Macron y Sánchez plantean centros de desembarco de inmigrantes en el suelo de la UE

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, defienden la creación de centros de desembarco cerrados para los inmigrantes en suelo europeo desde los que se gestione su situación y su repartan a los diversos países de la UE.

Macron expuso esta propuesta en la conferencia de prensa que ofreció con Sánchez tras la reunión que ambos mantuvieron en el Elíseo y en la que el presidente español hizo suyo también ese planteamiento, que será debatido mañana en Bruselas en la cumbre de ocho líderes comunitarios para analizar el problema migratorio.

La reunión de hoy en el Elíseo fue el primer acto de la agenda exterior de Sánchez desde que relevó a Mariano Rajoy al frente del Gobierno español tras triunfar la moción de censura presentada contra él.

Los dos líderes europeos mantuvieron un almuerzo de trabajo en el que utilizaron el inglés como idioma en el que intercambiaron sus puntos de vista y en el que repasaron los principales asuntos de la agenda del Consejo Europeo que se celebrará en la capital belga los días 28 y 29 de junio.

Asunto central será el problema de la migración y éste fue el eje principal de la conversación de hoy entre Sánchez y Macron.

Al plantearles en la conferencia de prensa si apoyaban la propuesta del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de crear plataformas de desembarco de inmigrantes fuera de la UE, Macron dijo que le parece muy pertinente analizar esta posibilidad porque se puede proteger a quienes pretenden solicitar asilo incluso antes de entrar en territorio europeo.

Pero explicitó otra iniciativa "diferente y complementaria", que Sánchez asumió como propia y que según el presidente francés cuenta también con el aval de la canciller alemana, Angela Merkel.

Se trata de establecer "centros cerrados" de desembarco en territorio europeo que sigan las normas del alto comisariado para los refugiados.

Según detalló, serían centros que se fundamentan en lo recomendado por la ONU y bajo la máxima de que "lo más cercano es lo más seguro" para el desembarco de los inmigrantes.

"Es una solución de cooperación que respeta el derecho", apreció Macron, quien alertó a no ceder a la "hipersimplificación y a la manipulación", en alusión a los populistas que gobiernan varios países.

Además, el presidente francés se mostró partidario de sancionar a los países europeos que rechacen acoger la cuota de inmigrantes que se les asigne, en referencia a la actitud de Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia.

El presidente del Gobierno español se refirió en concreto en su intervención a la situación del barco Lifeline, que está en el mar desde hace más de dos días con cerca de 230 migrantes a bordo a la espera de que algún país le autorice a atracar en un puerto seguro, ante la negativa de Italia y Malta.

"Apoyamos, por supuesto y como no puede ser de otra manera, la propuesta que hacemos conjunta de Francia y España a Italia para resolver" la situación de este buque, dijo el jefe de Gobierno español.

Asimismo, Sánchez agradeció al presidente francés su colaboración para la acogida de los inmigrantes del buque Aquarius que desembarcaron en el puerto de Valencia.

De la evolución del problema migratorio podrán volver a hablar Sánchez y Macron en la reunión que hoy apalabraron para el próximo 26 de julio en Madrid.

En ella abordarán igualmente la situación de las interconexiones energéticas y el futuro de la eurozona.

Al respecto, el presidente del Gobierno expresó hoy su total apoyo al acuerdo entre Macron y Merkel que aboga por la implantación de un presupuesto común para la UE y la creación de un fondo europeo a imagen del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Francia y Alemania pueden contar con el apoyo entusiasta de España ante un paso que ha tardado mucho en darse pero que era necesario", resaltó.

En su primer viaje al exterior, que supuso también la primera conferencia de prensa que ofreció como presidente del Gobierno, Sánchez quiso dejar claro el firme compromiso de su Ejecutivo con el proyecto europeo.

Y aprovechó para agradecer a Macron su apoyo al orden constitucional en España ante la crisis vivida por la situación en Cataluña.