia de su responsabilidad por aquellos a los que ayudaron a llegar al poder en Kiev", recalcó Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa acusó a Washington de proteger al Gobierno de Kiev y de "hacer la vista gorda ante las arbitrariedades de este régimen y de los guerrilleros en que se apoya".

Sobre la situación de los rusohablantes en el sureste de Ucrania Lavrov indicó que "cada vez se oyen más y más llamamientos a salvarlo de estos abusos"."Nos ponen en una situación muy compleja", explicó el jefe de Exteriores, que recalcó que Moscú va "no sólo a condenar, sino también a actuar" contra la política de aquellos que "buscan desatar una guerra civil confiando, por lo visto, en provocar un gran y sangriento conflicto".

EL EMBAJADOR UCRANIANO DENUNCIA LA PRESIÓN DEL EJÉRCITO RUSO EN LAS FRONTERAS

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, ha asegurado que 40.000 efectivos del Ejército ruso permanecen cerca de las fronteras ucranianas, una situación "lamentablemente tensa" que, ha denunciado, busca provocar "disturbios y nuevas anexiones".

En una entrevista con la agencia Efe tras el encuentro que ha mantenido en el Senado con el presidente de esta Cámara, Pío García-Escudero, el embajador ucraniano ha dicho que confía en los acuerdos alcanzados en Ginebra el pasado 17 de abril, aunque ha añadido que Rusia "incumple sus obligaciones" y continúa con "provocaciones" al mantener efectivos militares y grupos de agentes especiales en la parte oriental del país.Pohoreltsev, que espera que se supere el conflicto, ha sostenido que Ucrania está dando "pasos concretos" para la estabilización del país.

Entre ellos figura el proyecto del Gobierno -que ya está en el Parlamento- de conceder la amnistía a las personas que formaban parte de los grupos separatistas y que actuaban en las manifestaciones, "siempre que no hayan cometido delitos graves, como asesinato".

Pohoreltsev ha añadido que las fuerzas de seguridad ucranianas han frenado "la fase activa de la operación antiterrorista" y toman medidas para requisar las armas no registradas que todavía circulan entre la población.

El embajador dice tener un "gran interés" en que la parte rusa cumpla con lo pactado en Ginebra, aunque ha reconocido que las "evidencias" no le permiten ser "optimista". Ha recordado además que si Rusia no cumple lo pactado, la Unión Europea iniciará la tercera fase de sanciones -energéticas y económicas-.

Respecto al inicio de la crisis, ha considerado que las autoridades rusas aprovecharon el cambio de gobierno ucraniano para dar "un golpe por la espalda" con la anexión de Crimea, una acción que Ucrania "no reconocerá nunca" porque debe preservar su "soberanía e integridad territorial".

"Crimea es parte integral de Ucrania", ha sentenciado el embajador, quien ha acusado a Rusia de no aceptar las fronteras ucranianas -establecidas en 1991, cuando el país obtuvo la independencia-, y de aprovechar un cambio de gobierno "muy necesario en Ucrania" para anexionarse el territorio de Crimea.