La hija de Payá dice que Carromero confirmó que un vehículo les embistió

La hija de Payá dice que Carromero confirmó que un vehículo les embistió

Rosa María Payá, hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, ha asegurado hoy que la muerte de su padre "no fue un accidente" de tráfico y que Ángel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, le confirmó que "un vehículo les embistió por detrás".

Payá ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa que ofreció junto a su tío, Carlos Payá, y Regis Iglesias Ramírez, miembro del Movimiento Cristiano de Liberación, en la Fundación Hispano-Cubana de Madrid, institución de la que fue socio fundador Oswaldo Payá, quien hoy cumpliría 61 años, como recordó su hija.

Rosa María ha contado que tuvo la oportunidad de "hablar con Ángel Carromero personalmente" el pasado 16 de febrero, y que le confirmó "datos que ya sabía previamente sobre el supuesto accidente", y que "un vehículo les embistió por detrás".

Así lo ha asegurado este jueves la hija del antiguo líder del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), Rosa María Payá, que ha reclamado una investigación por el "probable asesinato" de su padre y de Cepero y que no descarta emprender acciones legales para esclarecer las circunstancias del siniestro, ocurrido el pasado mes de julio cerca de la localidad de Bayamo, en el sureste de Cuba.

El encuentro entre la hija del opositor fallecido y Carromero se produjo el pasado 16 de febrero, fecha de llegada a España de Rosa María Payá. En una entrevista a Europa Press, la joven ha reconocido que confía en que Carromero explique públicamente los detalles que ha transmitido a la familia, aunque entiende que se sienta "presionado".

Rosa María Payá se ha mostrado extrañada por el trato recibido por Carromero desde su vuelta a España --"el de un condenado"--, ya que no da ninguna validez al juicio celebrado en Cuba y en el que el dirigente de NNGG fue sentenciado a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente.

La hija del antiguo líder del MCL ha reclamado una investigación internacional sobre la muerte de su padre y de Cepero, para lo cual la familia ya se ha puesto en contacto con varias instituciones.

También estudian emprender acciones legales en España, país del que Payá tenía la nacionalidad. "No descartamos nada", ha apuntado su hija, que sin entrar en detalles ha sugerido como una opción sobre la mesa la presentación de una querella ante la Audiencia Nacional por el "posible asesinato de un ciudadano español".

CUBA PIDIÓ CAMBIAR LA POSICIÓN COMÚN Y ESPAÑA SE NEGÓ

El régimen cubano pidió a España que desplegara gestiones para modificar la Posición Común de UE hacia la isla --que La Habana considera una injerencia en sus asuntos internos-- como "contraprestación" por trasladar a nuestro país al dirigente de Nuevas Generaciones del PP Angel Carromero, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy no accedió. Así lo ha revelado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para explicar las gestiones llevadas a cabo para trasladar a Carromero a España después de que fuera condenado a cuatro años de prisión por el homicidio imprudente de los disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

El ministro ha asegurado que se negó a aceptar la petición de La Habana en relación con la modificación de la Posición Común, que condiciona la colaboración de la UE con la isla a que se produzcan avances en materia de Derechos Humanos y avances hacia una transición hacia la democracia. A pesar de eso, Cuba accedió a trasladar al español "sin contraprestación política ninguna".

El jefe de la diplomacia española ha querido recordar que no es la primera vez que el régimen castrista accede a trasladar a un preso español a su país de origen. Lo hizo con el periodista Sebastián Martínez Ferraté al poco de llegar el PP al Ejecutivo y con otro preso condenado por tráfico de drogas y que fue repatriado a nuestro país en diciembre pasado junto a Carromero.