Rajoy pide a la UE y a África un control de las fronteras más eficaz

Rajoy en la a Cumbre Unión Europea-África
Rajoy en la a Cumbre Unión Europea-África |Telemadrid

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió hoy al resto de líderes participantes en la cumbre UE-África ofrecer a los jóvenes africanos una alternativa a la inmigración irregular e instó a que haya un control de fronteras más eficaz. Rajoy hizo estos llamamientos en su intervención en esta cumbre, en la que, según comentó a su llegada a Bruselas, esperaba que se acordasen propuestas concretas para hacer frente a la inmigración ilegal.

El jefe del Ejecutivo destacó que el principal recurso de África no son los minerales o las materias primas, sino su gente, reflexión que le llevó a recordar la previsión de que, cuando comience el próximo siglo, la mitad de los jóvenes del planeta serán africanos.

"Nuestro principal desafío es asegurar que cada uno de ellos tendrá la oportunidad de vivir su vida en un entorno próspero, seguro y pacífico", señaló Rajoy.

En ese sentido, consideró esencial permitir que el sector privado, mediante el comercio, la inversión y la iniciativa empresarial en un marco de seguridad jurídica, siga creando empleo y justicia.

Pero, al mismo tiempo, recalcó que se ha de ofrecer a los jóvenes africanos una alternativa a la inmigración irregular.

Algo que debe unirse a la cooperación para frenar la "tragedia" de la inmigración irregular "con una adecuada gestión de los flujos migratorios, un control de las fronteras más eficaz y una persecución sin cuartel a los que siguen lucrándose con el tráfico de seres humanos".

"La emigración -dijo Rajoy- debe ser una opción, no una obligación de supervivencia y, para ello, debemos apoyar a los países de origen y tránsito de los flujos migratorios y cooperar en su desarrollo económico".

Rajoy expresó el compromiso de España para superar los obstáculos en el "prometedor mañana" que auguró a África y siempre sobre la base del diálogo entre iguales, la plena confianza recíproca y la responsabilidad compartida.

El presidente del Gobierno selló igualmente la apuesta de España por la paz en África y recordó que el país ha participado desde 1989 en veinte misiones de paz en este continente y, en la actualidad, está presente en Mali, en el Sahel, en la República Centroafricana y en el cuerno de África.

Subrayó que el marco de estas operaciones de paz ha sido y debe seguir siendo el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero al mismo tiempo indicó que "España cree sinceramente en las soluciones africanas para problemas africanos".

De ahí que apoyara la voluntad de la Unión Africana de dotarse de los medios necesarios para garantizar la paz y la seguridad en el continente.

Para Rajoy, es esencial un enfoque regional para abordar problemas, riesgos y amenazas que afecten a varios países y, para ello, abogó por impulsar estrategias regionales que aporten soluciones integrales.

"La paz no será duradera sin prosperidad, como no habrá prosperidad sin un entorno seguro y estable", puntualizó el presidente del Gobierno español, que elogió el crecimiento económico "robusto" de África y su evolución política hacia sociedades más abiertas y democráticas.

Según Rajoy, el reto es "convertir esa promesa en una realidad duradera, apoyando los procesos de integración económica tanto en el ámbito regional como continental y creando un entorno de estabilidad y seguridad física y jurídica que permita el pleno desarrollo del potencial económico de África".