El Rey se despide de Mohamed VI satisfecho de su viaje a Marruecos

El Rey Felipe VI ha concluido su primer viaje oficial a Marruecos satisfecho de cómo se ha desarrollado su estancia de dos días en el reino alauí y así se lo ha hecho notar a su anfitrión, Mohamed VI, cuando se han despedido en el aeropuerto de Rabat Sale. "De verdad, muy muy bueno", le ha dicho Don Felipe a Mohamed VI, que junto a su mujer Lalla Salma han acompañado a los Reyes hasta la escalerilla de su avión. Los dos monarcas se han despedido dándose dos besos en la mejilla. Antes los Reyes se despidieron con un apretón de manos de todas las autoridades que acudieron a darles el

último adiós al aeródromo.

Entre ellos se encontraban el primer ministro marroquí, el islamista moderado Abdelilá Benkirane, que le ha dicho algo gracioso al Rey, pues los dos se han echado a reír, pero también otros miembros del Ejecutivo, como los ministros de Exteriores, Salaheddine Mezouar, o la titular para Solidaridad y la Mujer, Bassima Hakkaoui, así como los presidentes de la Cámara de Representantes, Rachid Talbi Alami, y de la Cámara de Consejeros, Mohamed Cheikh Biadillah, representantes de la cúpula militar, y el embajador de España en Marruecos, José de Carvajal.

Después de que los Reyes entraran en el avión de la Fuerza Aérea Española, Mohamed VI, vestido con una chilaba tradicional, ha abandonando el aeródromo junto a su esposa conduciendo su propio coche.

Esta visita de dos días a Rabat, que se enmarca en la gira de presentación que iniciaron los Reyes por los países vecinos la semana pasada en Portugal, estaba pensada para mostrar la voluntad que existe por ambas partes de continuar las excelentes relaciones que las dos monarquías cultivaron bajo el reinado de Juan Carlos I.

EL IFTAR DEL RAMADAN

Unos 300 invitados acudieron al iftar -única comida con la que los musulmanes rompen el ayuno en el mes del Ramadán- que ha ofrecido el monarca alauí, Mohamed VI, en honor de los Reyes de España en el Palacio Real de Rabat.

Consejeros reales, miembros del Gobierno, parlamentarios de las dos Cámaras, la cúpula militar y representantes del cuerpo diplomático acreditado en Marruecos figuraban entre los invitados, repartidos en mesas de unas ocho personas colocadas rodeando el estanque del patio del palacio.

Mohamed VI se ha vestido para la cena con la indumentaria tradicional marroquí, esto es chilaba blanca, casquete rojo en la cabeza (tarbush) y babuchas en los pies, mientras que su mujer, la Princesa Lalla Salma, llevaba un vestido largo blanco con pedrería. La pareja ha salido a recibir a los Reyes a la entrada del patio del palacio, donde les ha dejado un Mercedes de época.

Doña Letizia, con una camisa blanca y una falda larga brocada en tonos blanco y plata, mientras que Felipe VI llevaba un traje oscuro con corbata verde.

Los dos monarcas han estado sentados uno al lado del otro en la mesa presidencial. Doña Letizia, entre Mohamed VI y su hermano, Mulay Rachid. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, también estaba sentado en la mesa presidencial, entre dos hermanas del monarca alauí.

Codo con codo, Felipe VI y Mohamed VI, hablaron toda la cena en español, idioma que habla con fluidez el monarca alauí, al igual que todos sus hermanos, el Príncipe Mulay Rachid, y las princesas Lala Mariam, Lala Hasna y Lala Asma.

Todos ellos aprendieron español de niños, gracias a una "gobernanta" española que trabajó en Palacio durante décadas y que les enseñó el idioma de Cervantes. Sus esposas, la Reina Letizia y la Princesa Lala Salma, mezclaron durante la cena el español y el inglés, con el que se maneja mejor la princesa marroquí, aunque asiste a clases de español desde hace años.

