El Rey llama a Mohamed VI tras las tensiones desatadas en la frontera con Melilla

marruecos_2010811V0.wmv

El Rey Don Juan Carlos ha llamado al monarca alauí, Mohamed VI, y ambos han manifestado su deseo común de evitar que "malentendidos o pequeños problemas" puedan "perturbar el excelente clima" por el que atraviesan las relaciones bilaterales entre ambos países.

En la conversación, ambos han "constatado el excelente clima" por el que pasan los lazos bilaterales entre ambas naciones vecinas y han expresado su "deseo" de "evitar que malos entendidos o pequeños problemas perturben ese clima".

La llamada del Rey, que no intervino en cambio en la crisis que provocó entre ambos países la huelga de hambre de la activista saharaui Aminetu Haidar, se produce tras unas semanas en las que el reino alauí ha emitido hasta cinco comunicados distintos denunciando supuestas "agresiones racistas" por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) contra ciudadanos marroquíes en la frontera con Melilla.

Rabat también ha arremetido contra un presunto abandono por parte de la Guardia Civil de ocho inmigrantes subsaharianos en "estado de salud crítico", según la versión alauí, frente a las costas marroquíes cerca de Ceuta.

Después de que el país vecino se quejara de la falta de respuesta por parte de las autoridades españolas a esas denuncias, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró este martes convencido en rueda de prensa de la "máxima corrección" con la que actúan las FCSE en la frontera y ofreció "informar" al Ejecutivo de Rabat sobre sus actuaciones.

Los sindicatos policiales han exigido al Gobierno que defienda a las fuerzas de Seguridad del Estado ante las denuncias de racismo por parte de Marruecos y tras las denuncias de agresiones a mujeres policía españolas en la frontera de España con Marruecos.

Para el secretario de organización de la Confederación Española de Policía (CEP), Lorenzo Nebreda, sería importante "que el Gobierno mediante un comunicado a Marruecos dejara completamente zanjado el tema. "El Gobierno tiene que desmentir todo lo que se está diciendo por parte de Marruecos, además de incrementar la presencia de policías españoles en la frontera ya que el trabajo en los últimos días se está complicando", ha declarado a Europa Press.

"Sería importante la presencia del Delegado de Gobierno o alguna institución del Estado en la frontera en apoyo al trabajo de los policías, que como decía, en los últimos días se está complicando por la hostilidad de algunas personas que les esta poniendo las cosas difíciles a la policía", ha indicado Nebreda.

Igualmente, el presidente del Sindicato Profesional de Policía, José Angel Fuentes, ha señalado que "debería ir alguien del máximo nivel" para explicar lo que está pasando a los policía e "intentar solventar el problema".

Según el secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, no haría falta desplazar un alto funcionario a la frontera porque allí están el jefe superior y el delegado del Gobierno, que "son los que tienen que resolver el asunto". "Si tienen que explicar el asunto en el Congreso y en el Senado es otra cosa pero en el puesto fronterizo quien sabe como está la situación son los policías que están allí", ha indicado a Europa Press.

DE SER UN CONFLICTO PUBLICO A UNO DIPLOMATICO

El representante del SUP, ha recordado los "cuatro incidentes" que ellos han denunciado entre el 18 de junio y el 2 de agosto, contra compañeras por parte de ciudadanos marroquíes. "A partir del segundo incidente empezamos a sospechar que esto era debido al enfrentamiento entre Marruecos y España. Estos incidentes se producen para organizar un boicot, desde nuestro punto de vista. Pero lo que nos preocupa es la seguridad y las condiciones de trabajo de los policías", ha dicho.

"Para nosotros y para el Estado español, que se reconozca lo que pasa nos resuelve parte del problema porque ya empieza a pasar de un conflicto en la frontera entre ciudadanos marroquíes y policías para ser una reivindicación del nivel político que tiene que resolverse en otros niveles", ha manifestado Fornet.

La misma opinión ha expresado Lorenzo Nebreda que ha subrayado que estos incidentes son algo "cotidiano" pero que ahora se están convirtiendo en un incidente diplomático. "No sabemos el motivo, no sabemos porque el gobierno de Marruecos está dando pábulo a estos incidentes, se está tratando incidentes de orden publico a incidentes diplomáticos", ha dicho.

ESTRATEGIA POR PARTE DE MARRUECOS

En cambio, el presidente del Sindicato Profesional de Policía ha valorado que "no le parece otra cosa" que una estrategia por parte de Marruecos para "meter presión" en la frontera y conseguir los objetivos que tienen pensados "desde hace tiempo".

"Seguro que es una estrategia por parte de Marruecos, hay compañeras que llevan ahí mucho tiempo, pero se han empezado a formar incidentes hace mes y medio. Las notas consulares marroquíes, las declaraciones del rey, es evidente que obedece a una campaña bien organizada", ha revelado el SUP.

Nebreda también se ha manifestado en la misma línea y ha mostrado su convencimiento de que esto es "algo cíclico" que se repite de forma constante. "Lo que está haciendo esta gente es trasladar problemas de orden público a situaciones diplomáticas", ha concluido.

EL PP PEDIRÁ LA COMPARECENCIA DE RUBALCABA

Por su parte, el Grupo Popular en el Congreso de los Diputados pedirá la comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que informe sobre los últimos incidentes en la frontera de Melilla.

El portavoz de Interior del Grupo Popular en la Cámara Baja, Ignacio Cosidó, y el diputado del PP por Melilla, Antonio Gutiérrez Molina, quienes expresaron su preocupación por el aumento de la tensión en la frontera con Marruecos y consideraron "intolerables" las acusaciones de racismo lanzadas por las autoridades de ese país contra la Policía española.

Según Cosidó, España cuenta con unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad "plenamente democráticas", que cumplen "escrupulosamente" con la legalidad vigente y son "plenamente respetuosas" con los derechos humanos, indica el PP en un comunicado.

"La primera obligación del Gobierno español es defender el buen nombre y el buen hacer de nuestros policías", añadió Cosidó, quien pedirá a Pérez Rubalcaba que detalle las últimas agresiones a funcionarias del Cuerpo Nacional de Policía en la frontera de Melilla y las medidas que se han adoptado para que no se repitan.

El PP quiere saber si el Gobierno ha reforzado los medios humanos y materiales necesarios para garantizar plenamente la seguridad de las fronteras terrestres españolas.

En este sentido, criticó que el presidente del Gobierno se limite a ofrecer explicaciones a Marruecos ante acusaciones de racismo al Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil que resultan "intolerables" y exigió una respuesta "contundente" por parte de la diplomacia española.

EL PSOE NIEGA LA CRISIS CON MARRUECOS

Por su parte, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, no cree que las quejas del Gobierno marroquí a la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) español en la frontera hayan abierto una "crisis" con el reino alauí y confía en que la tensión se resuelva "en estos días".

En una entrevista con Europa Press, ha precisado que el Gobierno le ha trasladado que "no detecta ningún problema grave" con Marruecos. "No parece que sea una crisis", ha insistido Valenciano, que sí reconoce en cambio la existencia de "elementos que están perjudicando un poco en este momento la gestión de esa frontera y la relación". "Pero esperamos resolverlo en estos días", ha expresado.