Mladic califica de "detestables" y "monstruosas" las acusaciones del Tribunal Penal

El ex líder militar serbobosnio Ratko Mladic rechazó este viernes pronunciarse sobre su culpabilidad o inocencia en relación a los once cargos de que le acusa el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Preguntado por si se declaraba culpable o inocente, Mladic dijo necesitar más tiempo para estudiar unas acusaciones que calificó de "detestables".

Por ello, los jueces fijaron una segunda comparecencia para el próximo 4 de julio. El presunto criminal de guerra consideró "monstruosas" algunas de las palabras contenidas en el resumen leído por el juez y aseguró no haber oído hablar nunca de acusaciones de ese tipo.

"GRAVEMENTE ENFERMO"

El ex líder militar serbobosnio Ratko Mladic compareció este viernes por primera vez ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) y aseguró encontrarse "gravemente enfermo", por lo que pidió paciencia a los jueces.

Con un aspecto envejecido, ataviado a su llegada con una gorra, el exgeneral se sentó en el banquillo de los acusados escoltado por dos agentes del Tribunal para participar en una vista en la que deberá declararse culpable o inocente de los cargos de crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio.

Mladic compareció acompañado del abogado Aleksander Aleksic, que ayer le fue asignado mientras el acusado elige a su representante permanente para el juicio. El juez Alphons Orie le pidió identificarse y constató que el acusado no nació en 1942, como estaba indicado en la documentación del TPIY, sino un año más tarde, en 1943, según puntualizó Mladic. "Soy el general Ratko Mladic", dijo el imputado al preguntársele su identidad, sin olvidar pronunciar su cargo militar y advirtiendo en cuanto pudo a los jueces de que deben tener "paciencia" con él.

“SOY UN HOMBRE GRAVEMENTE ENFERMO”

Tras haber escuchado sus derechos, Mladic dijo ser "un hombre gravemente enfermo". "He escuchado esto que se ha leído y necesito tiempo (...) he estado en la enfermería de la prisión y he recibido unos 3.000 documentos de los que no he leído nada ni he firmado nada".

Es la primera vez que Mladic aparece ante las cámaras tras su ingreso el pasado martes en la prisión de La Haya, donde se le han hecho chequeos médicos en profundidad ante las dudas sobre su estado de salud. La salud de Mladic es uno de los principales interrogantes para que el juicio pueda celebrarse sin retrasos ni interrupciones.

El TPIY ha asegurado que mientras se encuentre detenido en La Haya, el exmilitar serbobosnio recibirá los mejores cuidados médicos posibles. Mientras, el abogado del acusado en Serbia, Milos Saljic, ha asegurado que Mladic padece un cáncer linfático y que se encuentra en el hospital de la prisión del Tribunal.

ACUSADO DE LA MATANZA DE UNOS 8.000 MUSULMANES

Conocido como el "carnicero de Srebrenica", Mladic está acusado de genocidio por la matanza de unos 8.000 musulmanes en esa ciudad bosnia en 1995 y también se le acusa, entre otras cosas, de crímenes de lesa humanidad y de guerra ocurridos durante el asedio de Sarajevo, que se cobró 10.000 vidas durante la guerra bosnia (1992-1995).

La Fiscalía ha condensado la acusación reduciendo los cargos de 15 a 11 para ganar así eficiencia y rapidez en el juicio y evitar de nuevo que uno de sus casos más importantes quede inacabado, como ocurrió con el del ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic, que falleció en 2006 sin haber escuchado un veredicto.

Mladic fue detenido el pasado 26 de mayo en la casa de un familiar al norte de Belgrado después de haber estado 16 años prófugo de la justicia.