Israel bombardea objetivos militares en Gaza tras el ataque con un cohete

Crece la tensión en Israel. Cuatros israelíes han sido asesinados en los últimos días. A ésta hora, la ciudad vieja de Jerusalem permanace cerrada y custodiada por policías. Se teme el inicio de una nueva intifada. El Ejército israelí bombardeó esta madrugada un objetivo militar en la Franja de Gaza tras el lanzamiento desde allí de un cohete contra su territorio, que no causó víctimas ni daños, informaron fuentes militares.

"Ayer, un cohete fue lanzado desde la Franja de Gaza e impactó en el sur de Israel, en una zona abierta del Consejo Regional de Eshkol. No se informó de víctimas. En respuesta del ataque, un avión de la Fuerza Aérea Israelí atacó una instalación terrorista de Hamás en el norte de la Franja de Gaza", se explica en un comunicado militar difundido esta madrugada.

El teniente coronel Peter Lerner, portavoz del Ejército, asegura en la nota que "disparar cohetes contra los hogares de la gente es un acto de terrorismo claro, cobarde y cruel".

"Las Fuerzas de Defensa de Israel no lo tolerarán, sea un ataque con cohete, disparos, un apuñalamiento o cualquier otra forma de agresión destinada a aterrorizar a civiles. Continuaremos salvaguardando a todos los civiles israelíes cuyas vidas sean puestas en peligro", añade.

En el comunicado se responsabiliza al movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza, de cualquier ataque procedente de ese territorio, aunque este sea llevado a cabo por otras milicias.

El lanzamiento de cohete de ayer supuso la dieciseisava violación desde Gaza de la tregua que rige desde agosto de 2014 y sigue a tres días de gran tensión en Cisjordania y Jerusalén Este, tras el asesinato de cuatro israelíes en dos ataques palestinos los pasados jueves y sábado.

Israel ha incrementado la seguridad en esas zonas, donde se produjeron enfrentamientos a lo largo de todo el fin de semana que, según fuentes médicas palestinas, se saldaron con un centenar de palestinos heridos de munición real o balas de acero recubiertas de caucho y otros tantos por inhalación de gases lacrimógenos.

También fue herido por arma blanca un menor israelí de 15 años. Las autoridades israelíes han limitado el acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén a los residentes, comerciantes y alumnos y profesores de sus colegios y a ciudadanos israelíes, impidiendo el acceso a palestinos.

Por otra parte, un palestino resultó muerto anoche en un enfrentamiento con soldados israelíes en la ciudad de Tulkarem, en el noroeste de Cisjordania, confirmaron fuentes médicas palestinas.

"Un joven de 22 años murió ayer cerca del puesto de control militar de Tulkarem", confirmó a Efe Abed Manasra, portavoz de la Media Luna Roja (equivalente local a la Cruz Roja) en Cisjordania.

Según esta fuente, sus servicios médicos han atendido desde ayer a 457 palestinos heridos en disturbios en Cisjordania y Jerusalén Este, de los que unos 155 han sufrido heridas de munición real o de balas de acero recubiertas de goma y el resto han tenido que ser atendidos por inhalación de gases lacrimógenos.

Una portavoz del Ejército israelí señaló a Efe que "anoche cientos de palestinos se amotinaron violentamente cerca del puesto de control militar de Tulkarem, tirando a los soldados piedras, cócteles molotov fuegos de artificio y neumáticos ardiendo".

"Estos les instaron a que parasen y, ante su negativa, usaron medios de dispersión de masas y dispararon contra tres personas que habían lanzado bombas incendiarias contra ellos, identificando haber hecho blanco", añadió.