Juncker asegura que la propuesta para el Reino Unido es "justa" para todos

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha asegurado que el llamado "freno de emergencia" que se ofrece a Reino Unido para suspender determinadas ayudas sociales a los trabajadores europeos en el país es una opción que estará "limitada en el tiempo", para que sea compatible con el respeto de las libertades fundamentales que protege el Tratado de la UE.

"Tendrá una duración de cuatro años, estará limitado en el tiempo. Es algo absolutamente necesario para que el acuerdo sea compatible con los Tratados (...), como cualquier derogación que pudiera contemplarse para las cuatro libertades fundamentales", ha explicado Juncker ante el pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo (Francia).

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, hizo pública el martes su propuesta sobre la revisión de las relaciones de Reino Unido con el resto de la Unión Europea, un borrador que está siendo ahora examinado por el resto de Estados miembros y que deberá ser perfilado en las dos próximas semanas, con el objetivo de cerrar un acuerdo en la cumbre europea de los días 18 y 19 de febrero.

La suspensión de determinadas bonificaciones ligadas al empleo en Reino Unido, como ayudas a la vivienda y créditos fiscales, es una de las exigencias clave del primer ministro británico, David Cameron, para defender la permanencia en la Unión Europea.

Juncker ha recordado en su intervención ante el pleno de la Eurocámara que Reino Unido "no hizo uso de los periodos de transición" para la libre circulación de los nacionales de los

últimos Estados miembros que se unieron a la UE, lo que "atrajo" a muchos trabajadores a su territorio en los últimos años.

En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo comunitario ha asegurado que existe la voluntad de estar junto a Reino Unido para afrontar esta y otras preocupaciones, al tiempo que ha asegurado que la propuesta de Tusk ofrece una base de acuerdo "justa para Reino Unido y justa para el resto de socios" de la Unión Europea.

También ha recalcado que el documento reconoce que no todos los Estados miembros deben formar parte de todas las políticas europeas, aunque ha subrayado que Reino Unido ya "cuenta con más protocolos y opt-out (cláusulas de excepción) que cualquier otro Estado miembro".

EL EURO, LINEA ROJA

En el plano económico, Juncker ha considerado "legítimo" introducir mecanismos que protejan a los países que integran el mercado interior aunque no sean parte de la eurozona y que se contemple que puedan acudir al Consejo si temen que el principio de no discriminación pueda ser vulnerado.

Sin embargo, el presidente de la Comisión ha querido dejar claro que el acuerdo para revisar los vínculos de Reino Unido con el conjunto de la UE respeta la "línea roja" que establece que el euro es "la única moneda" de la Unión Europea, "como el Parlamento Europeo es el único parlamento de la zona euro y de la UE en su conjunto".

CAMERON DICE QUE EL REINO UNIDO TENDRÁ "MÁS ÉXITO" EN UNA "EUROPA REFORMADA"

El primer ministro británico, David Cameron, afirmó hoy en el Parlamento que el Reino Unido tendrá "más éxito como país" dentro de una "Europa reformada" y consideró "buenas" las propuestas del borrador de la UE sobre sus exigencias. En una intervención en los Comunes, Cameron trató de persuadir a los diputados euroescépticos sobre las ventajas para este país del plan presentado en Bruselas por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a fin de lograr un acuerdo en la próxima cumbre europea el 18 y 19 de febrero.

"Creo que tendremos más éxito como país dentro de una Europa reformada, y ello será bueno para el empleo, la inversión y el crecimiento. Y es por lo que estoy luchando", manifestó el "Premier", que agregó que, de alcanzarse el consenso, éste será "legalmente vinculante e irreversible". Cameron aclaró que, ante la convocatoria de su prometido referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la UE, no se debate el hecho de si este país sería capaz de sobrevivir fuera del bloque comunitario, sino que la pregunta clave es: "¿Cómo tendremos más éxito?".

El líder 'tory' consideró, en una declaración leída en el Parlamento de Westminster, que el borrador presentado ayer por Tusk deja patente que este país "nunca formará parte del euro, de la zona Schengen, ni tendrá que afrontar rescates de países de la eurozona". También se pronunció sobre el punto más polémico de las reformas exigidas por Londres, el relativo a inmigración, y dijo que, según recoge el texto, "las personas que lleguen al Reino Unido procedentes de países de la UE tendrán que esperar cuatro años hasta poder tener un acceso completo al sistema británico de subsidios sociales".

El "Premier" reconoció que "aún es necesario hacer más para controlar la migración que procede de fuera de la UE, pero también la que viene de dentro" y, a su juicio, el borrador incluye medidas para "acotar" las rutas existentes para poder entrar en el Reino Unido. En otro momento de su comparecencia, Cameron subrayó que el Reino Unido es "absolutamente claro en que mantendrá la libra esterlina para siempre".

Sobre ese punto, indicó que la propuesta de Bruselas "lleva a una serie de principios que protegen un mercado único para el Reino Unido" e incluyen "una opción" de que este país "nunca tendrá que volver a rescatar a países de la eurozona".

Destacó, además, que de alcanzarse un acuerdo, las reformas serían "vinculantes dentro de la legislación internacional" e "irreversibles". "Si no podemos asegurar estos cambios, no descarto nada", remachó.

Cameron confía en que los otros 27 miembros de la UE aprueben las propuestas para poder convocar el referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la UE, más conocido como "brexit", posiblemente el próximo mes de junio.