Kiev y rebeldes celebran una reunión en Minsk, previa a la cumbre cuatripartita

Representantes de Kiev y de los separatistas prorrusos celebran una nueva ronda de negociaciones en la capital bielorrusa, previa a la cumbre entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia que debe presentar un plan de paz para el conflicto ucraniano.

"Puedo adelantar que las negociaciones no serán fáciles. Eso, seguro. Para todos, para nosotros y para ellos", afirmó este lunes Ígor Plotnitski, líder de la autoproclamada república popular de Lugansk, una de las dos entidades creada por los prorrusos en el este de Ucrania.

La anterior ronda de conversaciones en esta capital concluyó en un rotundo fracaso debido a que los negociadores separatistas se negaron a reconocer al expresidente ucraniano Leonid Kuchma como representante plenipotenciario de Kiev en el Grupo de Contacto para Ucrania, del que también forman parte Rusia y la OSCE.

Los separatistas han advertido de que no harán concesiones a la hora de trazar la línea de separación de fuerzas después de conquistar cientos de kilómetros cuadrados de territorio en su ofensiva de las últimas semanas.

La situación en el frente ha cambiado considerablemente desde septiembre del año pasado, cuando Kiev y los rebeldes firmaron en Minsk un acuerdo de paz que incluía, entre otros puntos, el alto el fuego, una línea de separación de fuerzas y el alejamiento del armamento pesado, plan que nunca llegó a cumplirse.

"Puedo decir una cosa: difícilmente nos moveremos de la línea en la que nos encontramos ahora. Nuestro principio: ni un paso atrás. No cederemos aquello que hemos pagado con nuestra sangre", advirtió Plotnitski.

El Gobierno de Kiev considera inadmisible el planteamiento de los rebeldes e insiste en que debe cumplirse lo acordado en Minsk. "Todas estas declaraciones sobre la línea de separación de fuerza real y la necesidad de modificar la contenida en los acuerdos son inadmisibles", declaró el número dos del Gabinete de la Presidencia de Ucrania, Valeri Chali, a la televisión ucraniana.

El alto funcionario recalcó asimismo que Kiev descarta toda variable que implique la congelación del conflicto en el este del país. "La congelación del conflicto conduce a una situación imprevisible. Nuestra postura consiste en hallar una solución", recalcó Chali.

REBELDES ATACAN CON MISILES EL ESTADO MAYOR EN EL ESTE DE UCRANIA

Paralelamente, el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, denunció que las milicias prorrusas atacaron con misiles Tornado la sede del Estado Mayor de las fuerzas gubernamentales desplegadas en el Este de Ucrania. "Hace 25 minutos fue atacado nuestro Estado Mayor en Kramatorsk (región de Donetsk) con lanzaderas de misiles Tornado", aseguró Poroshenko durante una intervención ante la Rada Suprema o Parlamento.

Poroshenko añadió que una segunda andanada cayó en una zona residencial de la ciudad, donde murieron 5 personas y otras veinte resultaron heridas, entre los que se encontrarían soldados y civiles, según informó un diputado de Kramatorsk.

En total, según la fuente, 15 misiles alcanzaron la ciudad, algunos de los cuales no estallaron al caer en plena calle y fueron fotografiados por los vecinos que colgaron las imágenes en la redes sociales.

OBAMA MUESTRA UNIDAD CON MERKEL SOBRE UCRANIA PERO NO DESCARTA ENVÍO DE ARMAS

El presidente de EE.UU., Barack Obama, mostró hoy unidad con la canciller alemana, Angela Merkel, de visita en la Casa Blanca, sobre la necesidad de una solución "diplomática" a la crisis en Ucrania, aunque aclaró que evaluará todas las opciones, incluido enviar armas a Kiev, si esos esfuerzos fracasan.

Obama aprovechó también la conferencia de prensa conjunta que ofreció con Merkel para asegurar que ha llegado el momento de que Irán "tome una decisión" sobre si quiere un acuerdo con las potencias del grupo G5+1 sobre su programa nuclear, al descartar que pueda ser "útil" prorrogar nuevamente las negociaciones al respecto.

Con Ucrania como tema protagonista de la reunión con Merkel en el Despacho Oval, que duró casi dos horas, y en vísperas de la cumbre entre los líderes de Rusia, Ucrania, Francia y Alemania prevista el miércoles en Minsk, Obama insistió varias

MERKEL NO APOYA LA VÍA MILITAR EN UCRANIA, PERO RESPETARÁ LA DECISIÓN DE EEUU

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que no apoya una solución militar al conflicto de Ucrania, pero su alianza con Estados Unidos se mantendrá "sólida" incluso si el Gobierno estadounidense decide entregar armamento a Kiev. "No veo una solución militar a este conflicto", dijo Merkel en una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca con el presidente estadounidense, Barack Obama, tras la reunión que mantuvieron ambos.

Merkel recordó que Obama "no ha tomado una decisión" aún sobre si proporcionar o no armas al Ejecutivo ucraniano, y "lo importante", en este momento, es que sus respectivos Gobiernos están "muy unidos en su idea de un esfuerzo diplomático renovado" como el que ella impulsa junto al presidente francés, François Hollande.

"Pero se decida lo que se decida (en Washington), la alianza entre Europa y Estados Unidos seguirá siendo sólida, incluso si no estamos siempre de acuerdo", subrayó la canciller alemana.

ESPAÑA APUESTA POR DAR EN MINSK "UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ" EN UCRANIA

Por su parte, el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, abogó por dar "una oportunidad a la paz" en Ucrania y que mañana en Minsk se pueda llegar a una solución que agrade a todos, y aseguró que la entrega de armas de España a Kiev no es un tema que esté en el Consejo de Ministros.

García-Margallo hizo estas declaraciones en la rueda de prensa que ofreció junto a su homólogo ucraniano, Pavlo Klimkin, con quien, además de abordar la situación en el este del país donde se combate a los separatistas prorrusos, hizo un repaso del estado actual de las relaciones bilaterales. "

Los esfuerzos del Gobierno español están centrados en ayudar, apoyar y alentar una solución dialogada, negociada, primero en Minsk y después un acuerdo de largo alcance que respete la integridad territorial e independencia de Ucrania", señaló.