La OTAN advierte a Gadafi con una intervención internacional si sigue atacando

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, advirtió hoy al régimen libio de Muamar el Gadafi de que habrá una reacción internacional si continúa atacando de forma sistemática a la población civil.

"Si Gadafi y sus fuerzas militares siguen atacando sistemáticamente a la población, no puedo imaginar que la comunidad internacional se quede mirando", dijo Rasmussen al referirse a una posible intervención en el país norteafricano, donde a su juicio se pueden estar cometiendo "crímenes contra la Humanidad".

Al mismo tiempo, dejó claro que la Alianza no tiene por ahora prevista ninguna operación militar, y subrayó que sólo intervendrá si se le solicita y cuenta con un mandato apropiado de las Naciones Unidas.

"La OTAN no tiene intención de intervenir, pero como organización de seguridad nuestra obligación es hacer una planificación prudente para cualquier eventualidad", explicó Rasmussen en una conferencia de prensa.

Los responsables militares de la Alianza están elaborando planes sobre posibles escenarios, y la pasada semana recibieron el encargo de continuar esa preparación de manera más formal.

"Tenemos que estar listos para actuar rápidamente", pero hasta ahora "no hemos recibido ninguna indicación de que nuestra ayuda sea necesaria", recalcó.

Dentro de esos preparativos se incluye la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia, que algunos países tratan de impulsar para impedir los bombardeos de las fuerzas aéreas de Gadafi.

Rasmussen indicó en una rueda de prensa que esa acción requiere de un "amplio abanico de recursos militares" y recordó que la resolución sobre Libia aprobada por el momento por el Consejo de Seguridad de la ONU no prevé el uso de la fuerza.

Sin querer adelantar posibles acontecimientos, el secretario general de la OTAN dejó claro que la comunidad internacional no permanecerá impasible si los ataques del régimen de Gadafi contra la población continúan.

El secretario general recalcó que por ahora hay que hacer todo lo posible para cumplir la resolución de la ONU, que incluye un embargo de armas a Libia, pero señaló que "por ahora" la OTAN no ha recibido ninguna petición para impedir la llegada de armamento o mercenarios extranjeros por vía marítima a ese país.

Los ministros de Defensa de la OTAN analizarán el jueves y el viernes la situación en Libia y la actuación del régimen de Gadafi, que el secretario general calificó hoy de "atroz", así como los acontecimientos en otros países de la región.

OBAMA: RESPONDERAN DE SUS ACTOS

Por su parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, advirtió a los seguidores del líder libio Muamar el Gadafi de que responderán por sus actos y el uso de la violencia contra los rebeldes, y reconoció que la opción militar está aún bajo estudio.

"Quiero enviar un mensaje muy claro a aquellos que rodean al coronel Gadafi de que es decisión suya determinar cómo operan en adelante, y tendrán que responder por cualquier violencia que siga habiendo allí", señaló Obama en el Despacho Oval, donde se reunió con la primera ministra de Australia, Julia Gillard.

El presidente de EEUU afirmó que ambos mandatarios comparten la "muy firme convicción" de que la violencia que está siendo perpetrada por el Gobierno del coronel "es inaceptable".

Obama recalcó que en este mismo momento la OTAN está efectuando consultas en Bruselas en torno a un amplio rango de posibles medidas, lo que incluye "potenciales opciones militares" para responder a la violencia en Libia.

LA LIGA ARABE FAVORABLE A UNA ZONA DE EXCLUSION AEREA

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, confirmó a Francia su apoyo a la creación de una zona de exclusión aérea en Libia, afirmó hoy un portavoz del Ministerio galo de Asuntos Exteriores.

Moussa se entrevistó el domingo con el ministro galo de Exteriores, Alain Juppé, durante una visita de éste a Egipto.

"El señor Moussa ha confirmado el apoyo de la Liga Árabe a una zona de exclusión aérea", indicó el portavoz diplomático a la prensa.

El portavoz agregó que existen "trabajos de anticipación" y que están estudiando "todas las opciones para afrontar la evolución de la situación sobre el terreno", sin especificar cuáles.

"Deseamos poner todo en marcha para contribuir a la salida de la crisis en Libia. Llevamos estos trabajos en estrecha coordinación con todos nuestros socios, los países implicados y el conjunto de las instancias internacionales y regionales", aseguró.

El portavoz reveló también que Juppé se entrevistó el pasado sábado con Abdel Fattah-Younis, miembro del Consejo Nacional libio.

