El Polisario dispone de "armas, hombres y voluntad" para ir a una guerra que el pueblo saharaui reclama

El Frente Polisario dispone de "armas, hombres y voluntad suficientes" para ir a una guerra que el pueblo saharaui reclama masivamente, y todo por el "silencio, la complicidad y la indiferencia" de la comunidad internacional. Éste ha sido el mensaje principal que ha trasladado en Madrid, el delegado del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyin, para quien la organización que representa, más que "tocar tambores de guerra", quiere proclamar que el derecho a la autodeterminación es la única salida pacífica posible. "Tenemos armas, hombres y voluntad suficientes para que no haya paz en la zona mientras no exista una solución pacífica al conflicto", ha afirmado.

A su juicio, los saharauis, ante la "limpieza étnica" que está practicando Marruecos en El Aaiún desde el desmantelamiento del campamento que por reivindicaciones sociales levantaron los saharauis, van a terminar obligando al Frente Polisario a recurrir a la lucha armada. "Hay un reclamo masivo", ha apostillado.

Un sentimiento que ha tomado forma no sólo por la "ocupación" de Marruecos y su "trato vejatorio", ya que "casa por casa" está deteniendo a los jóvenes saharauis, sino también por la actitud de la comunidad internacional, pues "no ha hecho nada por que se respete el derecho" y las resoluciones de Naciones Unidas y de los tribunales.

Tras recordar que la Justicia internacional ha reconocido siempre el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, Beyin ha destacado que estos cauces ya están terminados y que la responsabilidad de una posible guerra, por tanto, "la tendrán que asumir quienes con su "silencio e indiferencia" han "animado al Gobierno de Mohammed VI a "seguir violando el derecho internacional".

Según sus palabras, el Frente Polisario tiene armas. "Si no las tuviéramos, Marruecos ya nos hubiera eliminado", ha asegurado el delegado de esta organización en España, quien, no obstante, y sin minusvalorar el potencial de este armamento, ha reconocido que el equipamiento militar no puede compararse con el del Ejército marroquí. Beyin ha señalado que la lucha armada la harán solos, si es a lo que se ven abocados, pues "el pueblo saharaui está dispuesto al mayor sacrificio para conseguir que se respeten sus derechos".

Ha insistido, tras apuntar a posibles apoyos en la Unión Africana y en América Latina, así como en España -no por parte del Gobierno, sino desde la esfera civil-, en que "la solución es la autodeterminación".

Más allá de sus advertencias, el delegado del Frente Polisario ha denunciado nuevamente la desinformación que rodea al conflicto y a los hechos que provocaron el estallido de los enfrentamientos de hace unos días, en El Aaiún y en el campamento de su periferia.

El Frente Polisario, y en general los saharauis, siguen sin saber cuántos muertos y heridos causaron los disturbios, así como la identidad y paradero de las víctimas.Beyin ha censurado las restricciones informativas. "El Aaiún está cerrada", ha recalcado. Acerca de la petición de una investigación independiente, demanda que ayer efectuó la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, el delegado del Frente Polisario se ha mostrado escéptico al afirmar que Marruecos no permite la entrada de observadores internacionales ni de muchos medios de comunicación. "Quieren acabar con todo lo relacionado con el Sahara", ha sentenciado.

Bucharaya Beyun, reprochó a la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, que quiera "deshacerse de esta patata caliente" que es la descolonización del Sahara Occidental.

Hasta el momento sólo Elena Valenciano, secretaria de Política Internaional de la Ejecutiva del PSOE, mantuvo una conversación con representantes del Polisario en París, donde participaba en una reunión de Partidos de la Internacional Socialista que aprovechó para encontrarse también con socialistas marroquíes y de otros países del Magreb.

RUBALCABA VE UN PRIMER PASO LA ENTRADA DE PERIODISTAS EN EL AAIUN

Desde el Gobierno, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado este viernes que Marruecos ha dado un "primer paso" al permitir que dos periodistas españoles puedan viajar a El Aaiún para informar sobre los hechos ocurridos en la capital del Sáhara Occidental y ha asegurado que el Ejecutivo está trabajando para que "en el futuro sean todos".

"Marruecos ha dado un primer paso y ha permitido que España tenga la misma situación de Francia, es decir, los dos periódicos más importantes se les ha permitido la entrada en El Aaiún", ha señalado.

Rubalcaba se refería así a la autorización del Gobierno marroquí a los diarios 'El País' y 'El Mundo' a enviar a redactores de estos medios al Sáhara Occidental para que informen sobre el terreno de la situación en la zona tras el asalto del campamento de protesta de las afueras de El Aaiún por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

En este sentido, ha asegurado que el Gobierno ha estado trabajando para que "se permitiera el acceso a todos los medios de comunicación españoles" y ha admitido que al contrario que en el caso de Francia, cuyo Gobierno "no ha reclamado nada", al contrario que el español que "sí ha reclamado y seguirá reclamando".

"Se trata de un primer paso y esto no nos satisface, estaremos satisfechos cuando todos ustedes puedan entrar", ha subrayado ante las preguntas de los periodistas por el hecho de que sólo puedan viajar a El Aaiún por el momento dos medios. Así las cosas, ha confiado en que "ese paso se vea seguido por otros pasos" y "en el futuro puedan ser todos" los medios.

PRESERVAR LA RELACION CON MARRUECOS Y EL POLISARIO

El vicepresidente ha hecho hincapié nuevamente en la importancia de las relaciones entre España y Marruecos, sobre todo en el plano de la seguridad, y ha insistido en que desde los sucesos de El Aaiún el Gobierno ha "querido preservar esa relación". Pero también, ha agregado, "hemos querido preservar nuestra relación con el Frente Polisario".

Así las cosas, ha lamentado los "insultos" del PP y recordado que cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó al poder el Gobierno popular "no tenía buenas relaciones ni con Marruecos ni con el Frente Polisario, con los dos tenía malas relaciones". Esto, según Rubalcaba, "dificultaba un trabajo que España ha querido hacer siempre, el de mediación y facilitar el drama del pueblo saharaui".

Precisamente, la secretaria nacional del PP, María Dolores de Cospedal, ha dicho en Talavera, que el Gobierno de España está causando "deshonor" al país con su actitud respecto a lo que acontece en el Sahara. Cospedal ha considerado que "se deshonra la defensa de los derechos humanos" y echa en falta explicaciones claras por parte del ejecutivo respecto a su postura.