Reino Unido eleva al máximo el nivel de amenaza terrorista

El Reino Unido ha elevado a "crítico", el más alto, el nivel de amenaza terrorista contra el país, lo que significa que un atentado puede ser inminente, anunció hoy la primera ministra británica, Theresa May.

Más de veinte personas resultaron heridas hoy por una explosión en un tren de metro en la estación de Parsons Green, en Londres, en la línea District, en un atentado reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico.

May indicó que el dispositivo casero "tenía como objetivo causar un gran daño" y pidió a los ciudadanos que se mantengan "alerta" en el transporte público de la capital británica.

"La policía y los servicios de seguridad están trabajando para comprender al completo las circunstancias de este cobarde ataque e identificar a los responsables", afirmó.

May presidió esta tarde una reunión del comité de emergencia Cobra, formado por los principales ministros, las fuerzas del orden y representantes de los servicios secretos, aunque en esta ocasión también se sumó el alcalde de Londres, el laborista musulmán Sadiq Khan.

Tras el ataque de hoy, el alcalde de Londres dijo que la ciudad "condena enteramente a esos individuos que intentan usar el terror para hacernos daño y destrozar nuestra forma de vida".

"Como Londres ha demostrado una y otra vez, el terrorismo no nos intimidará ni nos vencerá", señaló el primer edil de la ciudad.

El jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yark, Mark Rowley, informó hoy de que habrá un mayor despliegue policial en toda la capital, especialmente en la red de transporte.

EL ESTADO ISLÁMICO ASUME LA AUTORÍA DEL ATENTADO

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría del atentado perpetrado este viernes en el metro de Londres mediante una bomba de fabricación casera que ha dejado al menos 29 personas heridas.

En un escueto comunicado publicado en Telegram y cuya autenticidad no pudo ser verificada, su agencia afín, Amaq, aseguró que "una fuente dijo" a la agencia que "un artefacto" explotó en el metro de Londres, y que fue llevado a cabo por "un destacamento del Estado Islámico".

A diferencia de otros comunicados, Amaq no aseguró en este caso que sean "soldados" de su autoproclamado califato ni mencionó tampoco el número de víctimas que hubo en el ataque.

La deflagración de un artefacto de fabricación casera en un tren del metro de Londres se produjo sobre las 07.20 GMT en un vagón de un tren en la estación Parsons Green, al suroeste de Londres, en el tramo exterior de la línea District, cuando estaba repleta de pasajeros que acudían a su trabajo en el centro de la ciudad.

Según las fotos divulgadas por los medios, el artefacto estaba en un cubo blanco dentro de una bolsa de un supermercado y al parecer tenía un detonador pero no llegó a explotar en su totalidad, lo que ha hecho pensar a los expertos que el responsable tenía como objetivo provocar numerosas víctimas a la hora punta de la mañana.

La explosión obligó a cerrar la estación de Parsons Green y los alrededores y a desalojar a los vecinos mientras las fuerzas del orden recogen pruebas forenses que permitan localizar al responsable de este nuevo atentado -el quinto- en el Reino Unido.

Los otros cuatro fueron: uno en marzo ante el Parlamento británico; otro en mayo en el estadio Manchester Arena, en el norte de Inglaterra, el de junio en el puente de Londres, y otro, también en junio, en una mezquita del norte de la capital.

CONDENA Y SOLIDARIDAD DEL GOBIERNO ESPAÑOL

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha rechazado y condenado hoy en nombre del Ejecutivo la explosión ocurrida en el metro de Londres y ha explicado que el Ministerio de Exteriores se mantiene en contacto con la Policía británica y que no hay constancia por ahora de víctimas españolas. Méndez de Vigo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros ha trasladado su solidaridad al Reino Unido tras esta explosión, del que ha dicho que "parece un atentado terrorista", aunque "no hay todavía noticias fidedignas".

Exteriores ha estado en contacto con la Policía de Londres para interesarse por lo sucedido y constatar si hay alguna víctima de nacionalidad española, según ha avanzado el portavoz del Ejecutivo, que ha añadido que no hay constancia de ello por el momento. "Vaya tanto nuestra solidaridad como nuestro rechazo", ha subrayado el ministro.