Rescatado el espeleólogo madrileño tras 12 días atrapado en una cueva de Perú

El espeleólogo madrileño Cecilio López Tercero fue rescatado de la cueva en la selva peruana en la que permaneció 12 días tras sufrir un accidente durante una expedición del grupo Espelokandil, y fue trasladado en helicóptero hasta la ciudad de Chachapoyas, desde donde será evacuado en las próximas horas en un avión a Lima.

López fue extraído a las 13:45 hora local (20:45 GMT) de la cueva Intimachay (Cueva del Sol, en quechua), en el distrito de Leymebamba, perteneciente a la región Amazonas, donde el 18 de septiembre sufrió una caída que lo dejó herido a 400 metros de profundidad.

El rescatado permaneció alrededor de hora y media en una carpa aledaña a la entrada de la caverna mientras esperaba la llegada de un helicóptero que lo llevara a Chachapoyas, cuyo aterrizaje en un helipuerto improvisado en la zona se retrasó por las malas condiciones climatológicas reinantes en la zona.

En un comunicado, el Instituto de Defensa Civil (Indeci) informó de que un avión Hércules FAP 382 llevará al espeleólogo español desde Chachapoyas hasta Lima en las próximas horas, donde se evaluará con pruebas médicas las posibles lesiones sufridas por el fuerte golpe que padeció en la caída.

CELEBRAN EL ÉXITO DEL RESCATE

Durante la última semana, Cecilio López recibió asistencia sanitaria de una médica y una enfermera que lo acompañaron desde el punto donde cayó y le suministraron alimentos energéticos y calmantes para mitigar el dolor de sus lesiones.

Tras doce días de arduos trabajos, López pudo ser rescatado gracias a un operativo en el que participaron alrededor de setenta espeleólogos españoles, además de otros expertos de Italia, Francia y México, y unos cuarenta militares y bomberos peruanos.

Una vez que se concretó la extracción de la cueva, los espeleólogos que participaron en el rescate celebraron el éxito de la operación, dirigida por Luis Díaz, del grupo de Espeleosocorro de Madrid, y coordinado por el coronel Edgar Ortega, del Instituto de Defensa Civil (Indeci) de Perú.

"Está demacrado por todos los días que ha pasado en la cueva, pero anímicamente está muy bien", aseguró a Efe el propietario del fundo donde está la cueva, Javier Farje, amigo y guía de la expedición en la que se accidentó López.

El rescatado agradeció a Farje y a sus conocidos todo el esfuerzo realizado en una operación que exigió un complejo sistema de cuerdas, poleas y anclajes para sortear los accidentes y las angosturas de la cavidad a lo largo de un recorrido de 2.000 metros.

Desde los 400 metros de profundidad en los que López sufrió el accidente, el espeleólogo fue trasladado el viernes pasado a un punto seguro establecido a trescientos metros y progresivamente fue movido en las últimas horas hasta la boca de la cueva."Desde las profundidades de la tierra", López escribió una carta divulgada hoy por la Federación Madrileña de Espeleología en la que agradeció el esfuerzo de todos lo que colaboran en el rescate.

El espeleólogo español sufrió el accidente durante una expedición del grupo Espeleokandil, con el que realizaba exploraciones periódicas en un grupo de cuevas del norte de Perú que contienen restos arqueológicos de la cultura prehispánica Chachapoyas.En 2013 ya se había realizado una primera exploración en la cueva donde se hallaron restos funerarios y piezas cerámicas.

Expertos del Espeleo Club Andino señalaron que estas exploraciones pretenden también aumentar el conocimiento topográfico de la selva peruana, cuyo potencial para la espeleología consideraron "enorme".