Al Maliki: "Irak hoy es un país soberano e independiente"

El primer ministro saliente de Irak, Nuri al Maliki, aseguró que este martes -el día el fin de las misiones de combate de las tropas estadounidenses en Irak-, el país es soberano e independiente y capaz de garantizar su propia seguridad. "Iraquíes, tenéis una cita con una nueva fiesta nacional en la que recuperáis la soberanía de vuestro país y dibujáis su futuro con vuestra manos. Irak hoy es soberano e independiente ", dijo Al Maliki en un discurso dirigido a la nación.

Al Maliki subrayó la capacidad de las fuerzas iraquíes para mantener la seguridad en la nueva etapa que comienza mañana. "Os tranquilizo sobre la capacidad de nuestras fuerzas para asumir la responsabilidad", dijo el primer ministro saliente, que insistió en el "papel de liderazgo que jugarán a partir de hoy los cuerpos de seguridad iraquíes".

OLA DE VIOLENCIA

El mandatario, que lleva desde las elecciones parlamentarias del 7 de marzo buscando las alianzas políticas necesarias para conservar su puesto a la cabeza del Ejecutivo, mostró su compromiso en que no se vuelva a repetir la ola de violencia sectaria que entre 2006 y 2007 llevó al país al borde de la guerra civil. Os prometo que la guerra sectaria no volverá y que no lo vamos a permitir", aseguró.

Al Maliki, que responsabilizó al anterior régimen de Sadam Husein y a los grupos terroristas de la violencia extendida en el país en los años anteriores declaró: "Nuestras fuerzas de seguridad han conseguido en un tiempo récord, en comparación con la crueldad de los ataques terroristas, grandes victorias, así como recuperar la soberanía del país, imponer su autoridad y lograr la estabilidad".

FUERZAS DE SEGURIDAD PREPARADAS

Las palabras de Al Maliki contrastan, sin embargo, con las de aquellos que temen que la Policía y el Ejército iraquíes no estén preparados para ocupar el vacío dejado por los uniformados estadounidenses.

Al Maliki tachó estas críticas de rumores en los que sólo creen los enemigos del país y los terroristas.

En su discurso, constantemente salpicado de referencias a la seguridad y la estabilidad, el primer ministro hizo hincapié en que "si no hubiera sido por los logros reales de la seguridad" el país no hubiera "podido llegar a esta etapa, que es la más importante, la retirada de las fuerzas de EEUU".

En este sentido, insistió en su compromiso con la retirada total de los menos de 50.000 soldados que quedan en Irak para antes de 2012, tal y como lo estipula el pacto de seguridad suscrito entre Washington y Bagdad a finales de 2008. "Os prometo que estamos comprometidos con la ejecución de la retirada total de las fuerzas extranjeras de todo el territorio iraquí para finales del año que viene", dijo.

El político iraquí dibujó también el futuro de los lazos con Washington. Así, señaló que la relación bilateral "entrará en una nueva fase entre dos países que están al mismo nivel y que son soberanos", lo que permitirá, según apuntó, que los contactos, circunscritos principalmente al ámbito militar, se amplíen al económico, comercial, científico y cultural.

OBAMA EVITARÁ TRIUNFALISMO EN SU DISCURSO

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofrecerá este martes un importante discurso sobre el fin de la misión de combate en Irak en el que, según la Casa Blanca, evitará el triunfalismo debido a los problemas políticos y de seguridad en el país árabe.

Obama se dirigirá a la opinión pública desde el Despacho Oval para anunciar el fin de las operaciones de combate en Irak y delinear la siguiente fase de la presencia militar de EE.UU. en ese país, siete años y medio después de la polémica invasión de marzo de 2003.

Su discurso, en hora de máxima audiencia, evitará el triunfalismo y, por lo tanto, no declarará una "misión cumplida", adelantó el lunes la Casa Blanca.

No obstante, Obama sí explicará que serán los propios iraquíes los responsables de su seguridad y del manejo del conflicto, al que él se opuso en 2007 como miembro del Senado y que prometió poner fin durante la campaña presidencial de 2008.

Antes de su alocución, Obama viajará a Fort Bliss (Texas) para "honrar el servicio y sacrificio de los más de un millón de estadounidenses que dieron servicio" en Irak. Esa base militar servirá de escenario idóneo previo al discurso: desde el inicio de la guerra en Irak, en marzo de 2003, 200.000 soldados de Fort Bliss han sido desplegados a ese país y han participado en cada fase del conflicto armado.