La OTAN bombardea el palacio de Gadafi y éste causa 42 muertos en Misrata

Los aviones de la OTAN bombardearon esta madrugada el complejo residencial de Muamar al Gadafi en Trípoli, en un ataque calificado por la prensa oficial del régimen como un atentado contra el líder libio. Las fuerzas aliadas destruyeron casi por completo uno de los edificios del complejo de Bab al Aziziya, en las inmediaciones de Trípoli, informó hoy la cadena de televisión catarí Al Yazira.

Los bomberos trabajan todavía para extinguir las llamas en una parte del edificio horas después del ataque, según los periodistas extranjeros que fueron llevados a las instalaciones dañadas.

Según la prensa oficial, 45 personas resultaron heridas por los bombardeos, 15 de ellos de gravedad, y algunas personas permanecen desaparecidas, indica Al Yazira, que matiza que esta información no ha podido ser confirmada oficialmente.

El complejo residencial de Gadafi ya había sido bombardeado con anterioridad el pasado 21 de marzo. Un objetivo cercano, que el Gobierno ha calificado de garaje, pero que podría ser un búnker, fue bombardeado hace dos días, según la misma fuente.

EEUU, el Reino Unido y Francia han afirmado que seguirán con la campaña de ataques aéreos sobre Libia hasta que Gadafi deje el poder.

42 MUERTOS EN MISRATA

Las fuerzas de Muamar al Gadafi bombardean desde primeras horas de este lunes, con misiles de artillería pesada, la ciudad de Misrata, la tercera mayor de Libia, asediada desde hace dos meses, informó la emisora catarí Al Yazira. Un residente en esa localidad indicó a la cadena televisiva por teléfono que al menos 42 personas habían muerto y otras 150 habían resultado heridas en los dos últimos días de intensos ataques.

Esta cifra podría aumentar sensiblemente en las próximas horas, ya que se trata de bombardeos "violentos, intensos y anárquicos", esencialmente contra zonas residenciales, según la fuente.

LOS GADAFISTAS EXPULSADOS

Las fuerzas gadafistas ya no se encuentran en la ciudad, pues "fueron expulsadas por los rebeldes tras los combates de los últimos días", y se han acantonado a unos 25 kilómetros, desde donde lanzan sus ataques con misiles Grad y obuses de carros de combate. El Gobierno libio anunció, el pasado fin de semana, la retirada de sus tropas regulares de Misrata, pero después se retractó y aseguró que se trataba sólo de una suspensión de sus operaciones militares para que las tribus buscaran una solución pacífica con los rebeldes.

El portavoz gubernamental, Musa Ibrahim, llegó a decir que durante su repliegue de Misrata las fuerzas de Gadafi habían sido atacadas por los rebeldes. Según éstos, la retirada de los gadafistas fue sólo una maniobra para ganar tiempo y reagrupar sus fuerzas, que han vuelto a mostrar hoy, con un nuevo bombardeo sobre Misrata, sus verdaderas intenciones.