Kerry afirma que EEUU tiene pruebas de que el régimen sirio usó gas sarín

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha revelado que las pruebas que se han realizado en las últimas horas a muestras recogidas tras el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en el este de Damasco han dado positivo por gas sarín. Kerry ha asegurado que estas muestras fueron recogidas por agentes "independientes" y que se ha conservado la "cadena de custodia apropiada".

"En las últimas 24 horas hemos sabido gracias a muestras que fueron entregadas a Estados Unidos procedentes de los primeros en llegar (al lugar del ataque) en el este de Damasco y que ahora han sido analizadas y muestras de pelo y muestras de sangre han dado positivo por trazas de sarín", ha afirmado Kerry durante una entrevista en la NBC.

Las declaraciones de Kerry han sido emitidas también por la CNN y en ellas Kerry sostiene que "cada día este caso es más sólido". "Sabemos que el régimen ordenó este ataque y sabemos que lo prepararon. Sabemos de dónde procedían los cohetes. Sabemos dónde impactaron. Sabemos el daño que se causó. Hemos visto escenas horribles en las redes sociales y tenemos pruebas procedentes de otras vías y sabemos que después el régimen intentó ocultarlo, así que el caso es tremendamente sólido", ha argumentado.

Kerry ha aprovechado para defender la decisión de Obama de pedir el apoyo del Congreso para una intervención militar en Siria en represalia por el ataque químico. "Para mí es sorprendente ver cómo la gente de pronto se levanta ofendida ante la noción de que el Congreso opine. Quiero decir que puedo escuchar aún las quejas que se habrían producido si el presidente hubiese actuado unilateralmente", ha argumentado.

El debate en el Congreso no se producirá hasta la semana próxima, lo que supone un retraso en la posible acción militar, pero Kerry ha argumentado que no hoy urgencia como en ocasiones anteriores. "No es una emergencia como la de Libia, donde la gente iba a ser masacrada. Tenemos derecho a atacar en cualquier momento si Al Assad es tan tonto como implicarse en otro ataque, así que es importante tener antes el apoyo absoluto del pueblo americano y del Congreso", ha añadido.

El gas sarín es una de las armas químicas más mortíferas. Apenas unos gramos de este gas en contacto con la piel pueden ser fatales para un individuo. "Puede ser absorbido por la piel, puede llegar a los pulmones, por los ojos. Es espantoso", ha explicado el jefe de Salud de la CNN el doctor Sanjay Grupta.

"Mata indiscriminadamente. No tiene sabor ni olor. No puedes verlo, así que ni siquiera sabes que estás siendo afectado hasta que de repente te empiezas a sentir mal y el deterioro es muy rápido", ha indicado.

LA ONU DICE QUE SOLO SU MISION PUEDE DAR RESULTADOS IMPARCIALES

Por su parte, la ONU dijo hoy que solo su misión de expertos puede determinar de forma imparcial el posible uso de armas químicas en Siria sobre la base de evidencias recogidas sobre el terreno.

"Únicamente la misión de la ONU está capacitada para establecer de forma imparcial y creíble los hechos sobre el uso de armas químicas basándose en las pruebas recogidas sobre el terreno", declaró hoy el portavoz jefe de Naciones Unidas, Martin Nesirky.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmó hoy que su país tiene pruebas de que el régimen sirio usó gas sarín en el supuesto ataque con armas químicas en la periferia de Damasco del pasado 21 de agosto.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy al responsable de la misión que investigó ese presunto ataque, el sueco Aka Sellström, que acelere todo lo posible el análisis de las muestras recogidas.

Ban habló hoy por teléfono con Sellström, que llegó con su grupo a La Haya tras permanecer en Siria entre el 19 y el 31 de agosto, quien le explicó que todos los preparativos para clasificar las muestras "progresan bien" y que serán enviadas mañana a diversos laboratorios para su análisis, según explicó Nesirky en una conferencia de prensa.

Sellström añadió que dos funcionarios sirios estuvieron presentes "durante todo el proceso", que se realizó de acuerdo a los estándares de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ, con sede en La Haya).

