El Rey retoma su agenda internacional en Rabat

Llegada del rey a Rabat
Llegada del rey a Rabat |Telemadrid

El Rey Juan Carlos I llegó esta tarde al aeropuerto de Rabat-Salé, donde le recibió a pie de avión el rey Mohamed VI, anfitrión de la importante visita oficial de cuatro días del monarca español a Marruecos, su primer viaje al extranjero tras su operación de hernia discal del pasado mes de marzo.

Don Juan Carlos se desplazó hasta Rabat en un avión Falcon de la Fuerza Aérea Española, cuyos siete peldaños de escalerilla bajó sin ayuda de las muletas que utiliza para caminar dentro del proceso de recuperación de su intervención quirúrgica en la espalda.

En la misma pista del aeropuerto le aguardaba el rey Mohamed VI, acompañado de su hijo, el príncipe heredero Mulay Hassan, y de su hermano, Mulay Rachid, que han acudido al recibimiento, de apenas 15 minutos.

Juan Carlos I saludó al rey de Marruecos con dos besos, al igual que al príncipe heredero y al hermano del Rey. Ambos intercambiaron unas palabras en francés y seguidamente recibieron honores y pasaron revista a una unidad de la Guardia Real Marroquí formada ante la alfombra roja extendida desde la terminal hasta el avión.

Allí esperaban las principales autoridades del país, encabezadas por el primer ministro, Abdelilah Benkirán, los presidentes de las dos cámaras legislativas, los titulares de Exteriores, Interior, Justicia, Transporte e Industria, así como otras autoridades civiles y militares y representantes diplomáticos.

Ya en el edificio del aeropuerto, al que el Rey avanzó apoyándose en sus dos muletas, se les ha hecho el tradicional ofrecimiento de bienvenida con leche y dátiles, convenientemente rechazado debido a que la visita tiene lugar en Ramadán.

Los dos monarcas salieron del aeropuerto juntos, en el mismo vehículo oficial, engalanado con las banderas de ambos países, rumbo al Palacio Real de Huéspedes, residencia de Juan Carlos I durante su estancia en el país vecino.

Todo el recorrido entre el aeropuerto y la capital estaba engalanado con las banderas de los dos países, y en algunos enclaves había ciudadanos que aclamaron el paso de la comitiva bajo pancartas escritas en español que daban la bienvenida al rey de España.

La primera reunión de don Juan Carlos y Mohamed VI se celebrará esta misma noche; consistirá en una cena privada en el Palacio Dar Essalam, sin agenda previa, y de cuyo contenido no está previsto facilitar información.

La estrecha relación entre ambos monarcas se presenta desde fuentes diplomáticas como una de las claves de esta visita, que servirá para reforzar y alimentar unas relaciones bilaterales que se encuentran en uno de sus mejores momentos, con los vínculos comerciales en alza, además de los educativos y culturales.

Un gesto más que confirma el afecto entre los dos reyes es el hecho de que, por vez primera, Mohamed VI haya invitado a un jefe de Estado extranjero a visitar su país en plena celebración del Ramadán.

VISITA DE CARACTER ECONOMICO

El Rey de España viajó hoy a Marruecos acompañado en el avión por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, así como del jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno.

La visita tiene como objetivo profundizar las relaciones bilaterales entre los dos países, que atraviesan un buen momento y que se desea que sigan avanzando en los ámbitos económico, social y cultural. En esta tarea, la "especial relación" que une a las monarquías española y alauí es un "valor" añadido.

Prueba de esta sintonía es la fecha elegida para esta visita, en plena celebración del mes santo musulmán del Ramadán. Según explican desde Zarzuela, fue Mohamed VI quien expresó su voluntad porque tuviera lugar en estos días, un hecho de "alto valor político" y simbólico que supone una "deferencia especial hacia España".

La visita iba a realizarse el pasado mes de marzo, pero la intervención quirúrgica a la que se sometió el Rey en la espalda obligó a retrasarla. Desde que comenzó su recuperación, el monarca expresó su deseo de retomar este viaje cuando los médicos lo estimasen posible y finalmente será cuatro meses y medio después.

El monarca continúa con su rehabilitación y, de hecho, se someterá a sesiones diarias con su equipo médico en Marruecos. No obstante, se ha considerado que su recuperación, que va cumpliendo los plazos que se marcaron, permite este desplazamiento, su primer viaje internacional desde su visita a India del pasado mes de octubre.

ESPAÑA, PRIMER PROVEEDOR PARA MARRUECOS

Uno de los ejes principales de la visita serán las relaciones económicas entre ambos países. El comercio bilateral ha crecido en los últimos tiempos, hasta situar a España en 2012 como el primer proveedor de Marruecos, por delante de Francia. También es el primer mercado para las exportaciones del Reino alauí. Y las relaciones siguen en aumento, ya que en el mes de abril el volumen de comercio creció un 24% respecto al mismo mes del año anterior.

Fuentes diplomáticas apunta que existe todavía mucho mercado que desarrollar. En concreto, destacan el de la energía renovable, en el que empresas españolas ya se han hecho con importantes contratos y en el que continúan pujando.

La prensa marroquí ha llevado este lunes a sus primeras páginas el viaje que el Rey Juan Carlost y destacan, principalmente, el contenido económico de esta visita y a la delegación de 27 empresarios que se sumarán mañana martes para participar en un foro económico. Subrayan además el buen momento de las relaciones bilaterales, aunque aseguran que aún hay espacio para mejorarlas.

"Marruecos y España, unidos contra la crisis", es el principal titular de la portada del diario 'L'Economiste', que dedica un editorial en primera y trece páginas a esta visita. En la portada, junto a una foto de Don Juan Carlos y Mohamed V, recalcan que "los grandes patrones españoles" también viajan a Marruecos.

En el editorial, este periódico explica que de esta visita no saldrá "ningún acuerdo espectacular", sino que servirá para "reafirmar la calidad" de las relaciones. Además, señala que "a pesar de las reservas" que surgieron al inicio del Gobierno de Mariano Rajoy, no ha ocurrido "nada inquietante" en las relaciones bilaterales "desde la llegada al poder del líder del Partido Popular". Destaca 'L'Economiste' que el PP ha tenido cuidado hasta ahora para "evitar tomas de posición" que pudieran tener consecuencias negativas con sus vecinos del sur.