Los países de la OTAN intensifican los preparativos para la intervención militar en Libia

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha asegurado hoy que hay "una necesidad urgente" de que la comunidad internacional intervenga en Libia y ha confirmado que la Alianza está "completando su planificación" con el fin de estar preparada para apoyar una acción militar.

Para Rasmussen, la resolución aprobada anoche por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas envía un mensaje "alto y claro de toda la comunidad internacional al régimen de (Muamar el) Gadafi: detenga su brutal y sistemática violencia contra el pueblo de Libia inmediatamente".

En un breve comunicado tras reunirse con los embajadores de los 28 países de la OTAN en Bruselas, el secretario general ha considerado que a día de hoy "hay una necesidad urgente, un firme apoyo de la región y un claro mandato de la ONU" para actuar en Libia.

Se cumplen así las tres condiciones que la Alianza había fijado para plantearse una posible intervención militar en el país africano.

"La OTAN está completando su planificación con el fin de estar lista para llevar a cabo una acción apropiada dentro de un amplio esfuerzo internacional en apoyo de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", ha señalado el político danés.

Pese a la urgencia evocada por Rasmussen, los países de la OTAN no discutieron hoy si intervendrán o no en Libia.

Según fuentes de la organización, los aliados se limitaron a acelerar sus preparativos para una acción, que se centran en apoyar la asistencia humanitaria a la población, garantizar la aplicación del embargo de armas que pesa sobre Libia y contribuir al establecimiento de una zona de exclusión aérea.

La OTAN -con miembros como Alemania y Turquía reacios a usar la fuerza en Libia- no se plantea por el momento participar en los ataques aéreos anunciados para las próximas "horas" por Francia.

A priori, estos serían conducidos por fuerzas francesas, británicas y estadounidenses con el apoyo de las de algunos países árabes.

La tensión, no obstante, va en aumento y la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol) ha informado de que Libia ha cerrado ya su espacio aéreo y que "no acepta tráfico aéreo hasta nueva orden".

FRANCIA Y REINO UNIDO

El primer ministro británico, David Cameron, afirmó hoy en la Cámara de los Comunes que los preparativos para desplegar en el Mediterráneo los aviones que participarán en la zona de exclusión aérea en Libia ya han comenzado. Cameron explicó que los aviones de la RAF (la Fuerza Aérea Real del Reino Unido) que participarán en la operación serán cazabombarderos Tornado y Typhoon.

Francia confirmó también que participará en una operación militar contra el régimen libio de Muamar al Gadafi, y que será en "unas horas", avanzó el portavoz del Gobierno francés, François Baroin. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunió hoy con el primer ministro, François Fillon, y con el ministro de Defensa, Gérard Longuet. En el encuentro también estuvo presente el jefe del Estado Mayor del Ejército, Eduard Guillaud.

ESPAÑA Y OTROS PAÍSES

Otros países de la OTAN han manifestado ya su intención de participar en el operativo. España pondrá a disposición de la OTAN las bases militares de Rota y Morón, así como medios navales y aéreos.

El Gobierno belga se reúne hoy para discutir los detalles de su participación, aunque, según adelantó la prensa, podría aportar un buque antiminas y seis aviones F-16, lo que supondría el despliegue de más de 200 personas. Dinamarca planea enviar cuatro cazas F-16 y 90 soldados para hacer efectiva la zona de exclusión, informó el primer ministro, el liberal Lars Loekke Rasmussen.

Italia, por su parte, está dispuesta a ceder tres de sus bases militares en el sur del país, aunque excluye, por el momento, que aviones italianos puedan participar para garantizar la zona de exclusión aérea, dadas la situación de Italia como antigua metrópoli de Libia, país con el que firmó en 2008 un Tratado de Amistad.

Noruega tambien se muestra partidaria de formar parte de una fuerza internacional de intervención militar en Libia contra el régimen de Muamar al Gadafi, declaró hoy la ministra de Defensa, Grete Faremo. "Estamos preparados para contribuir a la operación, pero es demasiado pronto para decir con precisión de qué manera", aseguró Faremo a la edición digital del diario "VG".

Otros países son más escépticos, especialmente Rusia, uno de los países del Consejo de Seguridad que se abstuvo en la votación. "Eso está descartado", aseguró hoy el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Nikolái Makárov, a la agencia Interfax, al referirse a una eventual participación rusa en el operativo militar contra Libia.

Alemania, país que es miembro "no permanente" del Consejo, también se abstuvo. El Gobierno alemán no participará eb el operativo militar contra Libia, pero está dispuesta a reemplazar con sus soldados a los de otros países que salgan de Afganistán para ir al norte de África, informaron hoy círculos gubernamentales.

Alemania va a proponer a sus socios en la OTAN que técnicos militares de las Fuerzas Armadas alemanas (Bundeswehr) sustituyan a especialistas de otros ejércitos como personal experto de las aeronaves "Awacs" de seguimiento y espionaje aéreo.

La decisión se tomó hoy en una reunión extraordinaria convocada por la canciller Angela Merkel y a la que asistió también el recién nombrado ministro de Defensa, Thomas de Maizière.

No obstante, esta medida precisa ser ratificada por el parlamento alemán (Bundestag) para poder ser implementada.

PAÍSES ÁRABES

De los países árabes, el único que ha mostrado hasta ahora su respaldo a la resolución de la ONU ha sido Catar. Según una nota de la agencia oficial catarí, que cita a fuentes no identificadas del Ministerio del Interior, "Catar, de acuerdo con esa resolución, ha decidido tomar parte en los esfuerzos internacionales que buscan parar el derramamiento de sangre y proteger a los civiles de Libia", dice la información. La nota, sin embargo, no precisa si esa decisión implica una participación de sus Fuerzas Armadas.