La ONU acusa a los rebeldes y a las fuerzas sirias de no proteger a los civiles