Kuczynski justifica el indulto de Fujimori calificando sus delitos como "errores"

Kuczynski justifica el indulto de Fujimori calificando sus delitos como "errores"

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, llamó hoy "errores" a los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado el exmandatario Alberto Fujimori para justificar el indulto que le concedió esta Navidad, lo que le exime de cumplir la mayor parte de los 25 años de prisión a los que fue sentenciado.

En un mensaje televisado a la nación, Kuczynski aseguró que indultar a Fujimori ha sido la decisión más difícil de su vida, pero que tomó la determinación de liberar al expresidente porque a sus 79 años ya había cumplido cerca de la mitad de su condena y su salud se había deteriorado.

"Se trata de la salud y las posibilidades de vida de un expresidente del Perú que, habiendo cometido excesos y errores graves, fue sentenciado y ha cumplido ya 12 años de condena", argumentó Kuczynski.

"Estoy convencido que, quienes nos sentimos demócratas, no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión. La justicia no es venganza", agregó.

Para Kuczynski, Fujimori "incurrió en transgresiones significativas de la ley, al respeto de la democracia y a los derechos humanos" cuando al inició de los años 90 asumió la Presidencia de "un país sumido en una crisis violenta y caótica".

INDULTO

El indulto era la única vía de Fujimori para salir de la cárcel, pues la naturaleza de lesa humanidad de los delitos, por matanzas y secuestros durante su mandato, no le permitía acceder a ninguna reducción de la pena.

El presidente, que ha sido llamado traidor por sectores de la sociedad que lo apoyaron en las elecciones presidenciales para evitar que llegara a la Presidencia Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori e indultara a su padre, afirmó que su función es ser el presidente de todos los peruanos y no solo de los que votaron por él.

MANIFESTACION CONTRA EL INDULTO

Miles de personas se manifestaron este lunes en las principales ciudades de Perú para protestar por el indulto concedido por el presidente del país.

La manifestación más multitudinaria, con unas 6.000 personas, se celebró en Lima y terminó con al menos un detenido por la Policía.

La marcha quiso dirigirse al Palacio de Gobierno o a la clínica donde permanece hospitalizado Fujimori, pero terminó ante el Palacio de Justicia debido a la negativa de las autoridades de permitir que alcanzara dichos lugares.