Rivera pide en Venezuela el referéndum revocatorio contra Maduro

Rivera pide en Venezuela el referéndum revocatorio contra Maduro

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pronunciado un discurso en la Asamblea Nacional de Venezuela en el que ha defendido el diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición pero con la condición de que se respeten los derechos humanos y las leyes, incluido el referéndum revocatorio, y se garantice el acceso a alimentos y medicinas.

"Quiero apoyar desde mi partido y desde mi país el diálogo institucional", que "tiene que ser efectivo y con condiciones muy concretas", ha declarado en la Comisión de Relaciones Exteriores durante su visita al país latinoamericano, al que ha viajado tras ser invitado por este órgano y por la Junta Directiva del Parlamento venezolano, donde la oposición es mayoritaria.

Al defender el respeto a los derechos humanos, Rivera ha pedido la liberación de los "presos políticos", y para que se actúe conforme a "las reglas del juego", ha exigido que se celebre el referéndum revocatorio que ha solicitado la oposición para que Maduro abandone el poder.

"Es su Constitución, es su derecho", ha subrayado, señalando además que el recuento de las firmas presentadas en apoyo del revocatorio se debe permitir y debe hacerse "con normalidad". "Si tan seguros están algunos de haber hecho bien las cosas, de lo bien que va la economía y de que no hay crisis humanitaria, que no teman a las urnas", ha manifestado. En su opinión, el problema es que el Gobierno venezolano no acepta que "el pueblo ha dicho 'basta'".

Como tercera condición, Rivera ha reclamado una solución para la "crisis humanitaria" que vive Venezuela ante la falta de medicinas y alimentos. Esta es, a su juicio, una de las tres crisis que atraviesa el país, junto a la de seguridad, que impide "que la gente viva en libertad", y a la crisis de derechos humanos y política. Al referirse a esta última, ha dicho que "si no hay derechos humanos, no hay democracia", y que para que haya democracia "no es suficiente con tener urnas".

RECONCILIACIÓN

El presidente de Ciudadanos ha abogado por que los venezolanos se puedan "reconciliar" e iniciar una etapa en la que no haya "ni vencedores ni vencidos", sino que el pueblo esté unido y mire hacia delante. Asimismo, ha apostado por un cambio de modelo económico y político porque el del chavismo "está en contra del signo de los tiempos".

Pero también ha dicho que tiende la mano al Gobierno de Maduro, aunque cree que discreparán en cuestiones relativas a los derechos humanos y la democracia.

NIEGA INJERENCIAS

También ha dejado claro que tanto desde Ciudadanos como desde España se tiene "absoluto respeto por la soberanía nacional" de Venezuela, si bien ha añadido que eso no quiere decir que "no puedan tener ayuda de otros países".

Ha recordado que en Venezuela residen 200.000 españoles y que en España hay 150.000 venezolanos. "¿Cómo vamos a mirar hacia otro lado si hay gente en España y Venezuela sufriendo una crisis humanitaria?", se ha preguntado, afirmando que "dar comida, recoger medicamentos y ayudar a los médicos venezolanos no es una injerencia, es una obligación".

Rivera ha asegurado que "el enemigo del pueblo venezolano no es el pueblo español", y tampoco "una parte del pueblo venezolano". "El enemigo de Venezuela es el hambre, la falta de medicamentos, la inseguridad en las calles", ha agregado.

Para "tomar las riendas del futuro de su país", a los venezolanos les ha recomendado "mucho sentido común y muchas dosis de generosidad, pero también muchísima dignidad". Por eso les ha animado a reivindicar que se cumpla la ley, que entiende como "el poder de aquel que no está en el poder".

VENEZUELA SE ENFRENTA A UNA TRIPLE CRISIS

Albert Rivera, aseguró en Caracas que los venezolanos viven una "triple crisis", que incluye una "humanitaria sin precedentes". El político español hizo esta declaración en su intervención en una sesión especial de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional Venezolana (AN, Parlamento), controlada por la oposición.

"Ustedes están sufriendo una triple crisis, una crisis humanitaria sin precedente (...) en un país rico en recursos humanos, y pobre en libertad", dijo Rivera.

A juicio de Rivera, "lo primero que hay que abordar es la crisis humanitaria", y aseguró que aunque "algunos niegan" que en el país caribeño haya tal crisis, "solo hay que pasear por las calles de Caracas, solo hay que ver las calles, solo hay que ver la situación (...) para saber que aquí hay personas pasando hambre", dijo.

La segunda crisis a la que se refirió fue la de "seguridad" y recalcó "que no hay un país libre si no es un país seguro". "Hablar de más de 3.000 homicidios y convertir a Caracas lamentablemente en la capital con más delitos y delincuencia, prácticamente del mundo en este momento, no es propio de un país rico como Venezuela", dijo.

El tercer elemento de esa "triple crisis" a la que se refirió el líder de Ciudadanos es los que considera la crisis "más conocida en Venezuela", que es la de dijo, "los derechos humanos y derechos políticos en este país, si no hay derechos humanos no hay democracia".

"Con esta triple crisis que ustedes viven yo quiero apoyar desde mi partido, desde mi país, el diálogo institucional", dijo Rivera al tiempo que subrayó que no debe haber diálogo si no se establecen "condiciones". El político español sostuvo que tiene que haber "tres garantías fundamentales para cualquier dialogo", primero que se "respeten los derechos humano", lo que, a su juicio, incluye la liberación de quienes considera "presos políticos".

Asimismo señaló "el respeto" a las normas constitucionales del país suramericano y que se acabe con los problemas de escasez y desabastecimiento que marcan una de las crisis señaladas por Rivera."En eso España los va apoyar, por lo menos en lo que yo puedo defender", indicó.

La visita de Rivera, que según ha dicho durará menos de 48 horas, se da en un momento en el que la oposición y el Gobienro del presidente, Nicolás Maduro, han hecho publica su "voluntad" de entablar un diálogo, una iniciativa que ha sido apoyada por el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, junto a expresidentes latinoamericanos, con el respaldo de la Unasur.

Pese a que Rivera hizo pública su intención de reunirse con el Gobierno de Maduro, hasta el momento no se conoce de ninguna invitación oficial de las autoridades del Ejecutivo.