Nepal cuenta 2.357 muertos mientras la tierra sigue temblando

La comunidad internacional ha comenzado a enviar equipos de rescate y ayuda humanitaria a Nepal, donde los muertos en el terremoto del sábado suman ya 2.357 y los heridos superan los 6.000, según las últimas cifras facilitadas por el Ministerio del Interior nepalí.

Miembros del Ejército de la India, país donde el seísmo ha causado al menos 51 muertos, se encuentran ya en las calles de la capital nepalí ayudando en las tareas de rescate, y media docena de helicópteros de ese país sobrevuelan la zona, según pudo constatar Efe.

Precisamente esos helicópteros están contribuyendo de manera activa al rescate de los montañeros atrapados en el Everest como consecuencia de los aludes que siguieron al terremoto y que hasta el momento han dejado un balance de 17 muertos y 51 heridos.

Nepal se despertó hoy consternado por la magnitud del seísmo y concentrado en la tarea de recuperación de las víctimas, tras una noche que buena parte de los ciudadanos de Katmandú optaron por pasar en la calle ante el riesgo de nuevos temblores y el temor de que edificaciones ya golpeadas por el terremoto se convirtieran en parte de las toneladas de escombros que se apilan en las calles.

El Gobierno nepalí había llamado a la población a mantenerse alerta durante las próximas 48 horas ante la posibilidad de nuevos temblores.

Y a mediodía de hoy, 25 horas después del devastador seísmo que desató la tragedia, se produjo otro temblor particularmente intenso, de 6,7 grados en la escala de Ritcher según el Servicio Geológico de EEUU (USGS), que volvió a estremecer no sólo al país del Himalaya sino al norte de la India y a Bangladesh.

Las cifras de muertos también se han actualizando en los países fronterizos con Nepal y tanto India, con 51; China, con 17, y Bangladesh, con 1, aportan sus propios fallecidos a la cuenta de víctimas del que ya es el peor terremoto en una década en la región.

ESPAÑOLES LOCALIZADOS

El personal de la Embajada española en Nueva Delhi tiene localizados a un total de 227 turistas españoles en Nepal y sigue buscando a otros 114, según el último balance facilitado por fuentes diplomáticas tras el terremoto de este sábado.

A ellos habría que sumar las cifras de los residentes registrados, con 27 ya localizados y 38 sin localizar aún, al igual que 7 residentes temporales. Las cifras cambian con rapidez, en especial las relativas a los turistas, a medida que las personas que están allí o sus familias se ponen en contacto con la Embajada. Además, las comunicaciones con Nepal están en muy mal estado.

La Embajada española enviará esta tarde un equipo de tres personas (la cónsul, el consejero de Interior y un policía especializado en rescates) para poner en marcha las tareas de evacuación.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha autorizado que el Airbus 310 de la Fuerza Aérea en el que ha viajado a la India el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, se desplace el lunes dos veces hasta Katmandú para evacuar españoles desde esta ciudad hasta Nueva Delhi.

120 ESPAÑOLES SERÁN EVACUADOS DESDE NEPAL A LA INDIA

Unos 120 ciudadanos españoles serán trasladados desde Katmandú a Nueva Delhi en un Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española que el Gobierno enviará mañana desde la capital india, informaron fuentes diplomáticas.

Las fuentes dijeron que el avión efectuará dos viajes, en cada uno de los cuales trasladará a 60 ciudadanos españoles que serán evacuados de la zona afectada por el terremoto de 7,8 grados de magnitud que ayer, sábado, sacudió Nepal y que ha causado más de 2.300 muertos y unos 6.000 heridos, según cifras oficiales nepalíes.

El avión es el mismo que ha empleado el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo para su viaje a Nueva Delhi, donde hoy comenzó una visita oficial.

García-Margallo explicó a los periodistas que existe la posibilidad de que el martes el avión haga un tercer viaje entre Nueva Delhi y Katmandú antes de emprender el regreso a Madrid.

Los españoles que sean evacuados mañana llegarían a Nueva Delhi para posteriormente tomar un vuelo comercial, mientras que en el caso de que sea necesario hacer un tercer viaje a Katmandú el martes lo haría con el ministro a bordo y viajarían después a España.

No obstante, García-Margallo subrayó hoy que se harán los viajes que "sean necesarios" para evacuar a los españoles en Nepal. "Lo importante ahora es tranquilizar a las familias y sacar a los compatriotas españoles", insistió.

De los 159 españoles que no se han localizado aún, hay 114 turistas, 38 residentes y siete residentes esporádicos, según informaron fuentes diplomáticas.

La cifra de turistas localizados sí ha ido subiendo puesto que se han recibido más llamadas de familiares y ahora la cifra ha pasado a 227, según esas mismas fuentes.

Esta tarde se han desplazado a Katmandú la cónsul en Nueva Delhi, el consejero de Interior y un policía de la Embajada experto en rescates para seguir los acontecimientos sobre el terreno.

El terremoto devastó gran parte del valle central de Nepal, ha destruido gran cantidad de edificios y carreteras y ha dejado muy dañadas otras infraestructuras, como la red de telecomunicaciones y las conexiones eléctricas. Sólo en la capital nepalí hay más de un millar de muertos, según fuentes oficiales.

TAREAS DE RESCATE

El Gobierno nepalí afronta las tareas de rescate y asistencia con la declaración del estado de emergencia en varias zonas del país y ha anunciado que las escuelas permanecerán cerradas durante cinco días.

Miembros del Ejército indio se encuentran en las calles de la capital nepalí ayudando en las tareas de rescate y media docena de helicópteros de este país sobrevuelan la zona, según pudo constatar Efe.

Precisamente esos helicópteros están contribuyendo de manera activa al rescate de los montañeros atrapados en el Everest como consecuencia de los aludes que siguieron al seísmo del sábado y que dejan un balance de 17 muertos y 51 heridos, según indicó a Efe una fuente del Ministerio de Turismo.

La fuente agregó que 41 de los heridos "están en estado crítico", aunque no pudo precisar las nacionalidades ni el número de personas desaparecidas.

Las autoridades trabajan en la recuperación de las comunicaciones y de la electricidad, que está cortada en buena parte del Valle de Katmandú, la zona más poblada del país.

El director general de la Autoridad de la Electricidad de Nepal, Mukesh Kafle, indicó hoy a periodistas que el Gobierno se ha puesto como una de sus principales tareas la recuperación de las torres de telefonía para lo que están movilizando generadores de electricidad.

En Nepal gran parte de la población tiene ese tipo de fuentes de alimentación individuales por lo que las colas de las gasolineras eran hoy kilométricas a primera hora del día con cientos de personas en busca de combustible.

Además, las autoridades han enviado cuatro helicópteros a la zona de Gorha, al noroeste de Katmandú y donde se situó el epicentro del terremoto, así como a otros lugares del valle para comprobar la gravedad de la situación.

Desde las 06.11 GMT del sábado, cuando se produjo el movimiento tectónico de 7,8 grados, el país ha sufrido al menos 38 réplicas de entre 4 y 6,7 grados.

El terremoto de ayer es el sismo de mayor intensidad en casi 80 años en el país y el peor que ha registrado la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en la Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.