Rajoy aboga por una emisión de deuda común de la Unión Europea

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha abogado hoy por lograr a medio plazo un instrumento de emisión de deuda común europea.

Rajoy ha defendido esa deuda común en declaraciones a los periodistas antes de participar en la primera reunión del año de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

El jefe del Ejecutivo ha explicado que en esta reunión se analizará la situación de la unión económica y monetaria.

Ante ello, ha considerado que una vez aprobada la unión bancaria y tras haber dado pasos hacia una mayor integración, es importante pensar en lograr a medio plazo "un presupuesto de verdad europeo y un instrumento de emisión de deuda común europea. Es decir -ha precisado- una deuda europea".

Al mismo tiempo, ha defendido seguir con las reformas estructurales, que ha considerado que son las que dan resultados y permiten el crecimiento económico y la creación de empleo y, por tanto, el bienestar y riqueza de los ciudadanos.

MERKEL DISPUESTA A UN COMPROMISO CON GRECIA, PERO RECUERDA LAS REGLAS

La canciller de Alemania, Angela Merkel, afirmó hoy que su Gobierno está dispuesto a llegar a un compromiso con Grecia en las negociaciones sobre el futuro de la asistencia al país, pero recalcó que la credibilidad de Europa también depende de que se cumplan las reglas y exista confianza entre los socios.

A su llegada a la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), Merkel admitió que la situación de Grecia "desempeñará un papel" en la cita de hoy, "aunque solo en los márgenes".

La política alemana dijo que se "alegra" de poder saludar al nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, que asiste por primera vez a un Consejo Europeo y que aún no se ha reunido con ella.

"Solo quisiera decir que Europa siempre está enfocada hacia el compromiso y ese también es el éxito de Europa. Los compromisos se forjan cuando las ventajas superan las desventajas y Alemania está dispuesta" a un punto de encuentro con Atenas, precisó.

No obstante, añadió: "la credibilidad de Europa también se basa en que cumplamos las reglas y en la confianza mutua" con respecto al cumplimiento de los compromisos.

Los ministros de Economía y Finanzas de los diecinueve países que integran la eurozona, reunidos en un Eurogrupo extraordinario, acabaron esta madrugada su reunión sin lograr avanzar en las negociaciones sobre el futuro de la asistencia a Grecia y ni siquiera fueron capaces de consensuar un comunicado conjunto.

El portavoz del Ejecutivo griego, Gavriil Sakelaridis, reconoció hoy en Atenas que en la reunión no hubo un comunicado porque su Gobierno rechazó apoyar una frase que hablaba de "una extensión del memorando", en alusión al programa de rescate.

Atenas rechaza una nueva prórroga de la parte europea del segundo rescate, que expira este 28 de febrero, y aspira a negociar un acuerdo financiero "puente" hasta finales de agosto, para dar tiempo a las partes a pactar un nuevo programa o contrato.

Igualmente rechaza la configuración de la "troika" acreedora, formada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y pretende renegociar su deuda.

"Veremos las propuestas del Gobierno griego. Eso será un tema a abordar por los ministros de Finanzas y, hasta entonces, queda algo de tiempo", comentó Merkel en alusión a la nueva cita ministerial del Eurogrupo, el lunes próximo.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, dijo, por su parte, que se trata de una "oportunidad real" de escuchar a Tsipras y que "todos en los países miembros quieren que Grecia tenga una futuro económico sostenible, con empleo y crecimiento".

El Consejo Europeo, aseveró, "está dispuesto a trabajar con Grecia y con el Gobierno griego, pese a que "cada país tiene su propio punto de vista y sus propias dificultades".

"En el Consejo todos quieren caminar juntos por el interés de la comunidad y Grecia es parte de la misma", dijo Kenny.

El canciller federal de Austria, Werner Faymann, dijo que "Grecia necesita una oportunidad buena y justa", y recordó que, cuando España solicitó ayudas para recapitalizar su banca, insistió en no convertirse en un país bajo programa, y que también con otros Gobiernos se trabajó en compromisos.

"Eso también tiene que hacerse con Grecia. La población ha decidido quien les representa y parto del hecho de que daremos pasos para acercar nuestras posiciones y no esperaremos a que fracase el Ejecutivo griego" por falta de asistencia, resaltó.

El canciller austríaco abogó por un compromiso a través de una solución "puente" -como pide Atenas- que permita a los socios de la eurozona "verificar que el Gobierno (griego) cumple con lo que dice", dijo.