Obama: "no queremos ver más civiles muertos" en Gaza

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró hoy que ha enviado al secretario de Estado, John Kerry, a El Cairo, para intentar conseguir un alto el fuego inmediato que ponga fin a la violencia en Gaza, porque "no queremos ver más civiles muertos".

"El trabajo no será fácil, hay enormes pasiones involucradas y dificultades estratégicas", reconoció Obama, pero aseguró que Kerry hará "todo lo que esté en su mano" para ayudar a negociar un alto el fuego entre Israel y Hamás en la franja de Gaza.

Aunque reconoció el "derecho de Israel a defenderse de los ataques de misiles" de Hamás, el mandatario estadounidense expresó "sus graves preocupaciones acerca del creciente número de civiles palestinos muertos" desde el inicio de las hostilidades.

Por ello, Obama indicó que Kerry se reunirá en El Cairo "con socios y aliados para impulsar un cese de las hostilidades inmediato basado en el regreso al acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamás en Gaza en 2012".

"Nuestro foco y el de la comunidad internacional debe ser lograr un alto el fuego que ponga fin a la violencia", subrayó desde la Casa Blanca.

Desde que el actual conflicto estallara el pasado 8 de julio, más de 540 palestinos han muerto, en su mayoría civiles, y más de 3.000 han resultado heridos en bombardeos del Ejército israelí contra Gaza.

Además, 18 soldados israelíes han muerto en acciones de combate y un civil y un beduino perecieron alcanzados por uno de los más de mil cohetes lanzados por las milicias palestinas.

LLAMAMIENTO AL ALTO EL FUEGO DE LA ONU

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU hizo un llamamiento para "el inmediato cese de hostilidades" en Gaza y expresó su "seria preocupación" por la escalada de la violencia en la Franja.Así lo indicó el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el ruandés Eugene Gasana, en una declaración que leyó a los periodistas después de una reunión de unas dos horas para analizar la situación en esa región de Oriente Medio.

Gasada dijo que la declaración que leyó ante los periodistas había sido convenida por los representantes del Consejo de Seguridad después de las consultas realizadas en una reunión a puerta cerrada en la sede de la ONU."Los miembros del Consejo de Seguridad expresan su seria preocupación por la escalada de la violencia relacionada con Gaza", dice la declaración que leyó Gasada.

Además, ese órgano de la ONU hace un llamamiento para "el respeto de las leyes humanitarias internacionales, incluyendo la protección de los civiles", a la vez que insiste en la necesidad de alcanzar treguas entre las dos partes por razones humanitarias.

También expresan su "seria preocupación" por el creciente número de víctimas y dice que la petición para un alto el fuego debe basarse en los convenios firmados en noviembre de 2012 que permitieron el cese de hostilidades en Gaza.

En ese sentido, el Consejo de Seguridad, según la declaración que leyó Gasana, agradece los esfuerzos de Egipto para que el movimiento palestino Hamás e Israel alcancen un alto el fuego, labor en la que está siendo apoyado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

BAN PIDE EL CESE INMEDIATO DE LA VIOLENCIA EN GAZA

En este sentido, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aseguró hoy en El Cairo que los combates entre Israel y el movimiento palestino Hamás "deben cesar ahora" y calificó lo sucedido estos días en Gaza de "inaceptable".

"Los palestinos merecen libertad, un futuro, paz y justicia", subrayó Ban en una rueda de prensa conjunta con el ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, con quien se reunió en el marco de los esfuerzos por lograr un alto el fuego en Gaza.

VICTIMAS CIVILES EN LOS BOMBARDEOS

Los últimos ataques del Ejército israelí desde el aire y por disparos de artillería causaron en las últimas horas once muertos, entre ellos cuatro menores, dijeron fuentes sanitarias y testigos de la franja de Gaza.

El ataque más reciente de la aviación israelí tuvo como objetivo un edificio en el barrio Rimal del centro de la ciudad de Gaza, donde fallecieron ocho personas, entre ellas los cuatro niños.

De acuerdo al portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, Ashraf al Qedra, en otro bombardeo contra una casa del barrio Shahaíya, al este de la capital de la franja, fallecieron tres civiles, que al igual que los muertos en el otro ataque, fueron trasladados al hospital Shifa de Gaza.

Estos dos últimos ataques se produjeron después de otro en el que cuatro personas murieron y otras cincuenta resultaron heridas por fuego de artillería contra el hospital Al Aqsa de la localidad de Deir Al Balah, en el centro de la franja.

Horas antes, cinco personas, tres niños y dos mujeres de la misma familia, perecieron en otro bombardeo de cazas israelíes sobre su vivienda, en la parte noroeste de la ciudad de Gaza.

Con las últimas muertes, el Ministerio de Sanidad en Gaza cifró en 540 los palestinos fallecidos y más de 3.200 los heridos en la operación israelí en curso (conocida como "Margen protector") y que se inició el pasado 8 de julio.

Hamás y su brazo armado, las "Brigadas Azedín al Kasam", difundieron a través de mensajes de texto que los combates terrestres proseguían al norte, este y región central de la franja, así como el lanzamiento de cohetes al sur y centro de Israel.

El movimiento islamista anunció que diez de sus milicianos habían sido abatidos a tiros en una de las batallas libradas en la ciudad de Beit Hanun, al norte de la franja "después de fuertes ataques y pérdidas causadas al enemigo".

Por su parte, el Ejército israelí señaló en un comunicado distribuido esta tarde que ha descubierto 44 accesos a un total de 16 túneles subterráneos, entre ellos algunas bocas que salían a residencias y mezquitas en Gaza.

Asimismo, dice haber alcanzado a 170 "terroristas" y 2.800 blancos terroristas en toda la franja, en un esfuerzo combinado de las fuerza aéreas, navales y terrestres.

Durante las dos semanas de ofensiva han muerto un total de 20 israelíes, dos de ellos civiles por el disparo de cohetes, y el resto militares que perdieron la vida en combate desde que el jueves pasado dio comienzo la incursión terrestre de Gaza, un de ellos por fuego amigo.

HAMÁS AFIRMA QUE MANTENDRÁ SU "RESISTENCIA" A LA OFENSIVA MILITAR ISRAELÍ

El movimiento islamista Hamás aseguró que "no cederá a las presiones internacionales" para alcanzar un alto el fuego en Gaza y que continuará la "resistencia armada" hasta que sus demandas y "las aspiraciones de nuestro pueblo" sean satisfechas.

En diferentes comunicados difundidos hoy, varios líderes de Hamás reiteraron su intención de seguir adelante con la lucha armada en el marco de la actual ofensiva militar que Israel inició el pasado 8 de julio, y que la comunidad internacional trata de frenar.

Sami Abu Zuhri, portavoz del grupo en la Franja, aseguró en un comunicado que los actuales "esfuerzos internacionales para alcanzar un alto al fuego están dirigidos a sacar de Israel de la difícil situación en la que se encuentra".

"La resistencia armada no cederá a las presiones y dictará sus propias condiciones a través de su superioridad en el terreno", sostuvo Abu Zuhri al considerar que las negociaciones para ese cese de las hostilidades no contemplan sus demandas.