La Policía argelina dispersa a los manifestantes concentrados

La Policía ha logrado finalmente disolver a los manifestantes prodemocráticos que se habían concentrado en la plaza Primero de Mayo de Argel para pedir reformas al régimen del presidente Abdelaziz Buteflika, según ha informado el diario 'El Watan' en su edición electrónica. Hasta 14 jóvenes habrían sido detenidos por los agentes, según el Gobierno, aunque los convocantes hablan de un millar de arrestados.

Según la agencia Reuters, la Policía ha bloqueado el centro de la capital, Argel, y ha impedido el acceso de numerosos grupos reducidos a la plaza, ya que la manifestación no ha sido autorizada.

En la plaza, los opositores agitaron portadas de los diarios que informaban de la dimisión del presidente egipcio, Hosni Mubarak, pero tras unas tres horas concentrados cientos de manifestantes abandonaron la plaza y unos 200 jóvenes originarios de una barriada modesta argelina intentaron resistir y se enfrentaron con los policías lanzándoles objetos.

Los asistentes, convocados por la Coordinadora Nacional para el Cambio y la Democracia (CNCD), gritaron lemas en contra Buteflika, antes de enfrentarse con un grupo de contramanifestantes progubernamentales y finalmente fueron desalojados por la Policía.

"Lamento decir que el Gobierno ha desplegado un importante contingente para impedir esta marcha pacífica. No es bueno para la imagen de Argelia", ha afirmado el líder de la Liga para los Derechos Humanos, organización también convocante de la protesta, Mustafa Buchachi.

La protesta contra el Gobierno no cuenta con el respaldo de los partidos políticos dominantes ni de ninguno de los principales sindicatos, pero ha conseguido reunir a entre 7.000 y 10.000 personas, según el partido opositor Reunión por la Cultura y la Democracia (RCD) otro de los organizadores de la protesta.

"Hoy se ha producido un intento de manifestación en la plaza Primero de Mayo por parte de unas 250 personas. Catorce fueron detenidas en inmediatamente puestas en libertad", explica sin embargo el Ministerio del Interior en un comunicado.

Detenciones

Además, hay decenas de detenidos, entre ellos políticos de la oposición, según contaron testigos. También han sido detenidos periodistas de algunos medios argelinos, como del diario árabe 'El Khabar', agregaron los convocantes.

Policías en civil y uniformados fueron sacando de la protesta esposados a varios de los concentrados.

Algunas fuentes de la oposición hablan de unos 200 detenidos, mientras que el portavoz de la opositora Reagrupación Constitucional Democrática (RCD), Mohcen Belabes, dijo que los arrestados podrían llegar a un millar. Unos 1.000 manifestantes se encuentran acorralados por la policía, según testigos.

Se han producido varias refriegas entre agentes y manifestantes, según informa afp, que ha añadido poco después que los manifestantes rompieron el cordón policial.

Un país al límite

A diferencia de la del 22 de enero, las manifestaciones se producen además tras la revuelta iniciada en Egipto y la caída del presidente, Hosni Mubarak, que los argelinos siguieron al minuto pegados a las televisiones por satélite.

Desde que la revuelta tunecina consiguió echar del poder al presidente Ben Alí el pasado 14 de enero, son ya más de 25 los argelinos que han intentado quemarse a lo bonzo en todo el país en desesperada protesta por su precaria situación económica y social.

En ningún otro país del mundo árabe se han registrado tantos casos de este tipo como en Argelia, cuya lista de suicidas incluye a dos mujeres y a un adolescente, y suma ya al menos cuatro muertos y varios heridos graves con quemaduras de tercer grado.

Esta semana cientos de desempleados en la región de la Cabilia y en Anaba, en el extremo oriental del país, cortaron carreteras y se enfrentaron con las fuerzas policiales en demanda de puestos de trabajo.

El personal sanitario, integrado por unas 100.000 personas en todo el país, mantiene desde el miércoles una huelga indefinida con un seguimiento del 90%, según el sindicato convocante.

También los estudiantes de enseñanzas medias y de algunas importantes universidades y escuelas superiores han convocado paros y protestas esta semana.