Han degustado un menú típico del 'iftar', que arranca con la sopa harira, que lleva carne, tomates y garbanzos y se sirve acompañada de dátiles y continúa con diversos platos dulces y salados donde no pueden faltar las tradicionales empanadillas (briouat). Salvo la mesa presidencial, el resto de los invitados ha degustado una cena tipo buffet en la que había gran cantidad de zumos y leben, suero de leche con un sabor agrio muy apreciado por las tribus bereberes.

Entre los invitados también se ha visto al explorador Antonio José "Kitín" Muñoz y Valcárcel, acompañado de su mujer, Kalina de Bulgaria, hija de Simeón de Bulgaria, y con la que reside en Marruecos.

FIRMA DEL ACUERDO DE PESCA CON LA UE

Además de este iftar de gala, Mohamed VI aprovechó la visita de Felipe VI, la primera a un país no europeo de su reinado, para firmar el esperado acuerdo de pesca con la Unión Europea, del que dependen un centenar de pesqueros españoles.

Un "regalo" y un gesto de acercamiento dentro de las ya excelentes relaciones bilaterales, que el Rey de España ha agradecido en nombre de los pescadores españoles que esperaban desde hace meses volver a faenar en los caladeros marroquíes.

Esta cuestión era uno de los asuntos claves a resolver entre los dos países, ya que un centenar de pesqueros españoles no podían faenar en aguas marroquíes desde que fueron expulsados en diciembre de 2011. La amistad entre las dos familias se gestó en tiempos del Rey Juan Carlos y de Hasán II, padre del actual rey de Marruecos, y se conserva con los nuevos monarcas.

Felipe VI y Mohamed VI son casi de la misma edad, al igual que sus esposas, ambas de origen plebeyo, y que han introducido un aire nuevo a la Corona de ambos países.

REUNIÓN CON EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, ABDELILAH BELKIRÁN

El rey Felipe VI recibió en audiencia en Rabat al presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, con quien constató las "excelentes" relaciones entre España y Marruecos. El monarca español, que llegó ayer a Rabat junto a la reina Letizia, recibió al presidente islamista en el Palacio de Huéspedes de la capital marroquí, donde se aloja.

Sin perder su habitual tono distendido, Benkirán preguntó a Felipe VI si durmió bien, a lo que el monarca español contestó en francés: "Fantásticamente". Felipe VI destacó al presidente las "muy buenas relaciones" existentes entre ambos países. Una relaciones que "si es posible se pueden mejorar", añadió el monarca español.

La voluntad de aumentar la cooperación entre ambos países también estuvo sobre la mesa en el encuentro privado que mantuvo ayer con el monarca marroquí.

OFRENDA EN EL MAUSOLEO DE MOHAMED V Y HASSAN II

Los Reyes Don Felipe y Doña Letizia han visitado este martes el Mausoleo de Mohamed V, donde reposan los restos de los monarcas Mohamed V y Hassan II, abuelo y padre del actual jefe del Estado marroquí, Mohamed VI. Se trata de una actividad que suelen incluir casi todas las visitas de jefes de Estado o de Gobierno a Rabat. Cumpliendo con la tradición, los Reyes han depositado una corona de laurel frente a la tumba de Mohamed V a modo de ofrenda.

La Reina Doña Letizia, vestida entera de blanco, con pantalón y camisa, se ha cubierto la cabeza con un pañuelo y se ha descalzado en señal de respeto. También Felipe VI se ha descalzado para entrar en el templo, como tiene que hacer cualquier visitante.

Los Reyes han llegado al Mausoleo después de que Felipe VI recibiera en audiencia a lo largo de la mañana al primer ministro marroquí, Abdelilá Benkirane, y a los presidentes de las Cámaras de Representantes, *Rachid Talbi Alami, y de la Cámara de Consejeros, Mohamed Cheikh Biadillah, en el Palacio Real de Huéspedes.

Esta tarde la actividad oficial de Felipe VI y de su esposa discurririó de forma paralela.

Mientras Doña Letizia y la Princesa Salma visitaban un centro de investigación contra el cáncer financiado por la fundación que preside la mujer de Mohamed VI, Felipe VI y Mohamed VI inauguraron un centro de formación en hostelería y turismo, y visitaron otro centrado en la capacitación laboral de mujeres, ambos sostenidos por la Fundación Mohamed V.