Merkel y Hollande dicen que la puerta sigue abierta a las negociaciones

El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, aseguraron que la puerta "sigue abierta" para las negociaciones con Grecia, pero que le corresponde a este país presentar una nueva propuesta aceptable para los Estados de la zona euro.

"No queda mucho tiempo. Hay urgencia tanto para Grecia como para Europa", aseguró Hollande en una declaración conjunta con Merkel tras mantener una reunión en el Palacio del Elíseo.

"La puerta sigue abierta a las discusiones, y por eso los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro se reúnen mañana", dijo Merkel, quien, sin embargo, destacó que las condiciones para un nuevo programa "todavía no se han reunido", por lo que tendrán que escuchar las propuestas del primer ministro griego, Alexis Tsipras.

"Es urgente que tengamos propuestas precisas para poder encontrar una salida a la situación", agregó la canciller alemana. Según fuentes del Ejecutivo griego, Tsipras informó hoy a Merkel de que en la cumbre europea de mañana presentará "la propuesta" de su gobierno.

Merkel y Hollande coincidieron en que han "tomado nota" del rechazo de los griegos en el referéndum del domingo a las propuestas de los acreedores, pero recordaron que hay otros 18 países cuya opinión debe ser también tenida en cuenta.

El presidente francés recordó que la intención es aprobar un programa duradero, y no un mero arreglo temporal, y dijo que el objetivo es hallar un equilibrio entre solidaridad y responsabilidad. "Europa no puede ser solo una construcción económica. Es un conjunto basado sobre valores y una concepción del mundo", agregó el presidente de Francia.

Merkel enfatizó por su parte que la última propuesta presentada a Atenas era ya "muy generosa", por lo que ahora habrá que esperar a la reacción del resto de países del euro, con los cuales -dijo- "tenemos una soberanía compartida".

Esta comparecencia se produjo después de que el Gobierno alemán negase que se dan en este momento las condiciones para negociar un tercer rescate para Grecia tras el referéndum de ayer, aunque indicó que "la puerta sigue abierta" para el diálogo entre Atenas y sus acreedores.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, aseguró en un encuentro con medios de comunicación en Berlín que la canciller Angela Merkel está "preparada para conversar", pero que en la actualidad "no se dan las condiciones para un nuevo programa de rescate" para Grecia.

Situó la responsabilidad de avanzar en la resolución de la crisis en Atenas: "Grecia está en la eurozona y está en manos de Grecia y su gobierno que esto pueda seguir siendo así".

Seibert agregó que los líderes europeos tendrán mañana, en la cumbre extraordinaria convocada para analizar la situación griega, los "oídos abiertos" para escuchar las posibles nuevas propuestas que traiga el primer ministro griego, Alexis Tsipras. No obstante, indicó que en Europa "solidaridad y esfuerzos propios" no pueden ser deslindados.

TSIPRAS PRESENTARA UNA PROPUESTA GRIEGA ESTE MARTES

Por su parte, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha informado a la canciller alemana, Angela Merkel, de que en la cumbre europea de mañana presentará "la propuesta" de su gobierno.

Fuentes del Ejecutivo señalaron que Tsipras y Merkel "acordaron" en una conversación telefónica que "el primer ministro presentará mañana martes en la cumbre la propuesta del Gobierno griego", aunque no ofrecieron más detalles.

Tsipras habló por teléfono con Merkel durante un receso de la reunión que está manteniendo desde hace más de cinco horas con los líderes de los partidos políticos griegos, con excepción de los neonazis de Amanecer Dorado.

Previamente, según estas fuentes, el primer ministro y el presidente de la República, Prokopis Pavlópulos, mantuvieron una conversación telefónica con el jefe de estado francés, François Hollande, con vistas a la reunión que el mandatario galo mantendrá esta noche con Merkel.

Asimismo, Tsipras habría hablado también con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. La reunión, que preside Pavlópulos, se celebra en el palacio presidencial y ha sido varias veces interrumpida para llevar a cabo estas conversaciones.

Por ahora se desconoce el contenido de esta reunión y, según señala la televisión pública, se está abordando la estrategia a seguir en las próximas horas y días.

El encuentro, programado desde anoche, coincide con la dimisión del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, quien anunció hoy que deja el cargo para facilitar un acuerdo con los acreedores.

Tras la abrumadora victoria del "no" en el referéndum celebrado ayer, en el que más del 60 % de los griegos rechazó la propuesta de de las instituciones, Varufakis ha decidido "ayudar" a Tsipras a "explotar en la medida que considere acertado, el capital que el pueblo griego nos garantizó ayer en el referéndum".

Tras conocerse su renuncia, Varufakis dijo que la única noticia que importa hoy es el gran "no" que el pueblo envió anoche a Europa y la forma en que fortalecerá a Tsipras en la negociación.

