El Kremlin niega que Merkel lanzara un ultimátum a Putin

El Kremlin negó que la canciller alemana, Angela Merkel, lanzara un ultimátum al presidente ruso, Vladímir Putin, durante su reunión el viernes en Moscú para buscar un arreglo a la crisis de Ucrania, con la participación del líder francés, Francois Hollande.

"Ya lo hemos contado todo sobre el tono de las negociaciones. Nunca nadie ha podido ni podrá, aunque lo desee, hablar con el presidente (ruso) con un lenguaje de ultimátum", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

En declaraciones a la emisora de radio Govorit Moskvá, Peskov salía así al paso de las especulaciones en varios medios occidentales sobre que Merkel presionó a Putin para qué aceptase el plan de paz franco-alemán para Ucrania.

Según esos medios, entre ellos el estadounidense Wall Street Journal, y que citan a fuentes diplomáticas occidentales, Merkel amenazó durante la reunión del viernes con nuevas sanciones contra Rusia si ésta no acepta la propuesta de arreglo planteada por París y Berlín.

El documento debe ser abordado el próximo miércoles durante la cumbre a cuatro bandas en Minsk, donde los líderes de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania tratarán de consensuar una serie de medidas para lograr una "solución global".

Además, el martes tendrá lugar en la capital bielorrusa una nueva reunión del Grupo de Contacto, formato de negociaciones entre Kiev y los separatistas prorrusos con la mediación de Rusia y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Además de Kiev, los representantes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk ya han confirmado su presencia, pese a que la anterior ronda fue un sonoro fracaso.

KIEV AFIRMA QUE 1.500 SOLDADOS RUSOS CRUZARON LA FRONTERA EL 7 Y EL 8 FEBRERO

Las autoridades ucranianas denunciaron que 1.500 soldados rusos cruzaron la frontera ruso-ucraniana entre el 7 y el 8 de febrero.

Así lo señaló un portavoz de la Operación Antiterrorista, como denomina Kiev a la campaña militar contra los insurgentes prorrusos en el este, que agregó que también introdujeron en Ucrania 300 piezas de armamento pesado, incluidas lanzaderas de misiles.

LOS PRORRUSOS DEL ESTE DE UCRANIA COMIENZAN UNA "MOVILIZACIÓN VOLUNTARIA"

Los separatistas prorrusos de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk comenzaron hoy una "movilización voluntaria" con el objetivo de elevar hasta 100.000 los efectivos de sus milicias que combaten a las tropas de Kiev en el este de Ucrania."La movilización ha comenzado. Se pueden visitar los lugares de reclutamiento para cerciorarse de que la movilización es voluntaria", declaró a la prensa el números dos del mando militar de las milicias de Donetsk, Eduard Basurin.

De momento, se desconoce el número de voluntarios que se han hecho eco del llamamiento a filas formulado hace una semana por el líder de los separatistas de Donetsk, Alexandr Zajárchenko, quien aseguró que las milicias de su república contarán con seis nuevas brigadas.El dirigente prorruso afirmó que el "ejército conjunto" de las dos autoproclamadas repúblicas debe estar integrado por 100.000 hombres.

LOS MINISTROS DE UE ACUERDAN MÁS SANCIONES A RUSIA, PERO CONDICIONAN SU APLICACIÓN

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) acordaron nuevas sanciones contra 19 personas y nueve entidades a las que consideran responsables de la crisis en el este de Ucrania, pero decidieron condicionar su aplicación a la evolución de los esfuerzos diplomáticos en los próximos días. "

El principio de estas sanciones por (el ataque con artillería en el que murieron 30 personas y unas cien resultaron heridas en la ciudad ucraniana de) Mariúpol se mantiene", aseguró a la prensa el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, durante el consejo de titulares de Exteriores de la UE que se celebra en Bruselas.

"Pero la aplicación se hará a la luz de la situación sobre el terreno. Concretamente haremos un balance de aquí al próximo lunes, y entonces veremos", indicó Fabius en referencia a los esfuerzos diplomáticos en curso de Francia y Alemania para tratar de frenar la crisis ruso-ucraniana, especialmente la cumbre de líderes de esos cuatro países que esperan celebrar el miércoles en Minsk.