Juncker, elegido presidente de la próxima Comisión Europea por los líderes de la UE

Jean-Claude Juncker
Jean-Claude Juncker |Telemadrid

Lo confirmaba el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en un mensaje en la red social Twitter: "Decisión tomada. El Consejo Europeo propone a Jean-Claude Juncker como el próximo presidente de la Comisión Europea".

Van Rompuy informó de que "el voto fue por mayoría cualificada y el Reino Unido y Hungría votaron en contra". Otras fuentes diplomáticas revelaron que ese voto, que solicitó el Reino Unido, "se efectuó a mano alzada".

Por su parte, el presidente saliente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, felicitó en su nombre y en el de la Comisión Europea a Juncker por su nominación por el Consejo Europeo. "Lo conozco desde hace más de 20 años, hemos trabajado juntos (...) y verdaderamente creo que es un europeo comprometido y un líder político con una experiencia excepcional", enfatizó Barroso.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho celebrarán una nueva cumbre el próximo 16 de julio, tras la votación en la Eurocámara del nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, para elegir al resto de altos cargos de la UE que deben renovarse.

Entre ellos se encuentra la presidencia a tiempo completo del Eurogrupo, para la que el favorito es el ministro de Economía, Luis de Guindos. "El 16 de julio se producirá la votación del presidente de la Comisión y nos reuniremos esa misma noche para discutir el resto de cargos", ha anunciado la canciller alemana, Angela Merkel, en rueda de prensa.

Los líderes europeos también deben escoger al nuevo Alto Representante para la Política Exterior y al sustituto de Herman Van Rompuy al frente del Consejo Europeo.

RECOMENDACIONES MACROECONÓMICAS A ESPAÑA

Los líderes de la Unión Europea (UE) aprobaron hoy las recomendaciones macroeconómicas de Bruselas para cada país, que en el caso de España piden al Gobierno medidas como subir el IVA y otras para dinamizar el mercado laboral. Las sugerencias, elaboradas por la Comisión Europea en el marco del proceso de supervisión macroeconómica europeo conocido como "semestre europeo", recibieron hoy su visto bueno final, pero no son de obligado cumplimiento.

El documento de España pide al país que desplace la carga fiscal del trabajo hacia tributos menos distorsionadores, como los que gravan el consumo, incluido el IVA, el deterioro del medio ambiente (los combustibles por ejemplo) o los bienes inmuebles (IBI).

También instan al país a rebajar las cotizaciones sociales y eliminar las deducciones en el impuesto de sociedades y el IRPF.

Por su parte, la reforma fiscal aprobada por el Gobierno español hace una semana, se centra en la bajada de los tipos del IRPF y su reducción a cinco tramos, frente a los siete ahora en vigor.

No obstante, los tipos IVA permanecerán intactos, aunque habrá determinados productos sanitarios que cambiarán del gravamen reducido al general (del 10 al 21 por ciento) en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Europeo.

REFORMA FISCAL

La Comisión Europea ha anunciado que va a analizar la reforma fiscal aprobada por el Gobierno español para ver si está en línea con las recomendaciones europeas al país.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, aseguró el pasado viernes que la reforma "estaba hablada desde hace bastante tiempo" con la Comisión Europea, y que es "perfectamente congruente y compatible con las recomendaciones".

Una de las cuestiones que preocupan a Bruselas es el impacto que puede tener la bajada de impuestos sobre la recaudación del Estado, en un contexto en el que el país debe continuar sus esfuerzos para cumplir con sus objetivos de reducción del déficit público, para contener el desvío por debajo del 3 por ciento en 2016.

De Guindos afirmó también que la reforma fiscal permitirá al país continuar la senda de reducción del déficit.

Las recomendaciones respaldadas hoy por los líderes también se centran en los problemas del mercado laboral de España.

El documento pide nuevas medidas para reducir la segmentación del mercado laboral y medidas concretas como "reducir el número de tipos de contrato" y garantizar "un acceso equilibrado" a los derechos en caso de cese de la relación laboral.

Además, España debe velar para que "la evolución de los salarios reales sea coherente con el objetivo de creación de empleo".

APROBADA LA ENTRADA DE LITUANIA EN EL EURO

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho han aprobado este viernes durante el Consejo Europeo que se celebra en Bruselas que Lituania adopte el euro el 1 de enero de 2015 y se convierta así en el decimonoveno país de la eurozona por considerar que cumple todos los criterios de convergencia económica tras los ajustes realizados a raíz de la profunda recesión que vivió en 2009.

La entrada de Lituania en el euro será aprobada de forma definitiva en julio por el Ecofin, que tras recibir el dictamen de la nueva Eurocámara fijará el tipo de cambio irreversible entre la litas y el euro.

La candidatura de Lituania fue rechazada en 2006 porque no cumplía el criterio de inflación. En esta ocasión, Bruselas y el Banco Central Europeo han constatado que el país báltico sí cumple los requisitos, aunque el BCE ha avisado sobre los riesgos inflacionistas.

"El euro no sólo traerá beneficios directos a los ciudadanos de Lituania y a sus empresas. También ayudará a mantener unas finanzas públicas sanas y sólidas y a prevenir el populismo financiero", ha dicho la presidenta lituana, Dalia Grybauskaité, en un comunicado. A su juicio, si Lituana hubiera entrado en la UE en 2007, habría resistido mejor a la crisis financiera.