Militares ucranianos se rinden ante fuerzas rusas en el cuartel general de Sebastopol

Soldados con fusiles Kaláshnikov y vehículos blindados sin distintivo bloquean hoy los últimos focos de resistencia militar ucraniana en la capital de Crimea, península que ayer pasó a formar parte de la Federación Rusa. El cuartel del Ejército de Tierra de Ucrania en Simferópol, la capital crimea, está acordonado por un destacamento de hombres encapuchados y dos blindados.

"¿Qué importancia tiene de dónde somos? Garantizamos la seguridad", respondió uno de los militares, que vigilaba la entrada a la base junto a cuatro efectivos desarmados de las milicias de autodefensa crimea.

Un pope proveniente de Kiev y perteneciente a la Iglesia Ortodoxa de Ucrania se acercó al cuartel para convencer a los vigilantes de que le dejaran pasar con el objetivo de confortar a los bloqueados soldados ucranianos.

"Está prohibido", le respondió tajantemente el jefe de los milicianos, que registraron la bolsa que llevaba el sacerdote e intentaron impedirle por la fuerza el acceso. No obstante, tras un pequeño forcejeo, el robusto pope logró acceder a la unidad militar, fortuna que no tuvo una mujer que llegó minutos después, supuestamente con alimentos para los soldados ucranianos.

Mientras, la población crimea, incluidas parejas con niños y ancianos, camina por la acera frente al cuartel sin apenas dar importancia a la presencia de los soldados, aunque algunos se acercan para expresarles su agradecimiento. Además, cada cierto tiempo un coche con un banderín en la antena con la bandera tricolor rusa se para frente a la base y el conductor comienza a gritar "¡Rusia, Rusia, Rusia!".

En el edificio aún ondea la bandera ucraniana, eso sí a media asta, quizás en memoria del soldado ucraniano que murió ayer durante un tiroteo en la unidad de topografía y cartografía militar en Simferópol. Esa unidad está ya bajo control de las fuerzas prorrusas, al igual que otro edificio de la guardia fronteriza, en el que se encontraban hoy apostados varios francotiradores y adonde llegaron también dos camiones rusos militares Kamaz.

Las milicias de autodefensa han comenzado a tomar el control sobre las últimas unidades militares donde se encuentran bloqueados soldados leales a Kiev después de que se confirmara ayer la incorporación de Crimea a la Federación Rusa.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió anoche a los soldados ucranianos que tienen dos opciones: jurar lealtad a su nueva patria, Rusia, o abandonar la península de Crimea.Los soldados encapuchados, supuestamente pertenecientes a la Flota rusa del mar Negro, habían desaparecido de las calles de Simferópol tras la convocatoria del referéndum separatista, pero regresaron tras la victoria de la adhesión a Rusia en la votación celebrada el domingo.

DETENIDO EN CRIMEA EL COMANDANTE EN JEFE DE LA ARMADA UCRANIANA

Horas más tarde, el comandante en jefe de la Armada de Ucrania, contraalmirante Serguei Gaiduk, ha sido detenido, según la agencia de noticias de Crimea, Criminform. "Serguéi Gaiduk ha sido detenido temporalmente, porque hay preguntas que tiene que contestar", señaló la agencia, que cita a la Fiscalía crimea.

Según los fiscales, Gaiduk "transmitió a las unidades militares de Ucrania (en Crimea) una orden proveniente de Kiev de emplear las armas contra la población civil".

El contraalmirante fue detenido esta mañana después de que una multitud tomara por asalto el cuartel general de la Armada de Ucrania en el puerto de Sebastopol y los marinos ucranianos abandonaran el recinto escoltados por miembros de los destacamentos de autodefensa crimeos. El Ministerio de Defensa de Ucrania declaró que Gaiduk fue sacado del cuartel general del Armada y llevado a "paradero desconocido".

El presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, dio un ultimátum de tres horas para que las fuerzas de autodefensa crimeas liberen al comandante en jefe de la Armada ucraniana en Crimea, el contraalmirante Serguei Gaiduk. "Si a las 21.00 (19.00 gmt) (...) el almirante Gaiduk y los demás rehenes, tanto civiles como militares, no han sido liberados, las autoridades tomarán las medidas oportunas", afirmó el presidente ucraniano.

EL GOBIERNO DE KIEV PREPARA UN PLAN DE EVACUACIÓN DE UCRANIANOS EN CRIMEA

El Gobierno de Kiev aprobó hoy un plan para evacuar, en caso de necesidad, a los ciudadanos ucranianos de Crimea, la península que ayer fue anexionada por Rusia.

El ministro portavoz del Ejecutivo ucraniano, Ostal Semerak, dijo en conferencia de prensa que "prevemos que este proceso podrá ser llevado a cabo a gran escala", señaló, al tiempo que puntualizó que se ha ordenado a todos los órganos del poder ejecutivo ultimar los preparativos.

Aseguró que ya se está trabajando para poder acoger a aquellos ciudadanos crimeos que han abandonado sus casas, y se ha montado un centro de llamadas para los "refugiados".

El ministro no dio detalles del plan de evacuación, pero recordó que algunas regiones de Ucrania ya se han ofrecido para recibir a sus compatriotas de Crimea.

En la península anexionada por Rusia, con dos millones de habitantes, viven un 60% de rusohablantes o rusos étnicos, un 24% de ucranianos y un 12% de tártaros favorables a la permanencia en Ucrania.

DETENIDO EL SUPUESTO FRANCOTIRADOR QUE MATÓ A SOLDADO UCRANIANO Y A CRIMEO

La policía detuvo al presunto francotirador que mató ayer a un soldado ucraniano y a un miembro de los destacamentos de autodefensa en Simferópol, la capital de Crimea, informaron fuentes del Ministerio del Interior crimeo citadas por la televisión rusa.

El detenido, un joven de 17 años, es oriundo de la región de Lvov, en el Oeste de Ucrania, y según las autoridades crimeas, se sospecha que podría pertenecer al grupo ultranacionalista ucraniano Sector de Derechas.

Ucrania denunció ayer que un suboficial de sus fuerzas armadas murió tiroteado por presuntos soldados rusos en una base en Simferópol, incidente en que el también resultó herido un capitán ucraniano.

Poco después, las autoridades crimeas, informaron de que un miembro de los destacamentos de autodefensa rusas resultó muerto y otros dos heridos por disparos de francotiradores cerca de la misma base militar ucraniana. "

Los disparos provenían del mismo punto e iban dirigidos en dos direcciones: contra las autodefensas que estaban comprobando una llamada que advertía de la presencia de hombres armados en un edificio en obras, y en dirección a la base militar ucraniana cercana", declaró anoche un portavoz crimeo.

Tras el incidente, Ministerio de Defensa de Ucrania autorizó el uso de armas a los militares ucranianos emplazados autonomía de Crimea, anexionada horas antes a Rusia mediante un tratado sellado en el Kremlin.