La ONU condena a Libia y abre una investigación internacional sobre la represión

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha condenado este viernes la violencia empleada por las fuerzas libias para reprimir las manifestaciones antigubernamentales y ha lanzado una investigación internacional para aclarar la atrocidades cometidas y que podrían constituir crímenes contra la Humanidad.

Los 45 miembros del Consejo de Derechos Humanos han adoptado por consenso una resolución presentada por varias delegaciones de distintas regiones.

"MILES" DE PERSONAS PUEDEN HABER SIDO ASESINADAS

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reveló este viernes que ha recibido informaciones que apuntan a que "miles (de personas) pueden haber sido asesinados o heridos" durante la represión del levantamiento popular en Libia.

La violencia con la que el Gobierno está respondiendo a la rebelión civil va en aumento, dijo la alta funcionaria, que mencionó información sobre "matanzas, detenciones arbitrarias y torturas" de los manifestantes.

Pillay inauguró con esta denuncia una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que se reúne de urgencia en Ginebra para evaluar las medidas que puede tomar ante las violaciones de los derechos humanos en Libia.

CONSENSO EN LA UE SOBRE UN EMBARGO DE ARMAS Y CONGELACION DE BIENES

Asimismo, los países de la Unión Europea se han puesto de acuerdo para imponer un embargo de armas a Libia, así como congelar los bienes y prohibir los visados de entrada a Muamar el Gadafi y miembros de su círculo más próximo, según indicaron hoy distintas fuentes diplomáticas.

Las medidas, que incluirán también un embargo sobre el material que puede ser usado en tareas antidisturbios, serán aprobadas formalmente "en los próximos días", muy posiblemente en la reunión de ministros de Energía del lunes 28 de febrero, añadieron.

Varias fuentes comunitarias explicaron que expertos de los Veintisiete están trabajando "a toda velocidad" en los detalles de esas medidas, como por ejemplo en la lista de personas a las que se aplicarán las sanciones.

Las fuentes indicaron que algunos países comunitarios apuestan más firmemente por aprobar sanciones estrictas, mientras que unos pocos de los Veintisiete mantienen aún algún tipo de reservas, aunque el consenso en las medidas generales ya está alcanzado.

La UE también se está preparando para aplicar una zona de prohibición de vuelos sobre Libia, a la espera de una posible decisión al respecto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con el fin de evitar los ataques de la aviación militar de Gadafi contra la población.

Grupos de técnicos comunitarios continúan los trabajos en consultas con EEUU y pendientes de la reunión hoy del Consejo de Seguridad de la ONU, añadieron las fuentes.

LA OTAN ESTUDIARÁ AYUDAR EN LA EVACUACIÓN Y ASISTENCIA HUMANITARIA

En una reunión a las afueras de Budapest, los ministros de Defensa de la Unión analizaron hoy con el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, su posible cooperación en las acciones comunitarias en Libia.

Rasmussen, muy cauto, insistió en que es pronto para hablar de "detalles" y recordó que medidas como la zona de exclusión aérea requieren de "legitimidad internacional, en particular, de un mensaje claro de las Naciones Unidas".

Al mismo tiempo, dejó claro que la Alianza está dispuesta a ayudar y a hacer uso de sus capacidades si es necesario.

"La OTAN tiene a su disposición algunos activos que pueden ser útiles en el esfuerzo de coordinación", recordó el secretario general, quien subrayó que a día de hoy la prioridad es la evacuación de los ciudadanos de los países aliados y, quizás, el envío de ayuda humanitaria para la población libia.

Rasmussen convocó hoy en Bruselas una reunión de emergencia del Consejo Atlántico para analizar la situación en el país norteafricano.

En ella, España va a pedir el despliegue de aviones de vigilancia AWACS de alerta temprana y la concentración de buques para intensificar la vigilancia frente a la costa libia, según anunció en Madrid la ministra de Defensa, Carme Chacón, que canceló su viaje a Hungría por el accidente registrado ayer en la Academia de Hoyo de Manzanares (Madrid), en el que murieron cinco militares.

Mientras tanto, el principal esfuerzo de la UE sigue centrándose en facilitar la salida de sus ciudadanos de Libia, que según Ashton superan aún los dos millares.

Una vez evacuados todos los europeos y eliminado el riesgo de represalias en su contra, la adopción de sanciones puede ser inmediata por parte de la UE, según una fuente diplomática.

La decisión no necesitaría de la convocatoria de ningún encuentro ministerial, pues en estos momentos los Veintisiete quieren primar la inmediatez y la eficacia de sus acciones para presionar a Gadafi, añadió.

Fuera de la situación en Libia, que centró casi toda la atención de la reunión ministerial, los estados miembros analizaron hoy fórmulas de cooperación militar para tratar de evitar que los recortes presupuestarios nacionales afecten las capacidades europeas.

"Tenemos que asegurar que seguimos invirtiendo en las capacidades más importantes, para garantizar que la crisis económica no se convierta en una crisis de seguridad", advirtió Rasmussen.

Ashton aseguró haber constatado un "fuerte deseo" de los estados miembros para avanzar por esa línea, en especial, en ámbitos como la investigación y el desarrollo.