El Papa Francisco inicia una visita a Irlanda marcada por los abusos del clero

Una familia camina delante de una pancarta con la imagen del papa Francisco situada fuera de una iglesia en Dublín
El papa Francisco viaja a Irlanda para el Encuentro Mundial de las Familias |EDE

El papa Francisco inició hoy un viaje de dos días a Irlanda para participar en el IX Encuentro Mundial de Familias en Dublín, donde también se reunirá con el primer ministro, el democristiano Leo Varadkar, para abordar, entre otros asuntos, los abusos cometidos por el clero en este país.

El avión de Alitalia que trajo al pontífice a Irlanda aterrizó a las 09.26 GMT en el aeropuerto de la capital, donde fue recibido por el viceprimer ministro, Simon Coveney, y un grupo de obispos irlandeses, encabezados por el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, y el primado de la Iglesia Católica en este país, Eamon Martin.

Desde allí, Francisco se trasladó en un coche Skoda a la residencia del presidente irlandés, Michael D. Higgins, para la ceremonia oficial de bienvenida.

La primera y única visita de un papa a Irlanda hasta hoy la realizó Juan Pablo II en 1979, si bien Francisco se encontrará un país diferente, en el que la Iglesia católica ha perdido influencia y apoyo por los miles de casos de abusos cometidos por religiosos contra menores y mujeres durante décadas.

Durante el evento de bienvenida en el palacio presidencial, situado en el Phoenix Park y conocido como "Áras an Uachtaráin", el papa plantará un roble como gesto de amistad, tal y como ya hizo la reina Victoria de Inglaterra en 1853 y Karol Wojtyla hace casi cuatro décadas.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, destacó hoy la contribución positiva de la Iglesia católica en el desarrollo del país desde su fundación hace casi un siglo, aunque recordó también que su lado "oscuro" dio pie al abuso de menores y mujeres por parte de algunos de sus miembros durante décadas.

El líder democristiano efectuó esas declaraciones en el Castillo de Dublín, tras dar la bienvenida al papa Francisco, al comienzo del viaje de dos días que efectúa a Irlanda para participar en el IX Encuentro Mundial de Familias.

Ese pasado "oscuro", dijo Varadkar, ha escrito una "historia de dolor y vergüenza", en la que la "caridad, compasión y perdón cristiano" has sido sustituido, "demasiado a menudo", por la "severidad y crueldad, sobre todo hacia las mujeres, menores y los marginados".

El primer ministro precisó que, al igual que la Iglesia, "el Estado y la sociedad en general fracasaron" a la hora de acabar con un sistema de abusos sistemático que sobrevivió durante años gracias a que la autoridades, en muchas ocasiones, protegieron a los responsables y ocultaron las denuncias. EFE

LOS ESCÁNDALOS HAN PROVOCADO UNA PROFUNDA HERIDA

Los diferentes escándalos protagonizados allí por la Iglesia, han provocado una profunda herida en los ciudadanos. Casos de niñas reducidas a esclavas, de adopciones ilegales o abusos sexuales.

Entre 1975 y 2004, decenas de curas abusaron de más de 14.000 menores. Una situación, que según las investigaciones, los líderes católicos sabían y ocultaron. También, años después, en 2014, se encontraron cerca de 800 esqueletos de niños de un antiguo convento. Eran hijos, de las madres solteras acogidas por las monjas.

Pero el irlandés no es el único escándalo que afecta a la iglesia católica. El último se destapó hace días en Pensilvania, donde más de 300 sacerdotes habrían abusado de 1.000 niños desde 1940. Unos hechos que el papa condenaba rápidamente con esta carta, donde expresa su vergÜenza y arrepentimiento.

Ahora, durante su visita a Irlanda, Francisco se reunirá con las víctimas. Algo que suele hacer, en lugares donde miembros de la institución han cometido estos crímenes. Su promesa es no escatimar esfuerzos para evitar que ocurran o se encubran más abusos sexuales