Merkel asegura que la eurozona encontrará la fórmula para rescatar a Grecia

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó sentirse "muy optimista" y estar segura de que los países de la eurozona "encontrarán el camino" para que Grecia reciba el segundo paquete de rescate. La jefa del Gobierno alemán agregó en la rueda de prensa que siguió a su reunión en Berlín con el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, que los expertos de la zona del euro "están trabajando" para lograr una solución que satisfaga a todos. Este miércoles, el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, mantendrá una conferencia telefónica con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, según informaron fuentes del gobierno heleno.

La conferencia se celebra en un momento de nuevos rumores entre las autoridades de la eurozona sobre un posible 'default' de la economía griega, después de que el país señalara que no podrá cumplir los objetivos fiscales acordados con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio del rescate.

"Papandreu ha mantenido este martes un encuentro preparatorio con el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, y los responsables del mayor prestamista griego, National Bank of Greece, para preparar esta conferencia telefónica que celebrará con Sarkozy y Merkel", explican las fuentes.

Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, recibió en París al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Ni Van Rompuy ni Sarkozy hicieron declaraciones al término del encuentro, que se prolongó durante una hora y diez minutos en el Palacio del Elíseo.

La canciller alemana rechazó esta martes en una radio alemana la posibilidad de una quiebra de Grecia y ha vuelto a subrayar la necesidad de que el país heleno cumpla los compromisos adquiridos para recibir asistencia financiera.

Y es que Finlandia había exigido a Atenas unas garantías bilaterales adicionales para hacer su contribución al segundo rescate griego, algo que ha suscitado controversia en otros países de la eurozona y ha retrasado su aprobación parlamentaria.

La canciller aseguró que "no va a suceder" una quiebra de Grecia, pero subrayó que la recuperación de la competitividad en el conjunto de la zona euro y el saneamiento de las cuentas públicas es un proceso "largo", "lento" y "laborioso".

No obstante, reconoció que su Gobierno contempla todas las opciones posibles cuando estudia la situación financiera de Grecia y de la zona del euro, y que una eventual quiebra helena tendría "severas consecuencias" para toda la eurozona. A este respecto, añadió que es "necesario" que su gabinete tenga previstos todos los escenarios, independientemente de su opinión o valoración sobre ellos, ya sean los eurobonos o la posibilidad de la suspensión de pagos griega.

Por su parte, Katainen apuntó que Berlín y Helsinki comparten "las mismas ideas" en materia de "política fiscal saludable", "competitividad", y la necesidad de ahondar en la integración económica y financiera de la zona del euro.

Además, se mostró a favor de "reglas más estrictas", un sistema de control comunitario y "sanciones" para aquellos países que "regularmente" incumplan los objetivos generales de la Unión Monetaria y violen las normas comunes. "No hay mejor palabra contra la falta de confianza que la acción. Hay que mejorar la competitividad y cumplir las normas", apostilló Katainen

Finalmente reiteró su llamamiento al orden a sus socios menores en la coalición gubernamental que dirige después de que varios de sus líderes alimentaran las especulaciones sobre una posible insolvencia de Grecia o incluso su salida de la zona del euro. "Todos en el gobierno tenemos la misma opinión", zanjó tajantemente la canciller.

LLAMADA AL ORDEN A LOS MIEMBROS DE SU COALICIÓN

Horas antes, la canciller alemana, Angela Merkel, había rechazado tajantemente las especulaciones sobre una posible declaración de insolvencia por parte de Grecia y llamado al orden a sus socios en la coalición gubernamental que dirige por alimentar esa posibilidad. "Creo que el mejor favor que podemos hacerle a Grecia es no especular, sino alentarle a cumplir con los compromisos que ha adquirido", afirmó Merkel en una entrevista radiada por la emisora pública rbb-Inforadio.

A juicio de la canciller, es necesario "hacer todo lo posible para mantener unido el espacio del euro, ya que podría darse con suma rapidez un efecto dominó" no deseado y "procesos incontrolados" que amenazan la estabilidad de la moneda única. "Por eso el primer mandamiento debe ser evitar una insolvencia incontrolada, ya que ello no solo afectaría a Grecia, sino que existe el gran peligro de que afecte a todos, por lo menos a unos cuantos países", advierte Merkel.

La canciller y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU) animó además al país heleno a hacer sus deberes y asegura que "Grecia sabe muy bien lo que debe hacer". "Todos deben medir ahora sus palabras con suma precaución. Lo que no necesitamos es nerviosismo en los mercados financieros. La inseguridad es ya demasiado grande", comenta Merkel, para la que la política económica y financiera tiene un 50 % de psicología.

La jefa del Gobierno germano salía así al paso, sin citar nombres, de las declaraciones efectuadas por los líderes de sus socios de coalición, el liberal (FDP) y ministro federal de Economía, Philipp Rösler, y el jefe del Gobierno de Baviera y presidente de la Unión Socialcristiana (CSU), Horst Seehofer. Rösler no descartó el lunes "una insolvencia ordenada de Grecia si se dan los instrumentos necesarios", mientras Seehofer llegó a exigir la expulsión de la zona euro de aquellos países que no consigan controlar su deuda y presupuestos.