El rey Juan Carlos anima a Marruecos a seguir con sus reformas

El Rey Juan Carlos I animó hoy al Gobierno marroquí a continuar con sus reformas y defendió el impulso de la cooperación educativa entre España y Marruecos como una "vertiente prometedora" de la "asociación estratégica" entre los dos países.

En la tercera jornada de su visita oficial al país magrebí por invitación del Rey Mohamed VI, el monarca español recibió en el Palacio de Huéspedes de Rabat al presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, en presencia del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Del encuentro, donde ambos repasaron la difícil situación que atraviesa el mundo árabe, con los diferentes conflictos en países como Libia, Egipto o Siria, trascendió un mensaje claro de apoyo a las reformas emprendidas en Marruecos, precisamente a instancias de su anfitrión, Mohamed VI.

Don Juan Carlos animó a Abdelilah Benkirán a "seguir avanzando en las reformas emprendidas en el país", aseguraron fuentes de la Casa Real española.

Esta idea ya había sido lanzada a la prensa, antes de la audiencia en el Palacio de Huéspedes, residencia de Juan Carlos I durante su estancia en Marruecos, por el propio canciller español.

García-Margallo no ahorró elogios hacia el vecino español del sur por haber escogido "la buena vía" para impulsar una transición a la democracia, que consideró semejante a la vivida en España a partir de 1975, frente a otros países árabes, inmersos en procesos revolucionarios o sumidos en conflictos, como Siria.

A juicio del ministro español, no es ajeno a este hecho el que los dos países sean monarquías parlamentarias, de manera que en su opinión el papel de Mohamed VI es equiparable al que Juan Carlos I desempeñó en España como "motor del cambio".

El actual monarca alauí "está siendo el motor del cambio en Marruecos y los resultados son buenos", insistió Margallo.

ENCUENTRO CON RECTORES

Tras su reunión con el presidente del Gobierno marroquí, el Rey de España clausuró en el patio del mismo palacio un encuentro de rectores españoles y marroquíes.

En su discurso elogió la voluntad de España y Marruecos de dar "un salto cualitativo" en la cooperación en materia de educación e investigación.

Don Juan Carlos presentó esta primera cita de rectores como "una muestra clara de que ambas naciones han alcanzado una sólida madurez en sus relaciones", con el "horizonte final" de la creación de una red universitaria hispano-marroquí "que se convierta en un auténtico referente para la cooperación entre nuestras dos regiones".

El I encuentro de rectores sirvió para que los gobiernos de España y Marruecos firmaran un acuerdo de intenciones para impulsar la cooperación en diversos ámbitos, como la movilidad universitaria.

Al amparo de este acuerdo, el Instituto Cervantes proyecta expandirse en Marruecos a través de las universidades de este país, tal y como destacó en el mismo acto el director de esta entidad cultural española, Víctor García de la Concha.

Don Juan Carlos concluirá su tercera jornada en Marruecos con una recepción en la Embajada de España a representantes de instituciones españolas en el país.

Su viaje, en el que ha estado acompañado de hasta cinco ministros del Gobierno y nueve exministros de Exteriores, así como por 27 destacados empresarios españoles, dará mañana sus primeros frutos con una declaración conjunta de los gobiernos español y marroquí en la que se abordará el conflicto del Sáhara Occidental.

En el documento se hará patente la apuesta por una solución "estable, pacífica y justa" basada en la doctrina de Naciones Unidas sobre este conflicto.

El Rey termina mañana jueves su viaje con la recepción de la llave de oro de la ciudad de Rabat, una deferencia con un jefe de Estado extranjero sin precedentes en Marruecos, y con la visita, acompañado de su anfitrión, Mohamed VI, a un centro de formación e inserción de jóvenes situado en Buknadel, a 15 kilómetros de Rabat.