Papa Francisco: "Si la Iglesia no proclama a Jesús se convierte en una ONG"

El papa Francisco dijo hoy en su primera misa de pontificado que si la Iglesia no proclama a Jesús "nos convertiremos en una ONG piadosa, pero no en la esposa del Señor".

En la homilía, el papa destacó también que cuando los fieles caminan sin la Cruz, edifican sin la Cruz y profesan sin la Cruz, "no somos discípulos del Señor".

"Nosotros podemos caminar todo lo que queramos, podemos edificar muchas cosas, pero si no proclamamos a Jesucristo, la cosa no va. Nos convertiremos en un ONG piadosa, pero no en la Iglesia, la esposa del Señor. Cuando no se camina, se detiene todo", afirmó el papa, que habló sin seguir un discurso escrito.

El Obispo de Roma dijo también que hay que edificar sobre la piedra, como Pedro la Iglesia, ya que si no es así, ocurre como las casas que construyen los niños con la arena de la playa, que se las lleva el agua, "todo se destruye porque no tiene consistencia".

Sobre la obligación de proclamar a Jesús, el nuevo papa aseguró que "quien no reza al Señor, reza al diablo, ya que cuando no se proclama a Cristo, se proclama la mundanidad del diablo, del demonio".

A la misa asisten los 114 cardenales que ayer le eligieron pontífice y numerosos purpurado octogenarios.

La misa se desarrolla en latín, con algunas lecturas en italiano y el papa Francisco oficia vestido de blanco, con la mitra y el báculo.

Los cardenales también visten de blanco, con la excepción del bonete rojo.

La misa solemne de inicio de pontificado la oficiará el próximo martes, 19 de marzo, a las 09.30 local (08.30 gmt), festividad de san José, el patrón de la Iglesia, en la plaza de San Pedro del Vaticano.

A esta misa asistirán numerosos jefes de estado y primeros ministros, así como decenas de miles de fieles.

REZO EN LA BASÍLICA SANTA MARÍA LA MAYOR

El papa Francisco acudió hoy a primera hora de la mañana a rezar a la Basílica de Santa María la Mayor de Roma, en un acto íntimo celebrado al día siguiente de ser elegido, en el cónclave de cardenales, sucesor de Benedicto XVI al frente de la Iglesia Católica.

El argentino Jorge Mario Bergoglio se dirigió a esta Basílica de Roma, Diócesis de la que es titular como nuevo papa, para realizar un rezo en privado ante el altar de la Virgen, según informan los medios de comunicación italianos.En este breve acto privado, Francisco estuvo acompañado por el prefecto de la Casa Pontificia, George Gaenswein, y por el viceprefecto de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza.

El pontífice entró en la céntrica Basílica romana, muy vinculada con España, por una entrada lateral y llegó al templo a bordo de uno de los dos coches oficiales que componían el cortejo papal, precedido por una escolta de motoristas del cuerpo de Policía italiano.

En el exterior, un grupo de fieles curiosos se mezclaba con fotógrafos y periodistas que aguardaban la llegada del papa, algo que se produjo finalmente instantes después de las 08.00 horas (07.00 GMT). Este jueves el nuevo papa oficiará además su primera misa como pontífice en la Capilla Sixtina, con todos los cardenales, a las 17.00 horas (16.00 GMT).

En su agenda Francisco tiene prevista además la misa de inicio de Pontificado el próximo 19 de marzo, festividad de san José, patrón de la Iglesia y ya este domingo dirigirá el primer Ángelus de su Papado. El viernes 15 de marzo, a las 11.00 horas (10.00 GMT) saludará a todos los cardenales, tanto los electores como los octogenarios, en la monumental Sala Clementina del Palacio Apostólico.

Y un día más tarde, el sábado, a la misma hora, saludará a la prensa que ha seguido el cónclave, más de seis mil personas entre periodistas, cámara de televisión y fotógrafos.

PAGÓ LA CUENTA DE LA RESIDENCIA DONDE SE ALOJÓ ANTES DEL CÓNCLAVE

El papa Francisco acudió a la residencia donde se alojó en los días previos al cónclave, recogió su maleta con las cosas que trajo a Roma y pagó la cuenta, "para dar ejemplo", contó hoy el portavoz, Federico Lombardi. El papa pagó la residencia esta mañana, cuando regresaba de la basílica de Santa María la Mayor, donde rezó ante una imagen de la Virgen.

Ayer martes, tras ser elegido, el papa Francisco pasó su primera noche como pontífice en la residencia de Santa Marta, a la espera de que el apartamento pontificio esté restaurado, al que traerá, como es lógico, sus libros y otros enseres personales.

Francisco se alojó en la suite 201 de "Santa Marta", lugar en el que se han alojado los 115 cardenales durante el cónclave. Se trata de un apartamento compuesto por el dormitorio, un salón y un estudio, preparado para facilitar los primeros días al nuevo papa.De momento se desconoce el tiempo que permanecerá alojado en "Santa Marta". El apartamento papal, como establece la normativa vaticana, fue precintado tras la renuncia de Benedicto XVI, hasta tanto hubiera nuevo papa.

En las próximas horas estará de nuevo a disposición del papa Bergoglio, pero antes habrá que realizar algunas labores de acondicionamiento.

Al igual que los pontífices anteriores, Francisco traerá desde su casa de Buenos Aires los enseres que considere necesarios, así como los libros que estime y otras cosas del que era su domicilio hasta ahora. Bergoglio no volverá personalmente a recoger sus enseres. Cuando vuelva a Argentina lo hará como jefe de la Iglesia Católica.