La Policía dispersa a miles de tunecinos que pedían la dimisión del Gobierno

La Policía tunecina dispersó este jueves con gases lacrimógenos a varios miles de tunecinos que se habían concentrado por segundo día consecutivo frente a la sede del Ministerio de Interior para pedir la renuncia del Gobierno.Los agentes antidisturbios lograron despejar la céntrica avenida Habib Burguiba, donde se encuentra la sede ministerial, y en la que numerosos comercios han cerrado sus puertas por temor a las consecuencias de los disturbios.

Ayer varios miles de personas se concentraron también en la misma zona de manera espontánea tras el asesinato del activista opositot Chukri Bel Aid, para pedir la dimisión del ministro de Interior y del Ejecutivo.

AL NAHDA RECHAZA PROPUESTA DE CREAR UN GOBIERNO DE TECNÓCRATAS EN TÚNEZ

Abdelhamid Yalasi, vicepresidente del movimiento Al Nahda, principal fuerza del Gobierno tunecino, mostró hoy su desacuerdo con la propuesta del primer ministro, Hamadi Yabali, de crear un ejecutivo tecnócrata para salir de la crisis política que atraviesa el país.En unas declaraciones a una radio nacional y reproducidas por la página oficial de Al Nahda, Yalasi aseguró que "El movimiento Al Nahda no está de acuerdo con la postura tomada por el presidente del Gobierno", que pertenece al mismo partido.

Para el vicepresidente de esta agrupación islamista, "el país todavía necesita un Gobierno que incluya personalidades políticas y de coalición y que lleve a cabo su función sobre una base política". Yabali prometió ayer la formación de un Gobierno tecnócrata y reducido cuya principal misión sea la celebración de unos comicios lo antes posible.

El primer ministro hizo este anuncio en una comparecencia pública horas después del asesinato a tiros del líder opositor Chukri Bel Aid, lo que desató unas protestas multitudinarias en todo el país para exigir la renuncia del Gobierno y del Ministro de Interior.

DIÁLOGO

Según Yalasi, el Nahda dialogará con sus dos socios de Gobierno, el Congreso por la República (CPR) y el Takatol, para encontrar una solución. "Volveremos a la troika, especialmente cuando habíamos avanzado en el diálogo durante las últimas semanas con nuestros socios", agregó Yalasi a la cadena de radio "Shams", a la que también dijo que su partido no tenía conocimiento de la decisión de Yabali.

Hace cuatro días, el CPR del presidente interino tunecino, Monsef Marzuki, amenazó con abandonar el Gobierno si no se satisfacían una serie de demandas políticas, entre ellas la dimisión de los ministros de Justicia y Exteriores, y dio un plazo de una semana a Al Nahda para que respondiera a su solicitud.

El ultimátum del CPR se sumaba a las protestas del Takatol, liderado por Mustafa Ben Yafaar, presidente de la Asamblea Legislativa, que también amenazó con romper la alianza si no se producía un relevo a la cabeza de ambos ministerios.

La influyente Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), que condenó lo ocurrido tiene previsto celebrar una rueda de prensa en las próximas horas para dar a conocer su postura sobre la situación.

Los principales partidos de la oposición convocaron ayer una huelga general coincidiendo con el funeral de Bel Aid, previsto para mañana viernes.