Obama alerta de daños a la economía y el empleo si los recortes de gasto entran en vigor

obama470dehoy
obama470dehoy |Archivo

El presidente de EE.UU., Barack Obama, alertó hoy al Congreso de que la entrada en vigor de los recortes automáticos de gastos a partir del 1 de marzo dañarán la economía y la creación de empleos, y urgió de nuevo a actuar para evitarlos.

Con el Congreso esta semana en receso por vacaciones de inverno, los legisladores estadounidenses volverán al trabajo el 25 de febrero con solo cuatro días por delante para intentar cerrar un acuerdo que evite los recortes.

"Nuestra máxima prioridad debe ser hacer todo lo posible para que la economía crezca y crear buenos empleos para la clase media", dijo Obama en una comparecencia en la Casa Blanca, y añadió que, si esos recortes entran en vigor, ocurrirá "exactamente lo contrario".

El presidente estuvo acompañado de trabajadores de los servicios de emergencias del Gobierno federal, a quienes puso de ejemplo junto a otros como profesores, agentes del FBI y controladores del tráfico aéreo que podrían perder sus empleos debido a la reducción de los gastos.

"Esos recortes no son inteligentes, no son justos, y dañarán a nuestra economía", insistio Obama.

Por una decisión del Congreso adoptada en 2011, sin un acuerdo sobre la reducción del abultado déficit público entrarán en vigor el 1 de marzo recortes automáticos del gasto por valor de más de 85.000 millones de dólares (63.700 millones de euros), la mayoría en el presupuesto destinado a Defensa.

El propósito de Obama es que el Congreso apruebe un plan de corto plazo que combine reducciones de gasto y aumento de ingresos fiscales para evitar esos recortes, que en principio estaban previstos para primeros de año y quedaron aplazados a marzo.

"La puerta está abierta. Yo he puesto duros recortes y reformas sobre la mesa y estoy dispuesto a trabajar con todo el mundo" para llegar a un acuerdo, afirmó hoy el presidente estadounidense.

También recordó que está dispuesto a recortar gastos en programas sociales, como piden los republicanos, pero afirmó que es igualmente necesaria una reforma para cerrar muchas "lagunas" fiscales y aumentar las cargas impositivas a los ciudadanos más ricos.

"Desafortunadamente, los republicanos no piden nada a los estadounidenses más ricos ni a las corporaciones más grandes", lamentó Obama en referencia a la oposición de los conservadores a que esos sectores paguen más impuestos.

Los demócratas en el Senado presentaron un plan la semana pasada para evitar esos recortes que se enfrenta a una fuerte oposición de los republicanos.

Antes de la intervención de Obama, el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano John Boehner, pidió al gobernante que ofrezca "recortes responsables" y le acusó de querer "gastar más".