Muere en un accidente de avión el candidato socialista a la presidencia de Brasil

Muere en un accidente de avión el candidato socialista a la presidencia de Brasil

El socialista Eduardo Campos, candidato a la Presidencia de Brasil en las elecciones de octubre próximo, murió cuando el avión en que viajaba se estrelló en la ciudad de Santos, en el litoral del estado brasileño de Sao Paulo.

El dirigente del Partido Socialista Brasileño (PSB) estaba a bordo del aparato que cayó en un área residencial de Santos junto con miembros de su campaña electoral, de los que ninguno sobrevivió, según confirmó esa su formación política.

Fuentes del PSB indicaron que siete personas se encontraban a bordo de la aeronave y aclararon que ni la esposa de Campos ni ninguno de sus cinco hijos estaban en el avión, como llegó a temer la prensa local.

TERCERO EN LOS SONDEOS

Campos, de 49 años y hasta ahora tercero en los sondeos de intención de voto, abordó la aeronave en Río de Janeiro, donde este martes concedió una entrevista a una cadena de televisión, y se dirigía a Santos para un compromiso de campaña, pero el aparato se estrelló hacia las 10.00 hora local (13.00 GMT) contra unas edificaciones.

La muerte de Campos se produce nueve años después de que, en la misma fecha, falleciera su abuelo Miguel Arraes, un histórico líder socialista que, desde la década de 1960, impulsó las cooperativas agrícolas y los sindicatos en el estado nororiental de Pernambuco, uno de los más pobres del país.

El accidente ocurrió en el barrio residencial de Boqueirao, en la región central de Santos, localidad portuaria situada a unos 70 kilómetros de Sao Paulo y hasta dónde se desplazaron varias unidades del Cuerpo de Bomberos y de la Policía Militarizada (PM), así como numerosas ambulancias.

Aunque los bomberos informaron en un primer momento de que el aparato siniestrado era un helicóptero, la Fuerza Aérea Brasileña confirmó luego que se trataba de una avioneta Cessna 560XL, con matrícula PR-AFA. De acuerdo con las mismas fuentes, al menos tres viviendas fueron afectadas y algunos vídeos enviados por vecinos mostraban llamas en el interior de algunas casas.

Más allá de las personas que estaban en la aeronave, los bomberos informaron de que al menos diez personas que estaban en tierra resultaron heridas, aunque no precisaron la gravedad.