Merkel gana sus cuartas elecciones en un país sacudido por la ultraderecha

La canciller alemana y líder cristianodemócrata, Angela Merkel, ganó hoy sus cuartas elecciones generales en una jornada marcada por el hundimiento socialdemócrata y la irrupción como tercera fuerza del Bundestag (Parlamento) de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

Según las proyecciones de las cadenas públicas de televisión a la espera de resultados oficiales del escrutinio, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera lograron alrededor de un 33 % de los votos, ocho puntos menos que hace cuatro años, pero doce más que el Partido Socialdemócrata (SPD).

Bajo el liderazgo del expresidente del Parlamento Europeo (PE) Martin Schulz, los socialdemócratas encajaron su peor resultado en unas generales desde la Segunda Guerra Mundial, en torno al 21 % de los votos.

Mientras, el discurso islamófobo de AfD recibió el apoyo de más del 13 % de los electores, según esas proyecciones, evidenciando el rechazo de parte importante de la población a la acogida en Alemania de más de 1,3 millones de solicitantes de asilo desde 2015.

Es la primera vez que una formación de ese espectro entra en el Bundestag desde los años 50 y, aunque ya tenía escaños en 13 de las 16 cámaras regionales del país, la presencia a escala federal multiplicará su resonancia y su financiación pública.

A pesar del júbilo de sus simpatizantes reunidos en la sede de la CDU en Berlín, Merkel admitió que hubiera deseado "un resultado mejor" y se comprometió a "reconquistar" de los votantes de AfD.

El bloque conservador, no obstante, consiguió su "objetivo estratégico", palabras con las que la canciller dejó claro que ninguna otra formación puede intentar una coalición de gobierno.

No tendrá muchas opciones abiertas, ya que el socialdemócrata Schulz, en un día que calificó de "difícil y amargo", consideró que el mandato que le habían dado los votantes era situarse al frente de la oposición, tras cuatro años gobernando junto a Merkel en gran coalición.

El expresidente del PE descartó dimitir y aseguró que tiene el "total respaldo" del SPD, que lo eligió como líder el pasado marzo, para continuar al frente del partido y "renovarlo".

Los socialdemócratas volvieron a ser víctimas de la gran coalición, fórmula que ya habían ensayado con Merkel en su primera legislatura, entre 2005 y 2009, y que les había llevado a su peor resultado electoral hasta entonces, el 23 %.

El candidato de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en las elecciones celebradas hoy en Alemania, Alexander Gauland, aseguró que los alemanes recuperarán su país y su pueblo, después de conocerse los sondeos a pie de urna que colocan a su partido como el tercero más votado. "Este gobierno que se abrigue, porque iremos a por él", dijo Gauland en declaraciones a los medios ante los sondeos, que dan al AfD un 13 % de los votos.

"JAMAICA", LA INÉDITA Y "ÚNICA" COALICIÓN POSIBLE DE MERKEL EN ALEMANIA

Los resultados de las elecciones alemanas de hoy y el anuncio de los socialdemócratas de que van a la oposición deja sólo una opción viable de coalición: un inédito tripartito a escala federal entre conservadores, liberales y verdes tan exótico como su denominación, "Jamaica".

Ése es el nombre que recibe esta alianza ya que tradicionalmente se asigna al bloque conservador de la canciller alemana Angela Merkel el color negro, al Partido Liberal (FDP) el amarillo, y a los ecologistas el verde, conformando la bandera de este país caribeño.

Esta coalición de gobierno sumaría, según las últimas proyecciones, un 52,6 % de los votos y supondría la única opción viable, si se descarta definitivamente una reedición de la gran coalición del Partido Socialdemócrata (SPD) y los conservadores, que obtuvo un 53,7 % de los sufragios.

Merkel, quien de antemano rechazó toda cooperación tanto con La Izquierda como con la ultraderecha, reconoció en una ronda con los candidatos de todos los partidos en la cadena pública "ARD" que hay "matemáticamente dos opciones".

Consideró que la opción del SPD no está totalmente descartada, pese a que se niegue a ella de forma categórica el candidato socialdemócrata, Martin Schulz.

"Alemania necesita un gobierno estable", se limitó a decir la canciller, que descartó asimismo un gobierno en minoría y aconsejó a las demás formaciones dejar pasar unas horas antes para tomar decisiones.

La candidata de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, abogó por ver "con tranquilidad" con quién "se puede llegar a trabajar", aunque subrayó que a su partido le separan muchas cosas del FPD, como los temas medioambientales y los sociales.

El líder del FPD, Christian Lindner, subrayó por su parte que su partido está dispuesto a "asumir responsabilidades", pero que no tiene por qué sumarse obligatoriamente al gobierno, y señaló que una coalición Jamaica es problemática por las diferencias programáticas.