Liberados la mayoría de los rehenes en el centro comercial de Nairobi

La mayoría de los rehenes que permanecían desde ayer retenidos por la milicia islámica radical Al Shabab en un centro comercial de Nairobi han sido liberados, según el Ejército keniano.

Las fuerzas de seguridad han tomado el control de la mayor parte del edificio, informó este cuerpo a través de Twitter.

Según han informado fuentes militares, un comando ha accedido al interior y controla ya el sótano del edificio, donde el número de muertos confirmados por la Cruz Roja keniana asciende ya a 68.

El Ministerio del Interior ha confirmado que entre las siete y las ocho de la tarde se han producido varias explosiones dentro del centro comercial, aunque no ha podido informar sobre el estado de los rehenes.

No obstante, un portavoz de este departamento ha asegurado que los retenidos, que habían estado llamando a sus familiares por teléfono desde el interior, han dejado de hacerlo en las últimas horas.

Transcurridas 32 horas del inicio del suceso, la Cruz Roja aumentó el número de víctimas mortales a 68 desde las 59 conocidas hasta entonces, tras recuperar nueve cadáveres en la operación de rescate, y mantiene el número de heridos en 175, según informó la organización través de su cuenta Twitter.

En una hora, la organización ha enviado 12 ambulancias y equipos médicos de emergencia al centro comercial Westgate, a cuyas inmediaciones ya se habían trasladado decenas de vehículos sanitarios durante la jornada.

Sobre las 16.00 hora local (13.00 hora GMT), los voluntarios retiraron el centro de evaluación médica inicial instalado junto a la fachada del edificio sitiado, para favorecer las labores de rescate.

La atención primaria a los heridos se trasladó entonces a un hospital de campaña instalado en un centro indio muy próximo al "Westgate", donde también se concentraron los medios de comunicación.

La Cruz Roja keniana también ha habilitado líneas telefónicas para recibir información sobre personas desaparecidas.

La organización mantiene el llamamiento a los kenianos para que donen sangre en los hospitales de la capital.