Israel reanuda sus trabajos en la frontera con el Líbano

Tropas israelíes reanudaron este miércoles en la frontera con el Líbano las labores para podar y cortar los árboles de un punto limítrofe donde ayer se desataron choques armados que se saldaron con catro muertos. Paralelament, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, analiza con su gabinete de seguridad el enfrentamiento armado.

Los soldados ya han cortado uno de los árboles y estaban trabajando con otros de la misma zona, una actividad que ayer desató un choque armado al considerar el Ejército del Líbano que se trataba de una violación a la soberanía de su país.

Los trabajos se hacen desde una grúa que está situada en el lado israelí de la llamada "línea azul", fijada por la ONU para marcar la retirada israelí del sur del Líbano del año 2000, aunque el operario está inclinado hacia el otro lado de la valla, en el lado libanés.

INSTALACIÓN DE CÁMARAS

Por su parte, fuentes militares de Beirut dijeron que el Ejército israelí tiene intención de instalar cámaras en el lugar.

El intercambio de disparos con armas ligeras y fuego de artillería entre los dos ejércitos por esa actividad, en la zona fronteriza próxima al poblado libanés de Adeise, causó la muerte de un teniente coronel israelí y de dos soldados y un periodista libanés, además de varios heridos.

LÍBANO RESPONDERÁ A CUALQUIER AGRESIÓN

El Ejército del Líbano anunció hoy en un comunicado que responderá a cualquier agresión israelí, mientras que el ministro de Defensa, Elikas Murr, afirmó que el Ejército cumplió su deber ayer en Adeise al enfrentarse a las tropas israelíes.

Nurr también acusó a Israel de violar la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU que puso fin al conflicto armado entre Israel y el movimiento chií libanés Hizbulá del 2006.

Mientras tanto, Hizbulá, anunció que había anulado, sin dar razones, una reunión de su bloque parlamentario programada para este miércoles.

El líder de Hizbulá, Hasan Nasralá, afirmó anoche que la milicia de Hizbulá se declaró ayer en estado de "máxima alerta" por los sucesos en la frontera con Israel y se puso a disposición del Ejército libanés por si se requería su asistencia.

ESPAÑA PIDE A LÍBANO E ISRAEL QUE EVITEN UNA ESCALADA DE LA TENSIÓN

El Gobierno de España ha pedido a las autoridades de Líbano e Israel que "se abstengan de provocar incidentes que pudieran conllevar una escalada de la tensión". En un comunicado difundido este miércoles por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, España "lamenta" los incidentes de ayer en las proximidades de la frontera entre Líbano e Israel y expresa sus condolencias a las víctimas de estos enfrentamientos y a sus familiares.

Afirma haber hecho gestiones con las autoridades israelíes y libanesas para que vuelva la calma a la frontera, "solicitando a ambas partes que se abstengan de provocar incidentes que pudieran conllevar una escalada de la tensión", señala la nota.

Hace además un llamamiento a las partes para que continúen esforzándose en mantener la buena coordinación existente a través de la misión de la ONU en Líbano, FINUL, con el fin de asegurar la plena aplicación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que estableció un alto el fuego tras la guerra que mantuvieron Israel y la milicia chií Hezbolá en territorio libanés en 2006.