Francia, junto con el Reino Unido, ha mostrado públicamente su respaldo a los rebeldes libios y es favorable a la creación de una zona de exclusión aérea, aunque considera que esa medida sería "contraproducente" si no cuenta con el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Liga Árabe.

Hasta ahora, Moussa había declarado que estaban estudiando la creación de esa zona de exclusión pero no había mostrado su respaldo explícito a la misma.

GADAFI INTENSIFICA SUS CONTRAATAQUES EN EL ESTE DEL PAÍS

El número de muertos en los combates entre leales al coronel Muamar el Gadafi y rebeldes en Ben Yauad y Ras Lanuf, al este de Trípoli, en las últimas horas asciende a 7 y el de heridos a 55, según fuentes oficiales en el hospital de Ajdabiya, a más de 200 kilómetros al oeste de Bengasi.

En este centro, el principal de la zona, se reciben las bajas del bando revolucionario y los civiles que acuden a buscar asistencia sanitaria en la zona rebelde.

Según la información recabada por EFE en este centro los heridos tienen edades que oscilan entre los 17 y los 45 años y cuatro de los fallecidos eran de Bengasi, dos de Mars y el séptimo de la propia Ajdabiya.

Hasta el mediodía las ambulancias rebeldes no habían tenido que trasladar a ningún herido más desde Ras Lanuf hasta Ajdabiya, según informaron a EFE los responsables de los traslados médicos.

El centro hospitalario de Ajdabiya se reciben aquellos caídos en combate que, en algunos casos, han sido previamente estabilizados en los dos ambulatorios de Briga, y los casos más graves son enviados a Bengasi.

En el trayecto entre Ras Lanuf y Ajdabiya, EFE pudo comprobar el flujo constante de todoterrenos cargados con milicianos que acuden desordenadamente a la defensa de Ras Lanuf, el puerto y terminal petrolera a la que tuvieron que replegarse ante la contraofensiva de las tropas de Gadafi.

Un miliciano que participó este fin de semana en los combates, Riad al Habuni dijo a EFE que había sido "una carnicería".

Las brigadas gadafistas lanzaron una ofensiva área y con intenso fuego de artillería contuvieron la ofensiva rebelde sobre Sirte, la ciudad natal de Gadafi y su fallido objetivo.

El viaje en sentido contrario lo hacían en sus vehículos familias procedentes de las zonas más castigadas por los últimos combates y que mostraban su temor tras los enfrentamientos.

Los choques en Ben Yauad han sido el escenario elegido por el régimen de Gadafi para detener la ofensiva revolucionaria que amenazaba su feudo natal y el último obstáculo hacia Trípoli.

La ciudad que se encuentra entre Sirte y Trípoli, Misrata permanece aislada aunque en poder rebelde y el intento ayer de los gadafistas de retomar la ciudad con una incursión de vehículos blindados y carros de combate fue rechazada por los revolucionarios, aunque 18 personas murieron y 6 resultaron heridas

En la sitiada ciudad de Al Zauiya, a 92 kilómetros al suroeste de Trípoli, que fue atacada hoy de nuevo con artillería, el recuento de víctimas ofrecido hoy por un activista rebelde a Al Yazira es de tres revolucionarios y 26 miembros de las brigadas de Gadafi muertos el domingo.

GADAFI SUBRAYA QUE LUCHA CONTRA EL EXTREMISMO

Por su parte, el líder libio, Muamar al Gadafi, subrayó que la imagen de la rebelión contra su régimen se ha falsificado en el exterior y que en realidad está combatiendo a terroristas, al tiempo que insistió en su papel de garante de la paz internacional y en las amenazas para Occidente si la situación degenera.

"Libia tiene un papel para la estabilidad" internacional, subrayó en una entrevista emitida hoy por el canal de televisión "France 24" Gadafi, que advirtió de que "se espera que Libia impida que millones de negros atraviesen el Mediterráneo para ir a Europa, a Italia o a Francia".

Aseguró que "Libia tiene buenas relaciones con Estados Unidos, con la Unión Europea" y consideró que en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre su represión de las protestas "no se ha tenido en cuenta Al Qaeda", que contaba en Libia con "células durmientes" que han actuado contra la policía, el ejército y la población. Recordó igualmente que en su país están instaladas grandes empresas occidentales, y citó entre otros los casos de las italianas y las españolas, que "han olvidado sus intereses".