ASAD ADVIERTE QUE SEGUIRA ADELANTE

El presidente sirio, Bachar al Asad, sostuvo hoy que su país seguirá su "lucha contra el terrorismo", pese a las amenazas de Estados Unidos para lanzar una intervención militar en Siria, informó la televisión estatal.

Al Asad, que se entrevistó con el asesor de seguridad iraní Alaedin Boruyerdi, destacó que "las amenazas estadounidenses no van a hacer que Siria abandone sus principios y su lucha contra el terrorismo", del que acusa a los grupos rebeldes.

"Siria es capaz de hacer frente a cualquier agresión extranjera, al igual que hace con la agresión interior, y logra victorias para recuperar la seguridad y la estabilidad en el país", afirmó el mandatario, que alabó "la insistencia del pueblo y la unidad del Ejército".

Por su parte, Boruyerdi vaticinó que los "grandes perdedores de cualquier agresión extranjera contra Siria serán EEUU y sus agentes en la región, sobre todo la entidad sionista (Israel)".

El alto responsable, que preside la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, llegó el sábado pasado a Damasco para expresar el apoyo de Teherán al Gobierno sirio ante una probable intervención militar.

Boruyerdi agregó que su país "no permitirá complots extranjeros contra la resistencia de Siria y contra la seguridad de los pueblos en la región".

Siria e Irán mantienen desde la década de 1980 una alianza estratégica en el marco del denominado "frente de la Resistencia" a Israel, en el que se incluyen asimismo grupos como el chií libanés Hizbulá y el palestino Hamás.

FRANCIA DA POR HECHO QUE SIRIA UTILIZÓ ARMAS QUIMICAS

Mientras, Francia también da por hecho que el régimen sirio de Bachar Al Asad utilizó armas químicas el pasado 21 de agosto y se prepara política y militarmente ante una posible intervención para "castigar" junto a Estados Unidos a Damasco, una guerra que rechazan dos de cada tres franceses.

El primer ministro francés, Jean Marc Ayrault, ha convocado para mañana una reunión con los ministros de Exteriores y de Defensa y los representantes políticos de la Asamblea Nacional, el Senado y la oposición, preludio del debate sin votación sobre Siria que celebrará el miércoles el Parlamento.

Según la Constitución francesa, el jefe del Estado, François Hollande, no necesita la autorización de los parlamentarios para involucrar al país en una guerra pero el Gobierno busca recabar el mayor consenso posible ante una intervención a la que se oponen el 64 % de los franceses, según una encuesta publicada este fin de semana.

Antes de lanzarse a la ofensiva, Hollande esperará a los informes de los inspectores de la ONU y, sobre todo, a la decisión del Congreso de Estados Unidos, al que el presidente norteamericano, Barack Obama, consultará a partir del próximo día 9 de septiembre.

A pesar de que los parlamentarios británicos rechazaron el pasado jueves a la participación de Londres en el ataque y de que Berlín descartó colaborar, París sigue intentando formar una amplia coalición que respalde la ofensiva "disuasoria", que Hollande justifica para "sancionar una violación monstruosa de los derechos humanos".

Además, el eventual veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas obligaría a Estados Unidos y Francia a lanzar el ataque al margen de la ONU, extremo que rechazan el 47 % de los franceses, según el sondeo del instituto demoscópico BVA que vincula esa postura con la guerra de Irak de 2003, a la que se opuso Francia.

Para convencer a la opinión pública francesa e internacional de que es necesario tomar medidas contra Damasco, los servicios secretos franceses publicarán en los próximos días documentos que prueban que Siria posee hasta 1.000 toneladas de armas químicas y tóxicas, como gases sarín, mostaza y VX, y que utilizó esos arsenales el pasado 21 de agosto contra un suburbio de la capital.

A esos bombardeos, mediante cohetes Grad, les siguieron los días siguientes "múltiples ataques de artillería" para eliminar las pruebas que intentaban recabar los inspectores de Naciones Unidas, según los extractos que avanzó hoy el periódico "Le Journal du Dimache".

La información que maneja el espionaje francés acredita, según fuentes militares, que Siria posee "una de las reservas operativas más importantes del mundo" de ese tipo de armamento, prohibido por la Convención sobre Armas Químicas de 1993, firmada por 189 países pero no por Siria.