Noruega homenajea a las víctimas

Una joven deposita flores en el muro conmemorativo a las víctimas de los atentados en Noruega
Una joven deposita flores en el muro conmemorativo a las víctimas de los atentados en Noruega |Telemadrid

El centro de Oslo se cubrió hoy de nuevo de flores, una semana después del doble atentado de Anders Behring Breivik, con la catedral como epicentro de un dolor compartido, pero plasmado asimismo en ofrendas florales espontáneas en centenares de puntos de la ciudad.

Desde las vallas de protección junto al complejo gubernamental donde explotó el coche bomba, a las 13.26 GMT del viernes pasado, a las farolas de las calles adyacentes, escalinatas de edificios públicos, portales privados y hasta papeleras: cualquier punto de la ciudad es bueno para testimoniar la tragedia colectiva.

"No perdí a ningún ser querido en los atentados. Pero el dolor es de todos nosotros, noruegos o personas de tránsito por la ciudad", comentó a EFE Ingvild Bjarket, funcionaria del Ministerio de Energía, mientras colgaba una rosa en una señal de tráfico, tras el cordón de protección policial

Bjarket, de 46 años, lleva tres ramos en la cesta de su bicicleta, que piensa repartir por otros tantos lugares de la ciudad este viernes, una semana después del doble atentado que causó 76 muertos.

Una semana después de la explosión, aún no ha acudido a su puesto de trabajo, el edificio más afectado por la detonación de la camioneta con 500 kilos de carga explosiva que aparcó Breivik en el complejo gubernamental, para seguir viaje luego, en un automóvil alquilado, a la isla de Utøya, a unos 40 kilómetros de distancia.

"Utøya era nuestra isla y lo seguirá siendo. Ahí esperamos volver el próximo verano", afirmó Rolf, un muchacho de 16 años vestido hoy de luto riguroso, con un impecable traje negro y un pin en la solapa con las letras AUF, las iniciales de la juventudes socialdemócratas.

Rolf guarda cola ante la puerta de la catedral, junto con su compañero de militancia Carsten, igualmente con un traje negro y con el símbolo de su militancia en la AUF en la solapa.

Ambos esperan turno pacientemente para entrar en el templo luterano, donde de acuerdo con la tradición dejarán su mensaje escrito y una vela prendida, en esta ocasión en recuerdo de los 68 compañeros muertos en la isla.

Como ellos, decenas de muchachos vestidos igualmente de negro con el pin rojo en la solapa pasean por las inmediaciones de la catedral y el distrito gubernamental, que este viernes acogerán diversas manifestaciones institucionales y ciudadanas de duelo.

Es una jornada de duelo compartido y, a la vez, repartido por toda la ciudad, desde la plaza el Ayuntamiento, cuyo gran reloj rompió -pero no detuvo- la explosión, a la catedral y todos los puntos espontáneos para el recuerdo, con rosas flotando en los estanques de los parques.

"Somos luteranos. Expresamos hoy nuestro dolor con flores, como lo hicimos tras los atentados. Reflexionamos, rezamos y seguimos con el día a día. Todas estas flores son nuestro mensaje de recuerdo y de esperanza", comentó en la puerta del templo Johannes, pastor luterano llegado a Oslo desde Trodheim.

Contención y serenidad frente al horror, es la consigna de los noruegos, ya sea los que, como la funcionaria Bjarket, reparten sus flores por la ciudad o los jóvenes de la AUF que recuerdan a sus amigos muertos.

La presencia de equipos de televisión en la plaza del templo, convertida desde el atentado en un gran plató para las transmisiones de medios locales e internacionales, no les intimida. "Somos luteranos", repite el pastor. "Interiorizamos y a la vez compartimos el dolor", explica.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, afirmó hoy en una ceremonia en homenaje a las víctimas del doble atentado del pasado viernes que se cobró 76 vidas que el país responderá con "amor" y "compasión" a esta tragedia nacional.

"Responderemos al odio con amor", declaró Stoltenberg, quien agregó: "Vamos a demostrar que nuestro movimiento (socialdemócrata) es capaz de mostrar compasión".

El primer ministro destacó "la valentía de los jóvenes", a los que llamó "héroes", haciendo alusión a las víctimas del tiroteo en la isla de Utøya, en su mayoría jóvenes y adolescentes.