EL FMI SE MANTIENE LISTO PARA AYUDAR A GRECIA SI SE LO PIDE

Mientras, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, asegurço que el organismo financiero "se mantiene listo para ayudar a Grecia si así se lo pide".

En una declaración de un solo párrafo difundida un día después del referéndum celebrado en Grecia, Lagarde aseguró que el organismo financiero internacional "vigila la situación estrechamente".

"El FMI ha tomado nota del referéndum celebrado ayer en Grecia. vigilamos la situación estrechamente y nos mantenemos listos para ayudar a Grecia si así nos lo pide", explica la directora del FMI en su escueta declaración.

La victoria del no pone las negociaciones de Grecia con el FMI y las autoridades europeas en una situación nueva, en la que los acreedores tienen más complicado conseguir que se apliquen las reformas que exigen y se mantiene la posibilidad de salida de Grecia de la zona euro.

El FMI ha participado, junto con el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE), en los programas de rescate a Grecia y ha sido el principal impulsor de condicionantes y reformas para reestructurar la deuda griega.

El Gobierno del primer ministro heleno, Alexis Tsipras, no ha mantenido buenos canales de diálogo con el FMI, institución a la que ha señalado como responsable de imponer medidas de austeridad inaceptables por el pueblo griego.

Tras varios programas de rescates a cambio de reformas, el Gobierno de Tsipras ha chocado especialmente por las exigencias realizar recortes en el sistema de pensiones griego.

Ante su difícil situación financiera, Atenas no hizo la semana pasada el pago al FMI de un vencimiento de 1.600 millones de euros, que supuso el mayor impago de un país avanzado con la institución dirigida por Christine Lagarde.

BRUSELAS: EL "NO" AUMENTA LA DISTANCIA

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis, afirmó que la victoria del "no" en el referéndum en Grecia aumenta la distancia entre éste y sus socios del euro. "La CE toma nota del resultado del referéndum celebrado en Grecia.

Respetamos la elección democrática del pueblo griego. El resultado del "no", desafortunadamente, aumenta la distancia entre Grecia y otros países de la eurozona", dijo Dombrovskis en una rueda de prensa.

"No hay una salida fácil a esta crisis. Se ha perdido demasiado tiempo y oportunidades", dijo el vicepresidente, quien mostró la disposición de la CE a comenzar "inmediatamente" nuevas negociaciones con Grecia, aunque recordó que para ello es necesario antes una decisión del Eurogrupo al respecto.

Dombrovskis señaló también que el resultado del referéndum, en el que un 61,3% de los votantes optó por el "no" a las últimas propuestas de los acreedores de Atenas, "no pone en cuestión la estabilidad del euro".

"La CE y las autoridades de la eurozona estamos dispuestos a hacer todo lo necesario para preservar la estabilidad financiera del euro", dijo Dombrovskis, preguntado por si temía que otros países de la zona del euro, como los del sur, sufrieran un contagio. El político letón señaló además que "una cosa está clara: el lugar de Grecia está y seguirá en Europa", aunque eludió responder claramente sobre la permanencia del país en el euro.

FRANCIA PIDE QUE GRECIA HAGA PROPUESTAS

Por su parte, el Gobierno francés pidió a Grecia que haga "propuestas" para que se puedan reanudar las discusiones con los otros países del Eurogrupo, y subrayó que París quiere la vuelta a la mesa de negociaciones. "Francia lo que quiere ahora es que Grecia haga propuestas para que se pueda discutir", señaló el portavoz del Gobierno francés, Stéphane Le Foll, en una entrevista radio-televisada por RMC y BFM TV.

Le Foll aseguró que Francia quiere que se vuelva a negociar y precisó que "esta discusión debe apoyarse en primer lugar en una propuesta de Grecia".

Hizo hincapié en la voluntad de concertación entre Francia y Alemania, con la reunión esta tarde en París del presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, que "tal vez harán propuestas".

Preguntado sobre la que había sido la principal reivindicación del Ejecutivo griego de Alexis Tsipras, la anulación de una parte de la deuda griega, el portavoz francés no quiso adoptar una posición. Se limitó a recordar que ya hubo condonaciones en el pasado e insistió en que "cada cual debe asumir sus responsabilidades".

A su juicio, el "no" rotundo de los griegos en el referéndum de ayer "es una manera de decir a todos los demás que (les) respeten como pueblo". En cuanto a la dimisión de Yanis Varufakis como ministro griego de Finanzas, Le Foll señaló que éste había dicho "cosas que no eran aceptables", como que los acreedores de Grecia tenían un comportamiento terrorista.

El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Harlem Désir, reconoció que el resultado ayer del referéndum "va a complicar más las cosas", y que en el momento actual "corresponde a los griegos" decir cómo se reanudan las conversaciones, en una entrevista al canal iTélé.